Permite hacer preguntas a través de mensajes de texto, minivideos y fotos

Jelly, la ‘app’ que resuelve dudas a través de redes sociales

Biz Stone, cofundador de Twitter y creador de Jelly.
Biz Stone, cofundador de Twitter y creador de Jelly.

Siempre hay nuevos negocios que explotar por internet. Y eso es lo que ha querido demostrar el cofundador de Twitter Biz Stone, que ha aprovechado el tirón del CES para presentar su proyecto personal, Jelly, un servicio que permite a los usuarios plantear preguntas y obtener respuestas a través de las redes sociales. La app está disponible, de momento, para dispositivos iOS y Android.

Stone, que dejó Twitter en 2011, se ha animado a seguir los pasos de otro cofundador del popular sitio de microblogging, Evan Williams, quien también lanzó recientemente una plataforma de contenidos llamada Medium.

El servicio de Stone está disponible gratuitamente y permite a los usuarios contactar con amigos, o amigos de amigos, para saber más acerca, por ejemplo, de un sitio dónde se está o qué está sucediendo en un lugar en un momento dado.

Según explica Stone, si una persona va caminando por un sitio, por ejemplo, y quiere conocer más sobre un edificio en concreto “puede tomar una foto, hacer un círculo con el dedo y escribe qué es esto”. Las consultas de Jelly, que está en conexión con redes sociales como Facebook y Twitter, se envían a los amigos que también tienen la aplicación, y el usuario es notificado con pop-ups cuando se dan respuestas.

El servicio recuerda a algún proyecto previo como Quora, otra red social de preguntas y respuestas creada por algunos de los primeros empleados de Facebook, y que ha tenido un éxito limitado. Pero Jelly, a diferencia de Quora, está diseñado para funcionar en el móvil. Además, permite hacer preguntas a través de mensajes de texto, minivideos y fotos. “En un mundo donde 140 caracteres se consideran una longitud máxima, una imagen vale más que mil palabras”, recoge el blog del servicio, que apuesta por las respuestas breves y útiles. Jelly, con sede en San Francisco y una medusa por logo, pretende personalizar las preguntas y respuestas, al conectarlas con la red de contactos personal de cada usuario, y alejarse así de fórmulas más generalistas como los buscadores. Stone no ha aclarado cuál va a ser el modelo de negocio que va a implantar en Jelly.

Normas
Entra en El País para participar