Breakingviews

La oportunidad de Uruguay

La legalización de la marihuana debería proporcionar un impulso a la economía de Uruguay, pero hay posibilidades de que pueda provocar algo aún más grande. El país sudamericano es el primero en legalizar el comercio de marihuana con una producción en cooperativas, ventas restringidas a la población local y precios fijos. Los holandeses lo hicieron bien con el turismo del cannabis, pero en última instancia la agroindustria podría ser el ganador en Uruguay. Holanda despenalizó el consumo de marihuana en 1976, y en 1995 una estimación del Gobierno cifró la contribución del producto a la economía nacional en 1.400 millones de euros, sobre todo gracias a la afluencia de visitantes de otros lugares. El año pasado, Holanda prohibió la venta de marihuana a los extranjeros.

El pueblo de Uruguay, sin embargo, es menos permisivo que su presidente, José Mújica. Solo el 30% de la ciudadanía apoya esa propuesta. La nueva legislación prohíbe la venta a los extranjeros y los compradores deben ser anotados en un registro central que les permite comprar 40 gramos al mes. La producción se limita a modestas cooperativas y a pequeñas cantidades cultivadas en casa.
A pesar de las protestas de la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes, la reciente despenalización en Estados Unidos, en Colorado y Washington, sugiere que las restricciones a la marihuana pueden estar desapareciendo. Eso abre la posibilidad de poner en marcha una producción con control de calidad, de forma similar a la del tabaco y el alcohol.

Quién sabe...con un poco de conocimientos de marketing , Uruguay podría incluso ser capaz de crear una imagen de marca en todo el mundo, al estilo de la que Escocia ha construído con con el whisky . Como potencial de crecimiento, sería una verdadera chispa.

Normas