Han reducido su endeudamiento en 145 millones desde enero de 2012
Fachada de una delegación de la Agencia Tributaria en Barcelona.
Fachada de una delegación de la Agencia Tributaria en Barcelona. REUTERS

Los clubes de fútbol deben 596,6 millones a la Agencia Tributaria

El 61% de la deuda corresponde a clubes inmersos en concursos de acreedores

Hacienda solo concede aplazamientos a los equipos si presentan avales o garantías

La agenda extradeportiva se ha impuesto en el mundo del fútbol después de que la Comisión Europea anunciara el miércoles la apertura de un expediente a siete clubes por posibles ayudas ilegales. Además, el vicepresidente de la Comisión Europea y comisario de Competencia, Joaquín Almunia, señaló el viernes que se está “mirando” –que no investigando– las deudas que tienen los equipos de fútbol con Hacienda.

Fuentes oficiales señalaron a CincoDías que la deuda de los equipos de primera y segunda división asciende actualmente a 596,6 millones frente a los 741,7 millones que estaban pendientes de pago en enero de 2012. La mayor parte de la deuda (367,9 millones) corresponde a equipos en situación concursal. En estos casos, los cobros se ralentizan por la propia dinámica del proceso, aunque Hacienda figura como acreedor preferente. De los 42 clubes de primera y segunda, casi una veintena ha sufrido o se encuentra inmerso en un concurso de acreedores.

La deuda que no permanece embalsada en un proceso concursal corresponde a los aplazamientos y fraccionamientos que concede la Agencia Tributaria ante los problemas de liquidez de los equipos. En cualquier caso, los clubes deben presentar avales y garantías para lograr que Hacienda acepte postergar el pago de impuestos. Fuentes de la Administración aseguran que nunca se aplazan retenciones –ya que ese dinero corresponde a los empleados y jugadores– y en el resto de tributos se fijan controles para tener la certeza de que se devolverá la deuda. De hecho, las mismas fuentes insisten en que solo se conceden aplazamientos a corto plazo garantizados con los derechos televisivos o federativos pendientes de cobro.

Los aplazamientos de impuestos son una práctica habitual en el conjunto de la economía en un contexto de crisis y de restricción del crédito. En 2012, las empresas solicitaron a la Agencia Tributaria postergar el pago de más de 17.500 millones de euros, un nivel nunca visto. En 2007, la cifra no alcanzaba los 6.000 millones. El coste financiero de pedir un aplazamiento asciende actualmente al 5% y, a partir de 18.000 euros, Hacienda exige avales o garantías para conceder una moratoria fiscal.

Más allá de la deuda fiscal, la realidad es que los clubes españoles están sobreapalancados. La Liga de Fútbol Profesional (LFP) y el Consejo Superior de Deportes (CSD) han puesto en marcha un reglamento económico para sanear las cuentas que obliga a los equipos a reducir sus gastos y a cumplir unos presupuestos equilibrados. El objetivo es que la deuda total de los equipos se reduzca a un ritmo de 300 millones por temporada. Trimestralmente, la LFP y el CSD analizan la evolución de las cuentas.

Respecto a la investigación abierta por la Comisión Europea, Bruselas está comprobando si Real Madrid, Barcelona, Athletic de Bilbao y Osasuna cuentan con un privilegio fiscal por el hecho de no ser sociedades anónimas deportivas.

Es verdad que estos equipos aplican un tipo impositivo del 25% frente al 30% del resto, sin embargo, no tienen accesos a ciertas deducciones. El presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, aseguró el jueves que el club hubiera pagado 13 millones menos en impuestos si hubiera sido una sociedad anónima. Bruselas también investiga la permuta de terrenos entre el club blanco y el Ayuntamiento de Madrid para construir la ciudad deportiva en 2011. Valencia, Hércules, y Elche tienen un expediente abierto por los préstamos avalados por el Instituto Valenciano de Finanzas.

Normas