El grupo inició en 2007 los contactos para levantar un macrocomplejo en España
Sheldon Adelson, en una imagen de archivo.
Sheldon Adelson, en una imagen de archivo.

Eurovegas: seis años mareando

En 2007 representantes de Las Vegas Sands llegaron a reunirse con responsables políticos y constructoras en España para valorar la posibilidad de instalar uno de los macrocomplejos de juego y ocio de la multinacional estadounidense en el país. La compañía desistió de esos planes cuando cayó Lehman Brothers, en septiembre de 2008, y los directivos de la empresa de juego y ocio abandonaron España. El banco era el principal financiador de Las Vegas Sands y la caída de la entidad financiera casi precipita la desaparición del grupo de Sheldon Adelson: de los 130 dólares por acción a los que había llegado a cotizar la compañía se derrumbó por debajo de los tres dólares.

Pero los hombres de Adelson volvieron a España. El propietario de Las Vegas Sands destinó unos 1.000 millones de dólares de su bolsillo para reflotar la compañía. Tuvo éxito con sus apuestas de abrir macrocomplejos en Macao y Singapur recuperando así el crédito de bancos y políticos.

En 2011 el entonces ministro de Industria, Miguel Sebastían, anunció conversaciones con Las Vegas Sands, que planeaba instalarse o en Madrid o en Barcelona. En agosto de 2011 el consejero delegado de Las Vegas Sands, Michael Leven, en una entrevista que puede consultarse en el portal de internet del grupo, afirmaba que en cuatro o cinco meses tendrían claro la localización del complejo en España. Pero la decisión final se fue retrasando.

A las tres de la madrugada, hora española, del día 8 de septiembre de 2012 el grupo comunicó que levantaría su proyecto español en Madrid. "El Gobierno regional de Madrid ha sido un fuerte defensor para este proyecto potencial y valoramos la energía que han puesto en el proceso", dice el presidente de Las Vegas Sands en su comunicado.

En febrero de 2013 en una conferencia de prensa organizada en Madrid a la que asistieron Michael Leven, consejero delegado de Las Vegas Sands, e Ignacio González, presidente de la Comunidad de Madrid, este último anunció que la primera piedra de Eurovegas se pondría en diciembre de 2013, y que antes se organizaría un concurso público para que otras empresas interesadas en proyectos similares acudieran al mismo.

Sin embargo, durante este año no se ha concretado ningún concurso público. A mediados de año comenzaron a aflorar fuertes dudas sobre el complejo español. En una conferencia ofrecida en octubre en Las Vegas por Michael Leven el ejecutivo del grupo se refirió a la complejidad que suponía negociar con los Ejecutivos locales, autonómico, nacional y europeo a la hora de abordar el proyecto en Madrid. A pesar de las dudas creadas, en un comunicado oficial de Las Vegas Sands del pasado mes de septiembre, la multinacional aseguraba que “no existen barreras financieras para que la empresa pueda iniciar o completar el proyecto propuesto en Madrid”, y destacaba que tenía un “balance financiero sólido” y capacidad “para asegurar la financiación necesaria”.

La desilusión olímpica de Madrid inyectó todavía más dudas al proyecto de Adelson. Al tiempo que la elección de Japón como país que organizará las Olimpiadas en 2020 alentaron las posibilidades de que el grupo estadounidense levantara uno de sus complejos en el país asiático. Son los casinos de Singapur y Macao los que más ingresos generan para Las Vegas Sands, por lo que la multinacional podría optar por desechar su proyecto español y potenciarse en Asia. Japón estudia ahora permitir la creación de casinos; la compañía de Adelson ya ha comentado su fuerte interés por instalarse en Japón.

Entidades como JPMorgan o S&P han publicado en las últimas semanas informes valorando muy positivamente la futura evolución en Bolsa de Las Vegas Sands, pero apuntando que lo normal sería que el grupo aparacar su proyecto español. Finalmente el grupo ha anunciado hoy que abandona Eurovegas.

Normas