La elección no se hace al azar
Celebración por el premio Gordo de la lotería de Navidad en una administración.
Celebración por el premio Gordo de la lotería de Navidad en una administración.

Manías o costumbres para comprar la lotería de Navidad

Nueve de cada diez españoles asegura tener alguna forma especial en la elección de los números que jugará, según una encuesta de la plataforma de venta de lotería Ventura24

Aunque solo el azar decide qué número se lleva cada año el premio Gordo de la lotería de Navidad, nueve de cada diez españoles confiesa tener algún tipo de rito para elegir sus décimos.

La mayoría compra los décimos de su empresa o los que le ofrecen sus allegados. Otros prefieren acudir a las administraciones de lotería y páginas de internet, que hayan entregado grandes premios años anteriores, con la ilusión de contagiarse de esa suerte.

“El hecho de que nos toque el Gordo es simplemente una cuestión de azar, pero nuestros clientes ya son fieles a sus costumbres con ciertas supersticiones o manías. Ya sea por miedo a que si dejan de hacerlo, toque; o porque haciéndolo les han tocado pequeñas cantidades que siempre les anima a seguir jugando”, afirma Zuriñe Sáez de Viteri, directora general de Ventura24.es.

Esta compañía, que repartió el Gordo el año pasado entre cerca de 800 clientes, espera que ese golpe de suerte aumente sus ventas este año en un 25%, con respecto al año pasado.

Desde el día de su nacimiento, el 18 de diciembre de 1812, hasta la fecha, son muchas las peculiares y tradiciones que han pasado a formar parte del Sorteo Extraordinario de la Lotería de Navidad. Comprar el mismo número año tras año, pasar el décimo por la tripa de una embarazada o por la espalda de un jorobado son algunas de las supersticiones más conocidas.

El mismo día del Sorteo Extraordinario de Lotería de Navidad es típico que los compradores de lotería lleven un alfiler puesto en la chaqueta, una moneda de oro, una llave de hierro en el bolsillo o algún colgante de valor sentimental que atraigan hacia ellos el mayor de los premios.

Además de estos amuletos, existen varios conjuros populares que pretenden atraer a la fortuna. Así, en algunas casas de Galicia es tradición colgar el boleto en una herradura para que la suerte entre en su hogar. También los hay que colocan el décimo cerca de la virgen o alguna figura religiosa con la esperanza de recibir el Gordo.

Mediático es el caso de la administración de lotería La Mexicana de Alcorcón (Madrid), que repartió el Gordo en 2010 después de haber contratado los servicios de una médium. Además de el Gordo, en el 2010 repartió el 5º premio y en el 2011 dio el segundo premio del Sorteo del Niño.

Normas