Si se fusionan finalmente, juntas tendrían más del 20% de cuota de banda ancha fija en España

Vodafone y Ono abren el baile de la consolidación de las telecos en España

La operadora británica podría optar por esperar y comprar Ono tras salir a Bolsa, a través de una opa tal y como ha sucedido en Alemania con Kabel Deutschland.

Una mujer habla por un móvil mientras pasean junto a una tienda de Vodafone.
Una mujer habla por un móvil mientras pasean junto a una tienda de Vodafone.

Los acontecimientos en torno a Ono parecen acelerarse. En los últimos días, algunos medios informaron que Vodafone está negociando la compra del operador de cable español, un movimiento que de producirse haría descarrilar los planes de salida a Bolsa de Ono y desataría un fuerte proceso de consolidación en el sector de las telecos en España. Según la agencia Bloomberg, el acuerdo podría anunciarse en las próximas semanas si bien la decisión final dependerá de si los fondos de capital riesgo, que son los principales accionistas de Ono, aspiran a ingresar más dinero a través de la salida a Bolsa.

Fuentes del sector consultadas por CincoDías explican que algunos de los grupos de capital riesgo presentes en el capital de Ono (los fondos anglosajones CCMP, Providence, Thomas H. Lee y Quadrangle controlan el 54,4%, y General Electric y Caisse de Dépôt du Québec, suman otro 15,8%) quieren forzar ya una salida y están abogando por la venta del grupo aprovechando el renovado interés que hay por las empresas de cable en toda Europa por su relevancia en la configuración de ofertas convergentes.

“Está habiendo procesos de consolidación en toda Europa y, sin duda, los habrá en España”, continúan las mismas fuentes, que apuntan a Ono, Jazztel y Yoigo como las operadoras “en una posición de venta”, y a Vodafone y Orange como claros compradores. “Hacen falta telecos con mayor escala para competir y afrontar fuertes inversiones”, continúan. En este contexto, Vodafone adquirió recientemente Kabel Deutschland, que tiene 8,5 millones de clientes de banda ancha fija, y Cable & Wireless, con 1,8 millones de clientes de fijo y 360.000 de banda ancha fija. También ayer, el grupo estadounidense de televisión por cable Liberty Global anunció la compra del operador holandés Ziggo en dinero y acciones por 13.700 millones de dólares (10.000 millones de euros).

En opinión de estas fuentes, desde el punto de vista industrial, lo lógico sería que el comprador de Ono fuera Vodafone. “Pero como no hay ningún otro interesado que pudiera forzar una subida del precio, los accionistas de Ono han puesto en marcha el proceso de salida a Bolsa para buscar una alternativa compradora a la operadora británica, además de fijar un precio. Buscan asustar a Vodafone para que se mueva”, señalan.

Las cifras

6.400 millones de euros (incluida la deuda) es la valoración de Ono que hacen los analistas ante su posible salida Bolsa.

1.183 millones es lo que ingresó Ono en los primeros nueve meses de 2013. Un 1,7% más que en el mismo periodo del año anterior.

525 millones de euros fue su ebitda normalizado entre enero y septiembre, un 3,6% mes que un año antes.

Claro que, también Vodafone podría optar por esperar y comprar posteriormente en el mercado, a través de una opa tal y como ha sucedido en Alemania con Kabel Deutschland.

El proceso, en cualquier caso, no será fácil. La estructura accionarial de Ono es muy compleja, además de arrastrar una deuda de 3.330 millones (eso sí, refinanciada entre 2012 y 2013 para extender los vencimientos hasta 2018). Los grupos de capital riesgo quieren vender sus acciones porque, además de superar el tiempo habitual de permanencia en el capital de una empresa (algunos llevan casi una década cuando lo habitual es permanecer cinco años), pueden estar sufriendo la presión de los bancos que les prestaron el dinero para efectuar la operación de entrada en Ono.

La unión de Vodafone y Ono tendría un gran impacto en el mercado español. Los analistas de Banco Santander (entidad con un 4,4% de Ono) destacaron que la nueva Vodafone-Ono tendría una cuota de mercado del 20,5% en banda ancha fija en España y del 26,7% en móvil. “Vodafone mejoraría su posición competitiva en el negocio fijo y materializaría sinergias de costes de Ono, que no debería pagar ya por el uso de la red de Telefónica para su servicio de móvil”. Estos analistas advierte, sin embargo, de una menor visibilidad en sinergias de ingresos por la alta penetración de las ofertas convergentes.

El movimiento de Vodafone podría ser el primer capítulo del proceso de concentración del sector español de las telecos. Según los analistas del BBVA, si la operadora británico intenta la compra de Ono, forzaría a Orange a lanzar una oferta por Jazztel. Las acciones de esta cayeron ayer un 2,57% ante la pérdida de un candidato a su compra. Aun así, el pasado jueves sus títulos marcaron su mejor precio en Bolsa en más de una década al superar los nueve euros, lo que le otorgaba una capitalización bursátil superior a 2.100 millones.

En la misma línea, los analistas de Banco Sabadell creen que el movimiento de Vodafone presionaría a Orange en su objetivo de ser el segundo operador en España y elevaría su apetito por Jazztel. También el Banco Santander opina que Orange presentaría una oferta por Jazztel, pero advierte que el grupo galo no alcanzaría las mismas sinergias que Vodafone con Ono. Esta entidad plantea además la opción de que Jazztel pudiese intentar comprar Yoigo para beneficiarse de las sinergias que le daría la red móvil de esta, aún en fase de despliegue.

AT&T descarta una oferta por la ‘teleco’ británica

La compañía AT&T descartó ayer hacer una oferta por la operadora británica Vodafone en los próximos meses, según informó a la Bolsa de Londres. En un breve comunicado, la teleco estadounidense indicó que ha decidido comunicar su decisión después de que los reguladores del Reino Unido le pidieran que clarificara sus intenciones a raíz de las continuas conjeturas de los últimos meses sobre una eventual oferta de adquisición. Tras el anuncio, las acciones de Vodafone cerraron ayer con una caída del 4,45% hasta 223,5 peniques.

Según la normativa británica, de no existir ningún cambio material en la situación, como el anuncio de una oferta de compra sobre Vodafone por parte de otra compañía, AT&T renuncia a lanzar cualquier propuesta durante un periodo de seis meses, informó Europa Press.

En los últimos días, hubo especulaciones en el mercado sobre la posibilidad de que AT&T lanzara una opa por Vodafone, según los medios británicos.

Los medios del Reino Unido apuntaron que las conjeturas sobre la oferta aumentaron la semana pasada durante el Foro Económico de Davos, donde el presidente y consejero delegado de AT&T, Randall Stephenson, habría aprovechado su visita para realizar un acercamiento e incluso habría sondeado al respecto a la comisaria europea de telecomunicaciones Neelie Kroes, con la que habría estado reunido.

Por otro lado, Vodafone espera completar la venta a Verizon Communication del 45% de su participación en Verizon Wireless en las próximas semanas, después de que los accionistas de ambas firmas aprueben hoy el acuerdo, estimado en 94.900 millones de euros.

Normas