Hotel Amanjiwo, en la isla de Java, Indonesia.
Hotel Amanjiwo, en la isla de Java, Indonesia.

La tentación de una escapada

Son muchas las personas que ya no envidian a “los ricos, muy ricos” por los yates, los porches, sus casoplones o la ropa de marca. Solo ven en el dinero un privilegio en la medida que permiten proyectar un viaje a Botswana, disfrutar de una isla virgen privada, como puede ser la de Richard Branson, bucear en la Isla de Coco, en Costa Rica; o sencillamente disfrutar una escapada enológica en La Rioja o una ruta gastronómica en Pontevedra.

Y es que desde hace años, los viajes se han colado entre los regalos preferidos de las navidades para todas las edades. Según recoge un estudio elaborado por Cofidis y Gfk, en estos momentos, es la principal ilusión de los españoles por delante incluso de cambiar el coche o comprar una casa y estas fiestas, de hecho, aborberán el 17% del presupuesto doméstico, según aseguran en el banco especializado en créditos al consumo, Cetelem, del grupo BNP Paribas.

Y en Nuba dan fe de ello. Esta entidad, que lleva 20 años diseñando viajes de lujo a medida, ha comprobado como la demanda de sus servicios ha crecido en los últimos años (el 25% en ventas, en 2013) porque “los viajes son terapéuticos y más en tiempos difíciles”.

Un crucero por el Amazonas peruano (desde 2.800 euros, en Nuba) o un viaje por Botswana, Zambia y Zimbabwe tentaría a cualquier adolescente. Es lógico. Este itinerario se desarrolla haciendo glamping (acampar al aire libre pero con lujo) en lodges o tiendas de lona y los desplazmientos, en avioneta, 4x4 y canoas tradicionales, permitirá visitar lugares como la reserva de Moremi, o el Delta de Okavango, donde habitan elefantes, hipopótamos, antílopes, jirafas, etc.; o las cataratas Victoria (desde 3.400 euros, Nuba).

El buceo también es una buena opción como regalo navideño para los más jóvenes. La oferta es muy amplia. En Viajar.com proponen una escapada a la isla de los mil volcanes, Lanzarote, con curso oficial de buceo (PADI), cinco inmersiones en mar abierto, navegación submarina y tres más a elegir, desde 614 euros (paquete de cuatro días).

La demanda de escapadas cortas también crece en Navidades y las cajas de viajes son una solución muy socorrida. Una de las rutas de los cofres Wonderbox para los más jóvenes (La fiebre del Oro) permite visitar la Caldera Volcánica de Rodalquilar, la mina y algunas galerías, en Cabo de Gata (Almería) de la mano de un geólogo. (Para dos, 79,9 euros).

Aunque a priori el sueño de cualquier mujer puede ser desconectar en una isla desierta, en Jamaica o en un SPA (como sugieren en Trivago), la realidad es otra. Un viaje a New York puede ser el regalo perfecto para las féminas, cuyo interés por las compras en la Gran Manzana, en Chinatown o los outles de moda es habitual. Un plan de amigas como éste es posible desde 650 euros, con Rumbo.

Normas
Entra en El País para participar