El informe independiente llegará tras los resultados anuales

Sacyr conocerá el riesgo de cobro en el Canal antes de su junta

El gerente general de Grupo Unidos por el Canal, el español Bernardo González, tras participar en la  reunión del martes con la Autoridad del Canal.
El gerente general de Grupo Unidos por el Canal, el español Bernardo González, tras participar en la reunión del martes con la Autoridad del Canal.

La última palabra sobre posibles provisiones de Sacyr por la batalla en el Canal de Panamá la tiene el auditor, pero la compañía espera que la negativa de la Administración del Canal (ACP) a reconocer sobrecostes en las obras de ampliación no impacte en las cuentas de 2013, como tampoco lo hizo en las del año anterior.

La constructora española y el resto del consorcio que trabaja en la ampliación de la infraestructura, GUPC, volverán a contar con un informe de la consultora estadounidense DLF Associates en el que se actualizará el análisis de las reclamaciones por un total de 1.625 millones.

El estudio independiente llegará en la primera quincena de marzo, días después de que Sacyr haya presentado sus resultados del ejercicio 2013 a la CNMV, lo que debería suceder a finales de febrero. Sin embargo, la información que aporte DLF Associates sobre las posibilidades de cobro de los sobrecostes bajo reclamación en Panamá si estaría a tiempo de incluirse en el informe anual que sirve de base a la junta de accionistas. Sacyr suele convocar esa cita para el mes de junio.

La compañía que preside Manuel Manrique ha reconocido a la CNMV que sumó a su facturación de 2012 ingresos sujetos a disputa en el Canal. Por entonces, GUPC, liderado por Sacyr, estimó que el contrato con la ACP “ofrecía suficientes mecanismos y garantías jurídicas para asegurar la cobrabilidad al cliente de las reclamaciones en las negociaciones mantenidas al efecto”. El grupo de constructoras se apuntó 665 millones de dólares por este concepto, rebajando la cifra de 868 millones de dólares que la citada consultora había indicado como sobrecostes “plenamente justificados y que serían atendidos por el cliente”. KPMG, auditor de las cuentas de GUPC, no expuso objeción alguna.

Ya en 2013, la ACP ha seguido sin reconocer las desviaciones en el presupuesto que Sacyr y sus socios valoran en 1.625 millones de dólares. De esa cantidad, 800 millones se dirimen en la Junta de Resolución de Conflictos (DAB por sus siglas en inglés), 120 millones han llegado a una corte de arbitraje en Miami (EE UU) y el resto lo discuten aún el consorcio y la ACP.

Al cierre del tercer trimestre de 2013 GUPC, y por extensión Sacyr, no se había apuntado ingresos adicionales por reclamaciones a la vista de que la valoración de estas no ha variado. La española dijo a la CNMV, como respuesta a un requerimiento de información, que para el cierre financiero del ejercicio 2013 GUPC tendría en cuenta la aprobación de un nuevo presupuesto para la obra, si es que se llega a un acuerdo con la ACP, y la nueva “estimación de la cobrabilidad” de las reclamaciones.

Zurich vuelve el lunes a la mesa de negociación

La semana que viene será clave en las negociaciones para resolver el conflicto del Canal. Está previsto que la aseguradora Zurich vuelva a la mesa de negociación el lunes. La entidad ha presentado un plan por el que se utilizaría la fianza de 400 millones de dólares que garantiza la ejecución de las obras para levantar un crédito por idéntica cantidad, que aporte liquidez al consorcio GUPC. La condición es que Sacyr y sus socios se vean eximidos de reintegrar los anticipos de la ACP, por 780 millones de dólares, hasta que sean resueltos los arbitrajes por sobrecostes. Constructoras y autoridades del Canal estudiaron la propuesta ayer por separado.

El presidente panameño, Ricargo Martinelli, advirtió que la solución no debe buscarse “fuera del contrato”.

Normas