Miguel Fluxà, presidente de Iberostar
Miguel Fluxà, presidente de Iberostar.
Miguel Fluxà, presidente de Iberostar.

“Venderemos nuestra parte de ACS cuando suba la acción”

La cadena hotelera Iberostar acaba de inaugurar su décimo hotel en México, uno de sus mercados más importantes. El Hotel Playa Mita, a pocos kilómetros de Puerto Vallarta (Estado de Nayarit), es el primero de la firma mallorquina en la Costa Pacífico. Se trata de un resort cinco estrellas con 452 habitaciones y que ha requerido una inversión de 100 millones de euros. “Las compañías españolas empezamos por el Atlántico porque convenía más a nuestros clientes europeos”, explica Miguel Fluxà, presidente de Iberostar. Pero la costa oeste es otro asunto. “Al Pacífico vienen sobre todo estadounidenses, canadienses y mexicanos. Confiamos en que esta zona sea la próxima Rivera Maya”, señala el empresario.

Pregunta. El Playa Mita ocupa uno de los cuatro terrenos que tienen en propiedad en la Riviera Nayarit. ¿Qué van a hacer con el resto?

Respuesta. Estamos convencidos de que este hotel y esta región van a funcionar bien. Pero vamos a darnos un año, y después decidiremos qué hacemos. Nuestra idea es construir más adelante un segundo hotel de alta categoría, también en primera línea. Financiaríamos el proyecto con la venta de los otros dos solares.

P. ¿Con qué cifras van a cerrar este año?

R. Le puedo decir que en 2012 tuvimos un aumento del ebitda del 18%, y este año que ahora acaba lo vamos a repetir. Europa ha funcionado muy bien, especialmente España, debido a los problemas que atraviesan los países del norte de África. Muchos de los 30 millones de pasajeros que iban a Egipto cada verano han venido a España. Nosotros nunca habíamos tenido unas cifras tan buenas en Canarias, donde los ingresos han subido por encima del 15%.

P. ¿Tienen inversiones previstas en España?

R. En España hoy ya no se puede levantar un hotel de cero. Hacerlo costaría como mínimo unos 200.000 euros por habitación, con lo cual la amortización del establecimiento se dispara hasta los 25 años o más. Hoy en día las inversiones en hostelería en España no son rentables. Es más prudente comprar uno que ya exista y reformarlo, como hicimos el año pasado con Thomas Cook, pero de cero es imposible.

P. ¿Se plantean operar hoteles en régimen de gestión?

R. Queremos aumentar en explotación, a lo mejor comprando hoteles de segunda mano. Lo importante es que tengan una buena situación. También es verdad que hoy es más barato hacer las reformas. Un buen baño puede costar 8.000 euros, cuando hace unos años era muchísimo más caro. Lo que no nos planteamos es hacer desinversiones.

P. En España resulta ahora más barato acudir a los mercados que a los bancos para financiarse. ¿Han pensado en emitir deuda?

R. Las empresas que somos internacionales tenemos la ventaja de que podemos acudir a otros mercados. En México, por ejemplo, los bancos nos dan todo el dinero que queramos a precios ligeramente más bajos que en España. Alemania te puede prestar dinero dos puntos por debajo. Yo más que en los bonos creo en diversificar los créditos.

P. Su cartera en ACS cuesta ahora la mitad de lo que invirtieron hasta 2008 [826 millones de euros por un 5,29% de la compañía]. ¿Tienen en mente algún cambio en su portfolio de inversiones?

R. Nosotros entramos en ACS porque nos ofrecieron una cantidad muy tentadora por nuestro touroperador y nuestra línea aérea, Iberworld e Iberojet. Vendimos y decidimos reinvertir en ACS porque recibimos una desgravación muy importante, del 20%. Pero nos quedamos enganchados dentro. La acción ha bajado: ahora está a un 50%, pero ha llegado a estar a mucho menos. Lo que no vamos a hacer es malvender, porque no tenemos la necesidad de hacerlo. Los ebitdas que tenemos nos sirven afortunadamente para pagar nuestras deudas y compromisos. Por lo tanto, vamos a esperar a que suba ACS para vender.

“Se nota que en España ha vuelto la confianza”

Fluxà se suma a la cada vez más nutrida lista de empresarios que aprecian síntomas de recuperación en la economía española. “Creo que en España se ha hecho un esfuerzo y hoy estamos viendo un poco de luz, aunque todavía tenemos que caminar mucho. Las empresas que tienen dificultades hablan con los trabajadores y buscan soluciones, y eso es muy importante”.

En su opinión, la percepción exterior de España progresa adecuadamente. “Estoy viendo que nuestro país está volviendo a ganar la confianza internacional. Hace año y medio un fondo americano quería invertir con nosotros y me preguntaban que qué podíamos hacer juntos. Les dije que podíamos mirar algo en Brasil y en España. Les gustó lo primero, pero rechazaron de plano la opción española. Pero ahora las tornas han cambiado: Brasil empieza a enfriarse y España está muy de moda porque hoy hay gangas. Y los fondos norteamericanos son de rapiña: van a por los precios más bajos posibles”, explica el empresario.

Queda pendiente, bajo su punto de vista, la revisión del IVA. “El Gobierno actual, cuando estaba en campaña, nos prometió pasar el IVA turístico del 8% al 4%. Finalmente lo subió al 10%. No hemos vuelto a tener conversaciones con Moncloa sobre este tema. Nos sentimos decepcionados cuando nos lo subieron”.

“Nos hemos replanteado la idea de entrar en Asia”

P. Hace año y medio anunció que su cadena quería potenciar los hoteles urbanos.

R. Los destinos urbanos nos siguen gustando, lo que pasa es que nuestra compañía se ha ganado ya cierto prestigio y ha hecho marca en el segmento resort. Solamente queremos ir a ciudades en las que encontremos hoteles en prime position. Si no, no nos interesa. Nuestro beneficio seguirá estando en los resorts, pero hay que tener hotel en París y en Londres, claro. Ahora estamos negociando uno en Estambul, que posiblemente caerá.

P. También dijo que su compañía iba a entrar en Asia.

R. Eso nos lo hemos replanteado. Allí hay que lidiar en las ciudades con la competencia de las grandes cadenas norteamericanas y de las asiáticas, que tiene unas marcas impresionantes. Preferimos centrarnos en países como los Emiratos Árabes Unidos, donde estamos estudiando algunas operaciones.

P. ¿En qué otros destinos están planteando seguir su proceso de internacionalización?

R. Tenemos un proyecto en Colombia, en Cartagena de Indias, que lo pondremos en marcha el año que viene. En este país [por México] queremos estar también en Los Cabos.

P. ¿América seguirá siendo entonces la zona geográfica más importante de la compañía?

R. Sí, sin duda. Hemos mejorado las cifras en Europa, pero aún así solo nos aporta el 30% del ebitda, mientras que el otro 70% viene de América. La rentabilidad de los hoteles en España ha mejorado mucho, pero queda lejos todavía de los registros americanos.

P. ¿Qué ventajas encuentran en América?

R. Los bancos nos dan todo el dinero que queremos, y más barato: un 0,25% sobre el euríbor. Además el coste de la mano de obra es más bajo y los impuestos son más bajos. El tiempo de amortización de un hotel es de siete u ocho años, y eso que nos han subido los impuestos. Antes era de cuatro años.

Normas