La empresaria ha reducido su participación en FCC al 50,1%
Esther Koplowitz, principal accionista de FCC.
Esther Koplowitz, principal accionista de FCC.

Koplowitz refinancia deuda

Esther Koplowitz, principal accionista de FCC, con algo más del 50% del capital, ha acordado refinanciar la deuda asociada al grupo de construcción ampliando los plazos de vencimiento hasta el año 2018. La empresaria ha reestructurado la deuda de la sociedad B 1998, a través de la que posee un paquete de control del 50,01% de las acciones de la constructora.

 En un comunicado enviado el domingo por esta misma sociedad, B 1998 indica que el acuerdo de Koplowitz con la banca “ha reforzado la confianza de las entidades financieras y grandes inversores internacionales” y que aporta “estabilidad al grupo de servicios ciudadanos para concluir el proceso de reestructuración y recuperar, en cuanto sea posible, la retribución a los accionistas”.

El comunicado no indica la cantidad refinanciada. Fuentes del mercado citadas por la agencia Efe estiman en 900 millones el volumen de deuda que ha visto modificadas sus condiciones. Dado que se trata de una sociedad no cotizada en Bolsa, las cifras de deuda de B 1998 no son públicas. El valor en Bolsa de la participación de la compañía en FCC asciende, con precios de cierre del viernes, a 975 millones de euros. FCCvale en Bolsa 1.950 millones.

El viernes FCC había informado a la CNMV de que Esther Koplowitz reducía su participación en el grupo del 53,9% al 50,1% tras la venta de un paquete del 3,8% a través de las instrumentales B1998 y Azate (controlada en un 100% por B 1998). La operación fue encargada a Fidentiis, que informó sobre la colocación a dos inversores institucionales a un precio de 15 euros por título.

La cotización de FCC cerró la semana en 15,3 euros, tras la fuerte revalorización del 6,6% del jueves y la pérdida de un 1,9% del viernes. El monto total de esa venta asciende a 72,5 millones de euros.

Anulación del dividendo

La decisión de reducir capital se enmarca en la relación de B-1998 con la banca acreedora, donde BBVA es una de las entidades con mayor presencia. Las pérdidas de FCC en 2012 y las que se esperan para 2013 han dejado a Koplowitz y al resto de accionistas sin el dividendo con el que la empresaria atendía el pago de los intereses.

A cuenta de los resultados de 2011, FCC repartió 1,3 euros brutos por acción, lo que supuso más de 80 millones de euros ingresados en la cuenta de B 1998.

Pese a que esta sociedad no tenía vencimientos significativos hasta 2017, la ausencia de la remuneración procedente del dividendo ha desatado la reestructuración del balance, que ahora ha aliviado la carga financiera sobre los partícipes de B 1998. De la mano de la refinanciación ha ido la entrada de los nuevos inversores, que en todo caso mantienen a Esther Koplowitz con una participación de control en la sociedad que preside desde febrero su hija, Esther Alcocer Koplowitz.

De hecho, en su comunicado del domingo la sociedad de la empresaria señala que la refinanciación ha hecho posible la incorporación de los dos nuevos inversores institucionales (en referencia a la operación anunciada el viernes por la constructora a la CNMV) “para quienes la estabilidad en el control de FCC y la vocación industrial de Esther Koplowitz han sido factores determinantes en su decisión”.

Los nuevos inversores se suman así “a la gran corriente de confianza provocada por la reciente decisión de los fondos de Bill Gates de adquirir un paquete cercano al 6% del grupo”, añade el comunicado. La entrada del multimillonario de la informática fue un golpe de efecto que dio vuelo a las acciones de FCC, si bien poco después éstas volvieron al punto de partida.

En ese caso, FCC dio entrada al nuevo inversor llegó con la venta de acciones de autocartera, no como el viernes, cuando la vendedora ha sido la propia Koplowitz. Queda por ver la identidad de estos dos nuevos inversores, y si su impacto mediático y bursátil es tal elevado como el de Gates.

Normas
Entra en El País para participar