La rentabilidad del bono a diez años, en el 4%
Operador en la Bolsa de Nueva York.
Operador en la Bolsa de Nueva York. REUTERS

Al Ibex le fallan las fuerzas y pierde los 9.400 lastrado por Wall Street

El Ibex lo intentó, pero no lo consiguió. Las caídas de los pesos pesados de la Bolsa española dieron al traste con los esfuerzos del selectivo, que a punto estuvo de conquistar los 9.500 a lo largo de la sesión. Sin embargo, las dudas sobre la retirada de los estímulos por parte de la Fed y las caídas registradas en Wall Street (el Dow Jones ha cerrado con un descenso del 0,81% y el S&P del 1,13%) terminaron ganando la partida. El selectivo concluyó con una caída del 0,84% hasta los 9.358 puntos en línea con la corriente bajista que recorrió las principales plazas del Viejo Continente. Así, el Dax alemán se dejó un 0,41%, el Cac francés bajó un 0,10%, el Footsie británico, un 0,24%, el Euro Stoxx retrocedió un 0,46% y el Mib italiano se convirtió en el farolillo rojo con un descenso del 1,44%.

Esta tendencia de indecisión y pequeñas correcciones puede que se prolongue hasta la semana que viene, momento en que se reunirá el Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal para decidir el futuro de la política monetaria. Algunas firmas de análisis como Link Securities creen que el banco central estadounidense esperará hasta bien entrado el primer trimestre de 2014 para comenzar a reducir la compra de bonos, fijada actualmente en los 85.000 millones de dólares al mes (62.000 millones de euros). No obstante, el acuerdo alcanzado entre republicanos y demócratas la madrugada del miércoles para dar salida a un presupuesto de consenso podría acelerar el proceso.El pacto entre ambas formaciones políticas asegura la financiación durante dos años y evita un nuevo cierre del Gobierno como el acontecido el pasado mes de octubre.

En el plano doméstico el protagonismo lo acapararon las cuentas de Inditex y las operaciones de Popular y Santander.

El grupo textil publicó los resultados del tercer trimestre de su ejercicio fiscal y las cuentas divulgadas se situaban en línea con lo esperado por los analistas. Los inversores recibieron la noticia con moderado entusiasmo pero este se fue apagando conforme transcurrían las horas. Finalmente las acciones del gigante de la distribución se dejaron un 1,14% hasta los 112,95 euros.
Popular, que ayer anunció una operación en México por la que ampliará capital en 450 millones de euros, concluyó con un descenso del 1,44%. El banco, que permaneció suspendido de cotización durante 20 minutos, se convirtió en el segundo valor que más cayó, solo superado por BME(-4,38%). La entidad que preside Ángel Ron da el salto al Atlántico y desembarca en Latinoamérica con la compra del 24,9% del banco mexicano BX+. La operación dará entrada a la familia del Valle en el accionariado de Popular, que tendrá así el 6% del capital.

Por su parte, a Santander le tocó ayer pulsar la opinión de los inversores después de anunciar el martes que compraba el 8% de Bank of Shangai. Retrocedió un 1,36%.

El principio de acuerdo para la unión bancaria, largamente anticipado por los inversores y marcado por el triunfo de las tesis alemanas apenas movió el mercado europeo. Mientras tanto, la prima de riesgo española sigue asentada en sus mínimos de 2011 y cerró en los 222 puntos básicos. La rentabilidad del bono español a 10 años unos instantes llegó permanecer por debajo del 4%, algo que no sucedía desde noviembre.

El euro se sitúa en 1,38 dólares, nivel de septiembre de 2011

En el mercado de divisas la situación continúa siendo la misma. El euro sigue ganando terreno frente al dólar y se cambia ya a 1,38 billetes verdes, niveles que no se veían desde septiembre de 2011. Las razones que justifican la fuerte escalada de la divisa europea, que suma ya siete sesiones consecutivas al alza, se deben fundamentalmente a la actitud de los bancos centrales y las dudas que genera la política monetaria estadounidenses. La falta de nuevas medidas concretas por parte del BCE, que permanece a la espera de ver el impacto de la última rebaja de tipos, ha sido la responsable de los últimos incrementos.En la pasada reunión, Draghi aplazó las iniciativas destinadas a reactivar el crédito en 2014 aunque aseguró no obstante, estar preparado para actuar cuando fuera necesario.

A la ausencia de novedades del supervisor se suman los rumores que circulan sobre la decisión que finalmente adopte la Fed. La economía estadounidense sigue haciendo gala de su fortaleza tal y como evidencian el dato de PIB del tercer trimestre que sitúa la tasa anual en el 3,6%.A ello hay que sumar la buena marcha del mercado laboral que en noviembre creó 196.000 nuevos puestos de trabajo, superando las expectativas de los analistas. Sin embargo, EE UU se enfrenta en los próximos meses a su gran reto, continuar esta senda sin la ayuda de la Fed. De momento no hay fecha para la retirada de los estímulos. El 18 de diciembre Bernanke comparecerá ante los medios tras la reunión que mantenga el FOMC para dar a conocer el nuevo cuadro macroeconómico. Todo indica que los primeros meses de 2014 será el momento elegido para proceder a la disminución del ritmo de compras de deuda. El fin de la política acomodaticia podría provocar correcciones, aunque algunos creen que gran parte del efecto ya ha sido descontado.

Normas