Debido al ajuste de precios en las oficinas
Panorámica de las Cuatro Torres de Madrid.
Panorámica de las Cuatro Torres de Madrid.

Madrid y Barcelona salen del ranking de las ciudades más caras

Richard Ellis asegura que el sector terciario de ambas urbes españolas están a punto de concluir el ajuste de precios

Nueva York y San Francisco salen del 'top ten'

Madrid y Barcelona no figuran en el listado de las cincuenta primeras ciudades del mundo con el precio del alquiler de oficinas más elevado que elabora la consultora inmobiliaria CB Richard Ellis, que atribuye este hecho al “ajuste” experimentado por el mercado inmobiliario terciario de estas ciudades.

La firma considera, no obstante, que este hecho convierte a la capital y a la Ciudad Condal en destinos “muy interesantes” para las compañías que busquen establecerse en Europa, dado que “las convierte en plazas muy competitivas en precio”.

“Madrid y Barcelona ya casi han concluido su proceso de ajuste y sus rentas se encuentran en una clara fase de estabilización, paso previo al inicio de la recuperación del sector terciario”, señala la consultora en un comunicado.

Por el contrario, CB Richard Ellis considera “preocupante” que otras dos ciudades españolas, Valencia y Palma de Mallorca, figuren entre las urbes que mayores caídas de precios de las oficinas se anotaron en el último año, con descensos en los alquileres de las mejores zonas, las también denominadas prime del 10,7% y el 11,3%, respectivamente.

El estudio semestral de precios de oficinas a escala global de la consultora revela que Londres ha recuperado la primera posición como ciudad más cara para arrendar una oficina, relegando así de nuevo a Hong Kong a la segunda posición.

La escasa disponibilidad de espacios libres y la restricción a la construcción de nuevos desarrollos ha presionado al alza los precios de las oficinas de Londres, impulsando a la capital británica a convertirse en la ciudad más cara del mundo.

El informe indica además que Nueva York y San Francisco han quedado fuera del top ten de ciudades con los alquileres de oficinas más altos, lo que, según la consultora, constata la “estrecha correlación entre el comportamiento del sector inmobiliario con el crecimiento económico de los países”.

En el lado opuesto, sobresale el protagonismo que empiezan a tener ciudades como México DF, Sao Paulo, Buenos Aires y Río de Janeiro, que figuran como algunos de los mercados en los que las rentas han subido más en los últimos meses.

Aunque son todavía pocas las operaciones suscritas por fondos internacionales en España, la fuerte depreciación que acumulan tanto las viviendas, como las oficinas hace que el mercado español vuelva a ser tenido en cuenta por los inversores. Estos demandan mayor seguridad jurídica y buscan rentabilidades atractivas a medio plazo.

Normas