Moody’s mantiene en negativa la perspectiva del sector

Las ‘telecos’ volverán a sufrir una feroz competencia en 2014

Los ingresos volverán a estar bajo presión

Las compañías insistirán en las medidas para mantener el margen de Ebitda

Las operadoras deberán elevar las inversiones por el despliegue del 4G

Un usuario se conecta a internet con su smartphone.
Un usuario se conecta a internet con su smartphone. Reuters

El escenario de dificultades para las grandes telecos europeas parece que va a mantenerse en gran medida durante 2014. Y es que la industria va a seguir enfrentándose durante este año a un marco de feroz competencia con la pérdida de cuota de mercado, según explica Carlos Winzer, vicepresidente de Moody’s, en un encuentro con CincoDías.

El experto indica que los líderes del mercado han visto cómo sus posiciones se han visto afectadas por el desafío de competidores muy agresivos. Una situación que les ha llevado en los últimos tiempos a reducir precios y diseñar ofertas convergentes.

La agencia de calificación, que mantiene en negativa la perspectiva del sector, prevé que los ingresos de las operadoras seguirán bajo presión, con una caída del gasto por cliente (arpu) y una mayor presión sobre los precios por la migración hacia las tarifas planas de datos móviles. No obstante, Moody’s prevé que el 4G contribuirá a mejorar los ingresos.

En términos de gestión, las telecos van a seguir con las iniciativas para racionalizar las operaciones y así mantener la rentabilidad. Así, Moody’s prevé una estabilización del margen de Ebitda en 2014 frente a 2013, tras la contracción sufrida por el conjunto de las operadoras desde el año 2010.

Las compañías, por otro lado, se verán obligadas a incrementar las inversiones en nuevas infraestructuras por los despliegues en las redes de fibra óptica y de móvil 4G. En este caso, Moody’s estima que el ratio de capex frente a ingresos se sitúe en 2014 en el 18% o incluso por encima. La agencia cree que el proyecto Spring, por el que Vodafone va a invertir 6.000 millones de libras (unos 7.250 millones de euros) en nuevas redes, podría forzar a otras operadoras a incrementar su capex. Moody’s, de igual forma, advierte de que la falta de flexibilidad financiera podría penalizar a algunas empresas del sector a la hora de acometer estos proyectos.

De igual forma, Moody’s prevé que el entorno regulatorio durante 2014 será más benigno para las operadoras, con factores como el fin del proceso de reducción de las tarifas de interconexión móvil. Winzer recuerda que el entorno regulatorio ha forzado la caída de precios en los últimos tiempos. El experto, que recuerda que la Comisión Europea ha acelerado la reducción de las tarifas de roaming, cree que va a haber un mayor apoyo al despliegue de fibra.

Con respecto a la actividad corporativa, la agencia de calificación no espera grandes operaciones en 2014. Los acuerdos específicos en cada mercado podrían llevarse a cabo entre los próximos 12 y 18 meses, si bien la firma se mantiene muy escéptica ante acuerdos transfronterizos entre incumbentes, que en su opinión no ofrece sinergias relevantes además de encarar la oposición de los Gobiernos. En cualquier caso, Moody’s afirma que Europa necesita acelerar el proceso de consolidación.

Uno de los interrogantes a los que se enfrenta el sector es a la aprobación o no, por parte de la Comisión Europea, de la compra de E-Plus por parte de Telefónica en Alemania, y de O2 Ireland por parte de Hutchison en Irlanda. “Si estas operaciones, que suponen que se pase de cuatro a tres operadores de red móviles, salen adelante, podrían acelerarse otras adquisiciones”, señala Winzer.

La deuda viva supera los 300.000 millones

En la actualidad, según las estimaciones de Moody’s, las operadoras mantienen en su conjunto un endeudamiento cercano a 300.000 millones de euros. Estas empresas deben refinanciar cada año cerca de 35.000 millones, según explica Paloma San Valentín, responsable de Corporate Finance de Moody’s para la región de Europa, Oriente Medio y África.

Esta experta indica que las compañías del sector han ampliado la liquidez disponible y han buscado un riesgo de refinanciación manejable. En este sentido, la mayoría de las operadoras están prefinanciadas con dos años de adelanto, según Moody’s, que añade que las compañías mantienen un acceso saludable a los mercados de deuda. Aun así, la agencia de calificación advierte de que si no cambia la tendencia decreciente de los ingresos, la emisión de nuevas acciones podría ser la única solución para algunas empresas.

Actualmente, la noruega Telenor, BT y Vodafone, que está a punto de cerrar la venta de su 45% del capital de Verizon Wireless a Vodafone, son las compañías europeas del sector que tienen en la actualidad la mayor flexibilidad financiera. Por el contrario, Telefónica, Orange, Telecom Italia y Telekom Austria han reducido su flexibilidad.

No obstante, Telefónica se mantiene al frente de las operadoras europeas en términos de liquidez (incluidas líneas de crédito disponibles), al superar los 22.000 millones de euros, por delante de Vodafone y Deutsche Telekom, que se sitúan por debajo de los 18.000 millones, Orange, que ronda los 13.000 millones, y Telecom Italia, que ronda los 12.000 millones.

La operadora española, eso sí, es la que más vencimientos de deuda debe de afrontar entre 2014 y 2015, por delante también de Deutsche Telekom, Vodafone, Telecom Italia y Orange.

Normas