Mercados

Un viaje de ida y vuelta al Ibex

España es ahora el destino favorito de 82 fondos soberanos. Los inversores internacionales poseen el 40% del capital de las cotizadas

Los analistas afirman que los flujos de dinero de los fondos extranjeros van a seguir llegando a España en busca de rentabilidades.
Los analistas afirman que los flujos de dinero de los fondos extranjeros van a seguir llegando a España en busca de rentabilidades.

Bajo la premisa básica de que si el dinero no se mueve pierde su valor, los flujos de capital se desplazan y saltan de unos mercados a otros. Nada más representativo de ese movimiento que las masivas operaciones llevadas a cabo por los grandes fondos internacionales. Unas actuaciones que el mercado nacional sufrió de manera abrupta a raíz de la crisis de deuda de la eurozona. Las salidas de capital se sucedieron, pero desde el verano de 2012 el dinero procedente del exterior comenzó a retornar. Los grandes fondos volvían a confiar en España.

Domingo García Coto, director del servicio de estudios de Bolsas y Mercados Españoles (BME), cuantifica ese retorno. “En 2013, la cifra de inversión directa del exterior que, en buena medida, se ha materializado en productos de renta variable se acerca a los 19.000 millones de euros hasta agosto, el doble que hace un año y el segundo valor más alto en una década”. Hasta 9.000 fondos mundiales están presentes en las compañías del Ibex, con participaciones por valor de 72.000 millones de euros, según un informe de BME.

Con datos de Facset de mayo de 2013, los inversores institucionales estadounidenses son los mayores propietarios de acciones españolas, por valor de 20.729 millones de euros a través de 1.205 fondos. Europa (67%) y Norteamérica (35%) concentran la participación institucional en empresas del Ibex. Los fondos extranjeros poseen cerca del 40% del capital de las cotizadas. Y su presencia aumenta. Además, España es el destino favorito de los 82 fondos soberanos de todo el mundo, como ya lo fue en 2011 y 2012.

“Las evidencias son innegables: las operaciones de venta de participaciones del Sabadell, Popular o Santander, o las entradas de Bill Gates y Soros en el capital de FCC y de Carlos Slim en CaixaBank y Gas Natural reflejan las apuestas de los grandes inversores por España”, dice Natalia Aguirre, directora de análisis y estrategia de Renta 4. Paula Mercado, directora de análisis de VDOS, señala que “Inditex, Amadeus, Grifols, Técnicas Reunidas y Viscofan son algunas de las compañías que más interés suscitan fuera”.

Además, esos movimientos corporativos continuarán. “Las empresas han hecho sus deberes y han recuperado la confianza. Los flujos de dinero de los fondos extranjeros van a seguir llegando en busca de rentabilidades, pues la Bolsa española sigue infraponderada y con valoraciones no elevadas”, comenta Aguirre.

Un argumento en el que coinciden gestores y analistas. “En 2013, la inversión internacional llegó a superar el 40% del mercado, más del 70% en la operativa. Nos faltan cifras de entrada en Bolsa de los últimos meses del año pasado, pero han debido de ser importantes (como lo han sido en deuda, con más de 20.000 millones solo en noviembre)”, esgrime José Luís Martínez Campuzano, estratega de Citigroup en España.

“En 2013, los inversores extranjeros retornaron a la deuda española y han vuelto a situarse como sus principales tenedores”, explica una analista

PRESENCIA ESPAÑOLA

Ahora bien, ¿cuál es el peso que tienen los fondos en España? ¿Es su presencia similar a la del resto de índices europeos y mundiales? “La presencia de España en fondos internacionales ha subido desde julio de 2012, en parte por un comportamiento del mercado español más fuerte que el resto y en parte por incrementos directos de posiciones de dichos fondos”, expone Javier Sáenz de Cenzano, director de análisis de fondos de Morningstar en España. “Incluyendo todos los registrados en Europa y que invierten en la eurozona, vemos cómo, según datos de Morningstar, el peso en España ha pasado de menos del 8% en julio de 2012 a más del 10% a finales de 2013, un incremento de alrededor del 25%. Esta tendencia ha sido similar en fondos que invierten en compañías europeas y globales”, aclara.

La conclusión, expone Cenzano, es que “aunque ha aumentado la posición en España, aún sigue infraponderada respecto al peso de nuestro país en los índices”.

Para Martínez Campuzano, “las comparaciones internacionales son difíciles en este punto, cuando no sabemos delimitar el tipo de inversión internacional. Pero estamos viendo inversores desde países en desarrollo y EE UU frente al protagonismo de los europeos antes de la crisis”.

Según un informe de EPFR Global, Europa recibió en el tercer trimestre de 2013 unos ingresos de capitales a sus mercados de acciones de 22.680 millones de dólares, cerca de 17.000 millones de euros, revirtiendo toda la salida de inversiones registrada en la primera mitad del año. Por su parte, Wall Street continuó recibiendo un flujo positivo, pero se desaceleró fuertemente respecto a los niveles de trimestres anteriores.

Según García Coto, “la inversión neta de extranjeros en acciones cotizadas en la Bolsa española ha sido siempre positiva y superior a los 1.000 millones de euros mensuales desde diciembre de 2012 hasta junio de 2013 con los últimos datos disponibles”. Coto expone que “la participación de los no residentes en la negociación de la Bolsa española vuelve a acercarse al 80% tras caer en 2012 al 78% y fijar un mínimo del 64% en noviembre del año anterior”.

Arrastrados por el pánico bursátil, los gestores extranjeros cortaron su exposición al Ibex y aceleraron su salida. “Los grandes fondos internacionales estuvieron evitando el riesgo país de España. A pesar de las atractivas oportunidades tanto en renta variable como en renta fija, el inversor extranjero no estaba dispuesto a asumir el riesgo percibido que conllevaba”, recuerda Sáenz de Cenzano.

La situación dio un giro tras las palabras de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, en julio de 2012, cuando afirmó: “Haré todo lo necesario para salvar el euro, y créanme, será suficiente”. El capital extranjero comenzaba a regresar, primero, hacia la deuda pública. “En 2013, los inversores extranjeros retornaron a la deuda española y han vuelto a situarse como sus principales tenedores, superando los 250.000 millones de euros (más del 37%)”, explica Victoria Torre, responsable de análisis y producto de Self Bank.

La Bolsa siguió los pasos de la deuda pública y, desde el verano de 2013, el Ibex, que ha sumado un 80% con dividendos desde los mínimos de julio de 2012, recuperó el favor de los fondos extranjeros.

“La confianza se ha recuperado notablemente desde el verano de 2012. El sector financiero se ha consolidado y recapitalizado; se ha ganado en competitividad, con el consecuente aumento de las exportaciones, y, tras el fuerte castigo sufrido, las valoraciones son muy atractivas”, señala Paula Mercado.

“Después de tres años de infraponderación tan brutal, los inversores han tenido que recomponer y neutralizar esas posiciones en sus carteras, porque España es un gran mercado y había mucha liquidez por las actuaciones del BCE”, argumenta David Cano, director general de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Las grandes españolas cotizadas evaluarán de primera mano el renovado apetito de inversores y gestores de fondos de todo el mundo en la cuarta edición del Spain Investors Day. Doscientos cincuenta inversores internacionales, 50 más que en la edición anterior, se darán cita en el evento que se celebra hoy y mañana en Madrid. Y es que, en efecto, el dinero nunca duerme.

Normas