Supondría esquivar el preconcurso de acreedores
Sede de Amper
Sede de Amper

Amper agota mañana el plazo para la refinanciación de su deuda

La deuda de la tecnológica asciende a 120 millones de euros

La empresa logró una prórroga para sus obligaciones de pago en septiembre

Este lunes finaliza el plazo 'stand still' --interrupción de las obligaciones financieras de pago de la deuda-- que los bancos concedieron a Amper y durante el cual la compañía y las entidades financieras han estado negociando la reestructuración de la deuda sindicada de la empresa, que asciende a unos 120 millones de euros.

El pasado 30 de septiembre, Amper llegó a un acuerdo con las 22 entidades financieras que componen su sindicato para la prórroga del 'stand-still', vigente desde 1 de julio. Según este acuerdo, la interrupción de las obligaciones financieras de pago de la deuda permanecería en vigor hasta el 31 de octubre de 2013 y se prorrogaba automáticamente hasta el 16 de diciembre en el caso de que entrara efectivo o la firma desinvirtiera en activos no estratégicos.

Para cumplir con dichas condiciones, Amper vendió a finales de octubre la empresa Epicom por 4,6 millones de euros a la sociedad cotizada Duro Felguera. Esta desinversión supuso a la empresa una minusvalía contable de 7,5 millones de euros.

El grupo indicó en su momento que su intención es proponer a los bancos distintas alternativas para la reestructuración de la deuda y reconoció que la continuidad de las operaciones estaba condicionada a la resolución “satisfactoria” del proceso de refinanciación y a la obtención de fuentes de financiación adicionales que permitan la ejecución del Plan Estratégico 2013-2016 y garantice la “viabilidad de la compañía en el corto, medio y largo plazo”.

“El no poder ejecutar el Plan de Negocio podría tener un impacto relevante en la valoración de los importes recuperables de los fondos de comercio y de los activos por impuesto diferido registrados en el activo del balance de situación que determinaría la existencia de pérdidas por deterioro de los mismos”, advirtió entonces la empresa. 

En paralelo, la compañía anunció en noviembre un Expediente de Regulación de Empleo, que incluye suspensiones temporales de empleo (ERTE) y extinción de contratos (ERE), para un total de 105 trabajadores, que en estos momentos se está negociando con los sindicatos.

De los 105 contratos de trabajo incluidos en el nuevo ERE, 40 son empleados no incluidos en el expediente de 2013, mientras que 65 son contratos que ya habían estado incluidos en el expediente anterior, que afectó a 159 personas, pero que todavía no se han ejecutado.

Este proceso, que la compañía espera llevar a cabo en los primeros seis meses de 2014, afectará a empleados de las divisiones Amper S.A, compuesta actualmente por 60 trabajadores, de Amper Sistemas, con una plantilla de 241 personas, y Landata Comunicaciones de Empresa, con 24 trabajadores.

Normas