Buen Gobierno
Pasillo frío, con las rejillas de ventilación en el suelo, de una sala del Mad2.
Pasillo frío, con las rejillas de ventilación en el suelo, de una sala del Mad2.

Arquitectura sostenible para las tecnologías de la información

La optimización de los recursos energéticos resulta fundamental en la concepción de los centros de procesamiento de datos, donde se alojan un ingente número de equipos informáticos y redes de comunicaciones que requieren grandes cantidades de energía. Esa búsqueda de la eficiencia energética le ha valido al nuevo centro de datos de Interxion en Madrid, denominado Mad2 (contiguo al que ya poseía, el Mad1), la certificación LEED Gold.

“Esta certificación es fruto de una defensa continua para la sostenibilidad en los centros de datos. Construir data centers con alta eficiencia energética y baja huella de carbono es fundamental para nosotros, forma parte de nuestro ADN, porque la capacidad de aprovechar mejor los recursos repercutirá en nuestros clientes y en la sociedad”, comenta Robert Assink, director general de Interxion España. El Mad2, que empezó su actividad este año, se convierte así en el primer y único centro de datos en obtener este sello en España.

La certificación LEED, promovida por la asociación U. S. Green Building Council, es un sistema reconocido de certificación de edificios sostenibles. Verifica en este caso que el Mad2 ha sido diseñado y construido con estrategias encaminadas a mejorar el ahorro de energía, el uso eficiente del agua, la reducción de las emisiones de CO2, la mejora interior de la calidad ambiental, la gestión de recursos y la sensibilidad a sus efectos. “Mide, por ejemplo, las plazas de garaje, el reciclado de escombros o la compra de materiales, que incluye su transporte, pues cuanto más corto es el camino, menos contaminas”, detalla Assink.

Entre otras acciones, Interxion utiliza en el diseño de sus centros de datos una arquitectura modular que facilita el uso de los recursos según necesidad, utiliza como medidas estándar el cerramiento del pasillo frío para el alojamiento de los equipos de los clientes (“para no enfriar donde no hace falta”, recalca Assink), así como el uso de sistemas de free-cooling.

“La optimización energética tiene valor intrínseco para los clientes del centro de datos. Una gestión responsable de estos recursos facilita a los usuarios cumplir con sus políticas de responsabilidad social corporativa y normas de buen gobierno”, asegura el director general de Intexion. “Los grandes centros de datos que alojan los CPD de las empresas crean economías de escala mejorando la eficiencia energética, pues cuanto mayor es el consumo de un gran centro de datos, mayor es el ahorro obtenido. Es más eficiente un gran CPD que muchos pequeños”.

La compañía ha obtenido además el certificado ISO 14001:2004, con el que se garantiza el control y la mejora del impacto medioambiental en la gestión de sus centros de datos reciclando casi 10 toneladas de residuos al año, que proceden de los embalajes de los equipos IT de los clientes alojados en los centros de datos: cartones, espumas de seguridad, bolsas antiestáticas, palets de madera, así como el reciclaje de los equipos IT al finalizar su vida útil.

Asimismo, en el caso de Madrid, el 100% de la energía que suministra Interxion a sus clientes procede de fuentes renovables, lo que le ha permitido obtener la certificación de la Comisión Nacional de Energía (CNE) de suministro eléctrico 100% verde. “El uso de 100% energía renovable evitó una emisión de casi 8.000 toneladas de CO2”, destaca Assink.

Además, la compañía es miembro del Uptime Institute EMEA, de Green Grid, así como socio fundador de la plataforma enerTIC (Plataforma de Empresas TIC para la mejora de la Eficiencia Energética).

Pupitre

Junto a la eficiencia energética, otro punto destacado de los centros de datos Mad1 y Mad2 es la seguridad. “En España tenemos unos 200 clientes, con empresas como Correos, Rumbo o Milanuncios.com. La seguridad y la discreción son básicos”, explica Robert Assink. “Por eso, incluso nuestro edificio no tiene ningún rótulo en la entrada”, continúa. 

El centro de datos de Madrid recibe unos 1.300 visitantes al mes, fundamentalmente técnicos de las compañías clientes, todos debidamente acreditados para moverse por el entramado de pasillos y salas, algunas dotadas con sistemas biométricos (huella dactilar).

Normas
Entra en El País para participar