El grupo afronta nuevos desarrollos en Asia

Las Vegas Sands logra 2.573 millones tras descartar Eurovegas

Sheldon Adelson, propietario de Las Vegas Sands.
Sheldon Adelson, propietario de Las Vegas Sands.

Las Vegas Sands informó el pasado 2 de diciembre que iniciaba una ronda de negociación con la banca acreedora para refinanciar deuda (la deuda total del grupo asciende a 10.040,3 millones de dólares, 7.437 millones de euros). La multinacional controlada por el magnate Sheldon Adelson comunicó el 13 de diciembre su decisión de abandonar Eurovegas. Y seis días después informó que había logrado un acuerdo con los bancos para financiar futuros desarrollos y aplazar vencimientos de deuda.

El jueves día 19 la empresa comunicó al regulador del mercado de Estados Unidos, SEC, que había firmado con varias de las entidades financieras con las que trabaja, entre ellas Goldman Sachs Crédit Partners LP, Citigroup Global Markets , Scotiabank, Credit Suisse AG, Cayman Islands Branch, Barclays capital y JPMorgan Chase Bank, un acuerdo por el cual la multinacional estadounidense recibirá "compromisos de crédito renovable" por un valor total de 1.250 millones de dólares (919 millones de euros) que vencen el 19 de diciembre de 2018. Además los bancos proporcionarán “préstamos a Plazo B" por una cantidad de 2.250 millones de dólares (1.654,4 millones de euros) que vencen el 19 de diciembre de 2020.

“Durante años he tenido la intención de desarrollar complejos en Europa, pero hay un tiempo y lugar para todo, y ahora mismo nuestro foco debe estar en países asiáticos, como Japón y Corea", aseguró Sheldon Adelson en el comunicado que envió Las Vegas Sands el pasado día 13 de diciembre, cuando informó sobre la negativa a desarrollar Eurovegas. El Gobierno español explicó ese mismo día que las últimas condiciones puestas sobre la mesa para mantener las negociaciones sobre el macrocomplejo madrileño eran inaceptables.

Las semanas previas al anuncio del descarte de Eurovegas algunas entidades elaboraron informes sobre Las Vegas Sands en los que ya se sugería la posibilidad de que la compañía estadounidense aparcara su proyecto español. Entre otras, una de las entidades que ha participado en la nueva ronda de financiación con el grupo de Adelson, JPMorgan. En septiembre el banco ya señalaba en un informe sobre la evolución prevista del grupo en Bolsa que el gran proyecto en España de Las Vegas Sands podía “ser archivado". La firma añade en su informe, entre paréntesis, que “la dirección de Las Vegas Sands ha hablado muy poco sobre este caso [con los analistas de JP Morgan] en comparación con otras manifestaciones, haciéndonos pensar que es difícil que logren más concesiones de Madrid, provocando que Las Vegas Sands reforme sus previsiones".

Lo que pudo ser durante 15 meses y al final no fue

Las Vegas Sands anunció su decisión de levantar el frustrado complejo de juego en Madrid en septiembre de 2012. Según las previsiones del grupo la primera fase de Eurovegas estaría terminada en 2017. En total, el proyecto requeriría una inversión estimada de 18.000 millones de euros. El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, anunció en una rueda de prensa el pasado 2 de febrero junto con el consejero delegado de Las Vegas Sands, Michael Leven, que en abril se convocaría un concurso público para aprobar la construcción de Eurovegas y en septiembre estaría todo listo para que a final de 2013 se pusiera la primera piedra del macrocomplejo que se haría en Alcorcón. 15 meses después de anunciar el proyecto, todo ha quedado en nada.

Normas