La entrega total de viviendas a la banca sumaba 35.000

El ritmo de desahucios se duplica en 2013 y alcanza 20.000 hasta junio

Protesta contro el desalojo de una familia en Córdoba
Protesta contro el desalojo de una familia en Córdoba EL PAÍS

El Banco de España ha vuelto a dar una vuelta de tuerca para afinar su análisis estadístico del fenómeno de los desahucios hipotecarios. Los nuevos datos publicados este martes corresponden ya a todo el sector financiero, y no al grueso como ocurrió en publicaciones anteriores, y, ante todo, deja de ser una encuesta a la banca para ofrecer datos recogidos oficialmente.

El resultado que arroja la información es que el número de desahucios hipotecarios duplicó su velocidad en 2013, cuando sumaba 19.567 casos a cierre de junio frente a los 23.774 registrados en todo 2012.

La cifra total de entregas de inmuebles a la banca como resultado de impagos hipotecarios ascendió a junio de 2013 a un total de 35.098 viviendas, si bien de ahí 15.531 se dieron de forma voluntaria.

La mayoría de estos casos, 11.348 correspondieron a daciones en pago, es decir, la entrega de la vivienda como única condición para saldar la deuda y el resto a otros acuerdos alcanzados con las entidades.

Se contabilizarían esos 19.567 desahucios como aquellas entregas de la vivienda por orden judicial. En 18.256 la entrega de las llaves se produjo cuando la familia había dejado ya el inmueble y 1.311 mientras aún se encontraban ocupándola. En 88 ocasiones, además, se produjo la intervención de las fuerzas del orden.

El propio Banco de España reconoce en su nota que "la tendencia en el primer trimestre de 2013 apunta aun crecimietno en comparación con 2012, aunque, anturalmente, no conocemos cómo evolucionó esta magnitud en el segundo semestre de 2013".

En todo el año anterior, el número de entregas de vivienda ascendió a 44.745, de las que 20.971 fueron traspasadas voluntariamente (15.967 mediante acuerdos de dación en pago) y 23.744 por orden judicial.

El número de intervenciones policiales se ha reducido desde ese ejercicio, cuando fue de 346 sobre las 3.234 viviendas que permanecía ocupadas en el momento del desalojo y las 20.540 que los ocupantes habían abandonado tras la orden judicial.

Normas