Realiza paradas intermitentes para evitar las horas más caras
Planta de Siderúrgica Sevillana en Alcalá de Guadaíra.
Planta de Siderúrgica Sevillana en Alcalá de Guadaíra.

Siderúrgica Sevillana paraliza parte su producción por los costes energéticos

Desde el día 4 hace paros intermitente para no fabricar en horas más caras

Desde el pasado día 4, Siderúrgica Sevillana ha reducido su producción durante más de 20 horas al no poder soportar el incremento de los precios de la energía, que se han duplicado respecto a diciembre del año pasado y marcan máximos en una década. Mientras el precio medio de la electricidad de diciembre de 2012 en horas valle (periodo tarifario 6) fue de 31,09 euros/MWh, en lo que va de este mes ha llegado a alcanzar los 81,58 euros/MWh. El peso de la energía respecto al total de costes del sector del acero ha pasado en este año del 21% al 36%.

 La siderúrgica propiedad del grupo italiano Riva Forni Elettrici, que tiene sus instalaciones en Alcalá de Guadaíra, mantendrá esta medida al menos hasta el 22 de diciembre. Su caso se considera la punta de lanza de lo que está ocurriendo en la industria electrointensiva, en la que “la brutal subida de la energía, que es ya entre un 20%y un 25% más cara que en los países con los que competimos, va a obligar al cierre de muchas empresas del sector a medio plazo”, asegura Manuel Castro, responsable de relaciones institucionales de la empresa.

Desde el pasado fin de semana la organización de Siderúrgica Sevillana se ha trastocado. La fábrica tiene dos turnos de ocho horas y en estos días han dejado de producir dos horas cada día (tres, del domingo al lunes), que se corresponden con aquellas en que la energía cotiza más caro, superando incluso los 100 euros/MWh. La planta sevillana fabrica barras corrugadas para la construcción y perfiles comerciales.

“Estamos produciendo lo imprescindible para cumplir con los pedidos que ya están en marcha y para mantener un stock de seguridad, pero no contratamos nada nuevo”, señala Castro. Al margen de otras dificultades, para la empresa se trata de una situación excepcional “por la fuerte subida de los costes de la energía”.

Si la situación persiste, la compañía deberá tomar medidas “de mayor calado”

Siderúrgica Sevillana, que da empleo de forma directa a 350 personas y a 250 de forma indirecta, lo que incluye a proveedores o transportistas, está intentando evitar de momento medidas más drásticas. “Queremos que estos ajustes de la producción tengan la menor repercusión sobre la plantilla, que en las horas en que no se produce se están dedicando a tareas auxiliares”. Pero se desconoce cuánto puede durar una situación, que se analiza cada día. En una de las jornadas ha habido un turno completo que no ha trabajado.

La compañía no puede cerrar completamente la producción, pues en ese caso perderían los clientes con los que tiene pedidos comprometidos y porque un nuevo arranque tendría un elevado coste. Se trata de “evitar los precios más altos dentro de los turnos productivos”, según su responsable de relaciones institucionales, quien añade que, si la situación se prolonga, y todo indica que así será, “tendríamos que adoptar decisiones de mayor calado”.

El profundo malestar del sector siderúrgico con la reforma eléctrica del Gobierno, especialmente con el nuevo servicio de interrumpibilidad y sus recortes, no es menor en la empresa sevillana con medio siglo de historia, “que ha aguantado con ejemplaridad los cinco años de crisis”, en que se han evitado ajustes de plantilla.

Siderúrgica Sevillana es la novena compañía del ranking de exportadores de Andalucía, con unas ventas en el exterior de 238 millones el año pasado. En un momento en que el sector está sobreviviendo gracias a las exportaciones, con las que se está compensando el hundimiento de la demanda interna, el incremento de los precios de la energía resultan un mazazo a su competitividad internacional.

Hasta el momento, la compañía había mantenido el tipo: en 2012 facturó 347,10 millones de euros, con un crecimiento del 3,1%. También su producción subió un 4%, hasta 703.000 toneladas e incrementó ligeramente la plantilla. La empresa tiene un ERE aprobado pero que no ha aplicado.

Su materia prima, la chatarra, procede en un 50% de España y en el otro 50% del exterior, mientras que el 70% del acero corrugado que produce se exporta a países como Portugal y el norte de África, donde competimos con empresas de antiguos países del Este, Turquía y China.

“Las leyes de mercado se han alterado totalmente”

Una de las cuestiones que más sorprende en estos días de fuertes subidas de los precios en el mercado mayorista de la electricidad (pool) es la alteración total de las leyes de mercado que se está produciendo. Resulta muy extraño que “en los periodos de menor consumo, como son sábados, domingos, puentes y festivos, los precios estén alcanzando niveles récord”, amén de la sobrecapacidad que hay en el sistema. Así lo aseguran los responsables de Siderúrgica Sevillana.

En la compañía han observado una “anomalía” en los precios de este mes de diciembre, en que se han registrado cotizaciones que no se alcanzaban desde los primeros años de la pasada década, mucho antes de la crisis económica.

Además, el comportamiento del mercado español difiere del de otros países europeos, donde el precio medio en las horas valle en que producen la industria intensiva en consumo eléctrico, es de unos 44 euros/MWh. En algunos países, como Alemania, incluso inferior: 32 euros/MWh. Por otra parte, los precios de los mercados de futuro auguran también una subida aún mayor hasta el próximo 22 de diciembre:88,76 euros/MWh de media diaria. Con este precio, para la compañía sevillana el coste de la energía representaría casi la mitad del total de costes de transformación industrial.

En esta compañía y otras del sector del acero, que podrían seguir sus mismos pasos, atribuyen lo que está pasando a la reforma eléctrica del Gobierno. Además, los precios se están disparando, como suele ser habitual, en los días previos a la celebración de la subasta Cesur, que determinará la TUR del primer trimestre.

Normas
Entra en EL PAÍS