Los accionistas del canje de bonos convertibles ganan un 14%

Popular recibe mañana una avalancha de papel por el 8,4% de su capital

Ángel Ron, presidente de Popular.
Ángel Ron, presidente de Popular.

Popular recibirá mañana una avalancha de papel que tendrá dos efectos. Primero le protegerá en las pruebas que llevará a cabo del Banco Central Europeo (BCE), pues no quedará duda de que 696 millones de euros, hasta ahora en bonos necesariamente convertibles, computarán como capital de máxima categoría. Segundo, su cotización puede verse dañada, ante la elevada cantidad de acciones nuevas, equivalentes al 8,4% del capital.

El banco que preside Ángel Ron tomó la iniciativa a finales del año pasado, cuando acordó el canje anticipado de 696 millones de euros en obligaciones convertibles. La emisión, efectuada en abril de 2012 por un total de 1.109,4 millones, se utilizó para dar una solución a los dueños de participaciones preferentes de Popular y Pastor.

Desde abril de 2012 y hasta el pasado 6 de enero, los bonos han pagado una rentabilidad anual del 6,75%, si bien el importe en circulación ha ido reduciéndose por sucesivas conversiones, hasta situarse levemente por debajo de los 700 millones de euros.

El vencimiento de estos convertibles estaba previsto para abril de 2018, pero Popular se guardaba un as en la manga: podía canjearlos cuando quisiera. Yasí lo ha hecho, ante la duda de poder computarlos como capital de máxima calidad en los exámenes que llevará a cabo el organismo que preside Mario Draghi.

Ya hubo problemas con los convertibles en los test efectuados por la Autoridad Bancaria Europea (ABE) en 2011, donde se dejó fuera del cómputo del capital pata negra a la mayor parte de los instrumentos convertibles. Aunque los datos para el examen serán los de cierre del ejercicio, el BCE sí computará las acciones procedentes de la conversión, puesto que esta se acordó el 18 de diciembre.

Popular se ahorrará con el canje más de 190 millones de euros en intereses que hubiera tenido que abonar por el actual montante de bonos hasta su vencimiento.

Derecho al dividendo

Eso sí, los 158,8 millones de acciones nuevas tendrán derecho al dividendo de 0,04 euros por título que el banco está dispuesto a abonar. El importe que les repartirá a estas acciones supondrá un máximo de 6,35 millones de euros que se distribuirán a finales del mes de febrero.

Popular utilizará la fórmula del scrip dividend, como hacía antes de octubre de 2012, cuando suprimió la retribución. Es decir, ejecutará una ampliación con cargo a reservas y entregará acciones gratis a sus socios, si bien estos podrán vender los derechos a la entidad a un precio fijado. La ventaja para el banco está en que se ahorrará la salida de efectivo en los casos de aquellos accionistas que prefieran recibir acciones nuevas en lugar del dividendo. Por lo tanto, la cantidad máxima, de 76 millones de euros que desembolsaría por todas sus acciones, será en la práctica muy inferior.

Los accionistas procedentes de los bonos convertibles, que podrán disponer de sus títulos mañana mismo, registran unas importantes plusvalías respecto al precio de conversión fijado en 4,3826 euros. La escalada en Bolsa de la entidad, que suma un 13,7% en lo que va de año, es la responsable. Exactamente, las plusvalías son del 13,8% respecto al precio de ayer.

Fuentes del mercado anticipan que el jueves se producirá gran volatilidad en la cotización de Popular, debido a la oleada de ventas impulsada por los nuevos accionistas que opten por hacer caja en el valor.

Normas