Los expertos alertan de los riesgos de abusar de este sistema de pago
Consejos para que las tarjetas de crédito no te amarguen la Navidad

Consejos para que las tarjetas de crédito no te amarguen la Navidad

La Navidad es una de las épocas de mayor consumo del año. Desde hace ya semanas, los grandes centros comerciales y también las pequeñas tiendan se llenan de adornos navideños que crean ambiente para estas fiestas tan propicias para gastos extraordinarios. Comidas familiares, cenas de empresa, regalos, artículos de decoración, lotería... Ante esta avalancha de gastos que se avecina es importante conocer una serie de claves para no seguir pagando con grandes intereses por los gastos de diciembre cuando belenes y árboles navideños lleven ya tiempo acumulando polvo en el trastero.

Diciembre es, junto con los meses de verano, el mes de mayor uso de tarjetas de crédito de todo el año. Este sistema de pago da la opción de abonar el importe de la compra al mes siguiente o fraccionar los costes de la compra para pagarlo en plazos. En este caso, avisan los expertos, hay que tener muy en cuenta los intereses que se deben afrontar por posponer el pago del importe de la compra y distribuirlo en plazos.

Pedro Javaloyes, de Agencia Negociadora, una compañía que reagrupa créditos a clientes con problemas para pagar sus deudas, recomienda “usar la tarjeta de crédito solo como medio de pago al vencimiento y aplazar lo mínimo posible los pagos”. En ese sentido, recuerda que la tarjeta es un crédito preconcedido instantáneo y “su coste es hasta 2,5 veces superior al de un crédito al consumo normal (con tipos de interés de entre el 20% y el 25% frente a un 10%)”.

El Consejo de Consumidores y Usuarios (CCU) ha elaborado recientemente un decálogo de recomendaciones para las compras en estas fechas. En esa lista de consejos se alerta sobre el abuso de las tarjetas de crédito, en especial del riesgo que tienen cuando se aplazan los pagos. Javaloyes añade que con la tarjeta de crédito se genera una sensación engañosa de disponibilidad de dinero, “porque nadie te pregunta para qué quieres el dinero, lo tienes ahí en el plástico y puedes disponer de él cuando quieras. Pero es importante saber que cuanto más fácil es conseguir el dinero, más difícil será devolverlo. Siempre. Y el abuso de las tarjetas de crédito es muy peligroso para las finanzas de las familias”.

En el decálogo del CCU también se aconseja planificar las compras y distribuirlas en la medida de lo posible en varios meses para que así no se concentren todos los gastos en un corto espacio de tiempo. Así mismo, destaca la importancia de establecer un presupuesto al que ajustarse y de comparar calidad y precios en distintos establecimientos. Otras recomendaciones son preguntar por la política de cambios y devoluciones en cada comercio, guardar los comprobantes de compras y elegir sitios seguros y conocidos si se opta por el comercio electrónico.

Ileana Izverniceanu, portavoz de la Organización de Consumidores y Usuarios OCU, aporta otros consejos para evitar sustos esta campaña navideña. En primer lugar, recomienda no acumular muchas tarjetas. “Una tarjeta de débito y una de crédito son suficientes para cubrir las necesidades de un usuario medio. Disponer de muchas tarjetas, además de ser caro (la mayoría tienen elevadas comisiones de mantenimiento) y de implicar un riesgo mayor en caso de uso fraudulento, supone disponer de un crédito muy amplio, ya que podemos acudir al crédito de una segunda tarjeta si hemos llegado a agotar el de la primera, lo que aumenta el riesgo de sobreendeudamiento”, explica.

En caso de tener que recurrir al pago aplazado, explica que “la mejor opción es utilizar los sistemas de pago especiales que ofrecen la mayoría de ellas, y que suelen consistir en aplazar una sola compra”. En aquellas tarjetas que no permiten aplazar solo una compra, sino todas en conjunto, OCU recomienda “no hacer más pagos con ella hasta que se pueda volver a cambiar la forma de pago a fin de mes sin intereses”. Por último, aconseja cancelar anticipadamente la deuda por pagos aplazados con la tarjeta en cuanto se disponga de liquidez. “La comisión máxima por cancelación no puede superar el 0,5% del capital pendiente si la fecha de vencimiento es inferior a un año, y del 1% si es superior”, recuerda.

Normas