Supondrá una inyección de un billón de dólares para la economía global
El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el brasileño Roberto Azevedo. EFEArchivo
El director general de la Organización Mundial del Comercio (OMC), el brasileño Roberto Azevedo. EFE/Archivo EFE

El Gobierno prevé que el acuerdo de la OMC impulse las exportaciones

El Gobierno ha valorado positivamente el acuerdo alcanzado en Bali (Indonesia) en la Organización Mundial de Comercio (OMC), al considerar que impulsará las exportaciones españoles y con ello la salida de la crisis. En un comunicado conjunto de los ministerios de Economía y de Agricultura, la delegación española, encabezada por el ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, se ha congratulado del “histórico” acuerdo alcanzado por los 160 países de la OMC.

Para el Ejecutivo, "el acuerdo refuerza el papel de la propia OMC y va a suponer un revulsivo para la Ronda de Doha y un pilar fundamental para impulsar el comercio internacional” y relanzará las negociaciones de la Agenda de Desarrollo de Doha, configurada como la ronda de negociaciones para la liberalización del comercio más ambiciosa de cuantas han existido hasta el momento. “La Ronda Doha, iniciada en 2001, sale así de la situación de estancamiento en la que se encontraba en estos últimos años. Es previsible que a lo largo de 2014 se puedan retomar todos los capítulos de la negociación que hasta ahora estaban bloqueados”, considerado el Ejecutivo.

La OMC ha alcanzado este sábado el primer acuerdo de reforma comercial de alcance mundial después de que Cuba retirara su veto al pacto, lo que se traduce la mayor reforma del tráfico mercantil global que se ha hecho hasta ahora y que podría significar una inyección de hasta un billón de dólares --729.630 millones de euros-- en la economía mundial.

Es el primer acuerdo que se firma desde 1995 y pone fin a doce años de negociaciones infructuosas entre los 159 países miembro de la OMC, que recobra la confianza en su tarea de hacer disminuir las barreras comerciales a nivel global.

Es el primer acuerdo que se firma desde 1995 entre los 159 países miembros de la OMC

 Los detractores, como World Development Movement, calificaron de insuficiente los compromisos adquiridos en Bali y de beneficiosos para las grandes corporaciones y no para los pobres.

El director general de la OMC, el brasileño Roberto Azevedo, celebró el éxito como histórico y dijo que representa el renacimiento de la organización que dirige desde el pasado septiembre.“La OMC ha vuelto a la vida en las últimas semanas. Hemos visto esta organización como debe de ser: negociadora y dinámica en busca de acuerdos”, indicó Azevedo durante la ceremonia de clausura.

Azevedo, apoyado por el país anfitrión, Indonesia, es el principal artífice de que esta conferencia que se inauguró el martes sin expectativas tras el fracaso de las negociaciones en Ginebra, en noviembre, concluyese con consenso. El ministro de Comercio e Industria de India, Anand Sharma, confirmó las perspectivas iniciales el miércoles en su intervención en el primer día de sesiones plenarias al decir que su país no iba a negociar en Bali sobre seguridad alimentaria.

A Azevedo le costó hasta el viernes por la noche, después de posponer la clausura, para presentar a los participantes un texto aceptable para India y otros países que se negaban a prescindir de sus programas de alimentos para los pobres.

Cuando parecía que el camino se había allanado, Bolivia, Cuba, Nicaragua y Venezuela pusieron objeciones en la madrugada del sábado. La posición en general de ese grupo partía de considerar inaceptable que la OMC busque facilitar el comercio y se mantenga el embargo sobre Cuba.

“La OMC ha salido del lugar oscuro donde se encontraba (...) el acuerdo favorece a todos, pero en particular a millones de pobres de los países menos desarrollados”, manifestó el comisario europeo de Comercio. “Creo que debemos mucho al director general (Azevedo). A sus conocimientos, su capacidad negociadora”, añadió De Gucht en otro momento de la rueda de prensa.

A la OMC le queda a partir de esta novena conferencia ministerial que los gobiernos de los países miembros ratifiquen los acuerdos alcanzados en Bali, lo que podría requerir varios años, y completar la Ronda de Doha.

Para España, los nuevos asuntos que debería abordar la OMC son “fijar un marco global para el crédito a la exportación con apoyo oficial; reglas sobre tasas a la exportación; y también ofrecer un marco para la estabilidad jurídica a los inversores internacionales”, según apuntó el ministro español de Agricultura, Miguel Arias Cañete, en Bali.

Normas