La constructora continuará mañana con las obras de la tercera esclusa

Sacyr seguirá con las obras del Canal tras el anuncio de que la CE mediará

Vista general de los trabajos en la ampliación del Canal, en los cuales participan diversas empresas españolas y que fueron visitados por la ministra española de Fomento, Ana Pastor.
Vista general de los trabajos en la ampliación del Canal, en los cuales participan diversas empresas españolas y que fueron visitados por la ministra española de Fomento, Ana Pastor. EFE

La Comisión Europea (CE) ha aceptado mediar en el conflicto entre las autoridades de Panamá y el consorcio de tres empresas europeas, incluida la española Sacyr, que llevan a cabo las obras del Canal de Panamá, ha explicado hoy a Efe el vicepresidente de la CE y responsable de Industria, Antonio Tajani.

Tajani explicó a Efe en entrevista telefónica que este domingo ha recibido una petición del consorcio de empresas europeas para que “intente mediar en la solución del problema”.

Sacyr, así como la compañía italiana Impregilo y la belga Jan de Nul, mantienen una divergencia con las autoridades panameñas con relación al sobrecoste de la obra de ampliación del Canal de Panamá, que asciende a 1.600 millones de dólares. 

Las constructoras están dispuestas a seguir negociando con la Autoridad del Canal de Panamá más allá de mañana lunes, 20 de enero, fecha que ellas mismas se dieron para parar las obras en caso de que antes no se solucionaran los problemas económicos que afronta el proyecto.

Sobrecostes

El consorcio GUPC, desarrollador de la ampliación del Canal de Panamá, dijo hoy que ha planteado a la Autoridad de la vía “cofinanciar costos imprevistos mientras se espera la decisión del arbitraje internacional”, la única opción “que va a permitir” reflotar el proyecto y culminarlo en el menor tiempo. 

El Grupo Unidos por el Canal (GUPC), liderado por las empresas española Sacyr y la italiana Impregilo e integrado por la belga Jan de Nul y la panameña CUSA, ha dicho que “sobrecostos” superiores a los 1.600 millones de dólares le han dejado sin liquidez para continuar con la construcción del tercer juego de esclusas de Canal.

“Lo más importante es que hemos estado trabajando para llegar a un acuerdo”, dijo en una declaración escrita enviada este domingo a Efe Paolo Moder, miembro de la Junta Directiva del GUPC.

El titular de Industria de la CE, mediador en el conflicto ha asegurado:“Conozco bien el problema de los sobrecostes de las grandes obras. Es, desgraciadamente, un fenómeno que también ocurre dentro de la UE. Comprendo la posición de las empresas europeas pero también entiendo bien la posición de las autoridades panameñas”, añadió 

Tajani dijo ser buen conocedor igualmente de América Latina, “un continente al que le he dedicado una gran atención durante mi mandato de comisario europeo de Industria y Empresa”.

Según el vicepresidente italiano de la CE, “una ruptura del diálogo sobre una gran obra que está además muy avanzada, no interesa a nadie”.

“Perdería sobre todo Panamá, que ha impulsado una obra clave para su país pero también perderían por supuesto las empresas europeas y el comercio mundial en general”, explicó.

Tajani dijo a Efe que  hablará con los responsables del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y con las autoridades panameñas.

“Pido desde ahora a todas las partes un esfuerzo para converger hacia una posición común. Sirve de poco repetir las propias posiciones sin avanzar hacia el punto de encuentro”, advirtió.

El vicepresidente de la CE admitió la “complejidad de las cuestiones en discusión” y señaló que su intención es “trabajar discretamente a favor de la resolución de esta divergencia”.

Negociaciones

En diciembre pasado llegaron a un principio de acuerdo, que finalmente no se concretó, e incluía nuevos desembolsos por parte de la administración de la vía acuática para que el consorcio pudiera finalizar la obra. Así lo indica un documento al que tuvo acceso hoy Efe, según el cual la ACP finalmente no los rubricó en una reunión celebrada “el 21 de diciembre ante mediadores de Zurich”, la firma que tiene asegurado el proyecto hasta por 600 millones de dólares de acuerdo a datos panameños.

En el principio de acuerdo, la ACP y el consorcio “afirmaban que la solución más conveniente y rápida para finalizar” la construcción del tercer juego de esclusas era que el GUPC siguiera con el proyecto.

La ACP reconocía “que el monto para la finalización de la obra podría incrementarse en base a los reclamos de GUPC por los imprevistos encontrados en la obra”, añade.También la “incapacidad” de la Junta de Resolución de Conflictos (DAB, por sus siglas en inglés) para tomar decisiones “a tiempo” dada la “complejidad” de los reclamos económicos del contratista.

La DAB y un tribunal internacional en Miami, Estados Unidos, son las instancias superiores previstas en el contrato para procesar reclamos económicos que la ACP no reconozca.

“Como solución el documento (de preacuerdo) destacaba que ACP adelantaría dinero al consorcio, que estaría asegurado por el valor de los reclamos pendientes de resolución y se ajustaría en función de las decisiones del DAB”.

“Es decir, el consorcio no recibiría dinero fuera de contrato sino tan solo un adelanto que le permitiera seguir con la obra. A su vez, GUPC se comprometía a aceptar el plan de ACP para la entrega del resto del proyecto”, de acuerdo al documento, titulado “El marco de resolución para la finalización del canal”.

La negociación prosigue. Así, GUPC, a cargo de la ampliación del Canal de Panamá, no tiene por qué realizar mañana ningún cambio en el estatus de la obra, ya que el preaviso enviado el día 30 (de diciembre) da derecho al consorcio a suspender las obras en cualquier momento a partir del día 21, sin que en este momento ese escenario este contemplado”, dijo el consorcio en un breve comunicado enviado a Efe.

En la declaración, el consorcio liderado por las empresas española Sacyr y la italiana Salini Impregilo, añadió que aunque no tiene previsto detener las obras mañana su “Consejo de Administración podrá evaluar la situación y tomar la decisión que corresponda en cualquier momento”.

 El titular europeo de Industria y Empresa valoró “positivamente que varias empresas europeas del sector de la construcción soliciten a la Comisión Europea su mediación”.

“Soy consciente de la dificultad del problema a resolver pero me comprometo personalmente a intentar buscar una solución satisfactoria para todos”, afirmó.

Por su lado, el administrador del Canal, Jorge Quijano, ha reiterado en numerosas ocasiones que la Autoridad del Canal está capacitada para asumir los trabajos en apenas quince días en caso de que el consorcio abandone el proyecto. De hecho, asegura haber contactado ya con varias empresas y tiene convocada una reunión con Zurich, la aseguradora de la obra, para el martes, 21 de enero.

Este consorcio y la Autoridad del Canal de Panamá llevan negociando una solución que garantice la continuidad de las obras desde el pasado 7 de enero, un días después del encuentro celebrado entre la ministra de Fomento, Ana Pastor, y el presidente de Panamá, Ricardo Martinelli.

El grupo de empresas, liderado por Sacyr se adjudicó en 2009 por un importe de unos 2.300 millones de euros la construcción del nuevo juego de esclusas del Canal de Panamá. La obra, una de las mayores de ingeniería civil de la historia, presenta actualmente un grado de ejecución del 70% y se prevé que esté lista en el primer semestre de 2015. Un total de 5.000 personas trabajan en su construcción.

Normas