Informe de Axesor

Barón de Ley, la apuesta por el negocio exterior

Barón de Ley es una firma de referencia en el mercado vitivinícola español, especializada en el segmento de vinos de alta gama. La empresa cuenta con una excelente distribución de la cartera de clientes y proveedores, una estructura financiera equilibrada y una notable flexibilidad financiera, que llevan a Axesor a otorgarle un rating de BBB con tendencia estable. El equipo de Axesor Rating considera que Barón de Ley puede atender sus compromisos de pago, “sin que se prevea que pueda sufrir tensiones de liquidez". Sin embargo, la compañía afronta ahora el reto de reforzar su proyección en el extranjero.

En 2012, el 57% de la facturación se concentró en el mercado español, caracterizado por “el creciente descenso del consumo". Barón de Ley ha incrementado durante 2013 su presencia en Europa y EE UU. La apuesta internacional es el gran desafío que deben asumir estas bodegas, que han visto cómo en los últimos ejercicios no han logrado generar el suficiente efectivo para financiar la totalidad de las inversiones.

La compañía adolece además de un significativo incremento de la deuda financiera. Así queda de manifiesto en la evolución del ratio de deuda financiera neta sobre ebitda, que al término del primer semestre se situó en 6,56 veces, frente a las 4,06 del mismo periodo de 2012. Entre los factores que han motivado esta situación destaca la formalización en 2012 de un préstamo de 37,7 millones de euros que, posteriormente, ha invertido en imposiciones a plazo fijo y en deuda soberana de largo plazo de España e Irlanda.

Axesor valora de forma “negativa" el aumento de la deuda financiera, pero considera que el impacto en las condiciones de solvencia “no es significativo", porque “el nivel de apalancamiento se mantiene dentro de unos límites adecuados". Barón de Ley cuenta además con la ventaja de disfrutar de una adecuada capitalización, dado que el patrimonio neto representa un 58% del total de las fuentes de financiación.

El perfil financiero del grupo se ve fortalecido por unos niveles "positivos" de rentabilidad económica y financiera. Así, el ROE (return on equity) se situó en el primer semestre de este año en el 5,02%, mientras que el ROA (return on assets) fue del 2,54%. Esta dinámica se ve impulsada por una gestión empresarial que Axesor califica como “óptima", determinada por “una clara apuesta por el crecimiento orgánico del grupo".

La distribución de la cartera de clientes no refleja una “concentración significativa del riesgo de crédito" y está distribuida entre un amplio número de clientes y contrapartes, que permite a la sociedad “un alto poder de negociación". Del mismo modo, la cartera de proveedores está “correctamente diversificada". Adicionalmente, el representativo nivel de autoabastecimiento –la empresa cuenta con 1.000 hectáreas de viñedo propio en La Rioja– reduce la dependencia de la compañía de dichos proveedores.

Axesor estima que, aunque el grupo está experimentando descensos en su volumen de facturación en el mercado doméstico, su progresiva internacionalización y una estructura financiera equilibrada y flexible otorgan estabilidad a la calificación crediticia de Barón de Ley.

Normas