Emprendedores
Una mujer utilizando una fotocopiadora.
Una mujer utilizando una fotocopiadora.

Las marcas blancas de la tinta trabajan con red

La empresa ConZumo ha crecido en el último año gracias a la venta de cartuchos y tóneres a través de internet

Aunque cada vez son más los documentos que se utilizan solo en formato digital, el papel sigue ocupando un espacio importante en oficinas y domicilios particulares. Por ello las impresoras siguen siendo un aparato imprescindible que, sin embargo, da más de un quebradero de cabeza a los usuarios. Y es que adquirir cartuchos de tinta y tóneres para recargarlas puede convertirse en una tarea complicada, sobre todo si se busca un buen precio. Con esta situación en mente, Niklas Gustafson, un empresario sueco afincado en Madrid, creó en 2006 ConZumo. Esta empresa ofrece a través de su página web 10.000 referencias de cartuchos, entre los que hay productos tanto originales como compatibles.

De hecho, estos últimos son la estrella de la tienda online ya que permiten a sus clientes un ahorro que puede ser de hasta el 70% con respecto a los consumibles oficiales. Octavio Laguía, director general de esta pyme, explica que la crisis les ha permitido experimentar un rápido crecimiento en el volumen de ventas. “Hace algunos años había una pequeña reticencia hacia el uso de las marcas blancas”, cuenta, “pero la crisis ha empujado a la gente a probar estos productos”. El director general de ConZumo asegura que una vez que los clientes han comprobado que la calidad y el servicio de los compatibles son iguales que en los cartuchos originales, es habitual que vuelvan a comprarlos.

Los fabricantes oficiales suelen argumentar que este tipo de repuestos puede producir daños en las impresoras, pero desde esta empresa aseguran que no existe ninguna relación. Para dar más seguridad a los usuarios, la tienda online garantiza que en caso de que el aparato sufra una avería provocada por la tinta que venden, el gasto de la reparación lo asumiría directamente ConZumo (un caso que, de momento, afirman que no se ha dado).

Otro aspecto que ha debido tener en cuenta este negocio es el de las patentes, ya que los componentes compatibles pueden entrar en conflicto con los derechos de las grandes compañías. En esta pyme intenta cuidar al máximo ese aspecto y da de baja cualquier producto que pueda infringir la ley.

La crisis económica ha jugado un importante papel en el desarrollo de la empresa que en los últimos 16 meses ha pasado de registrar 5.000 pedidos al año a 10.000. Además también han visto cómo el número de unidades en cada uno de sus envíos ha aumentado (a tres productos de media en la actualidad). Este año, ConZumo espera cerrar el ejercicio con una facturación de un millón de euros.

España es por el momento el único mercado en el que trabaja esta pyme, aunque en 2014 sus responsables planean comenzar un proceso de internacionalización que arrancará con en Portugal. Si el funcionamiento allí es bueno, la dirección no descarta que el próximo destino sea Latinoamérica. Europa tendrá que esperar de momento, según Laguía. “Allí el mercado de la tinta compatible es más complejo porque empezó a moverse dos o tres años antes que en España y está más maduro”, añade el director general, que también explica cómo la experiencia europea sirvió de inspiración para crear la empresa.

El 60% de sus ventas son de compatibles

Aunque cada vez son más los que se decantan por evitar los cartuchos originales para sus impresoras, el grueso del mercado lo siguen formando las grandes empresas que todavía se decantan por los productos oficiales. Sin embargo, desde ConZumo aseguran que entre sus clientes, consumidores y pymes, las ventas de compatibles alcanzan ya el 60% del total

A lo largo de los siete años que lleva en funcionamiento, ConZumo ha ido diversificado también la gama de productos que oferta, y a los cartuchos de tinta ha añadido a otro elemento imprescindible (y generalmente caro) del hardware: las baterías y cargadores compatibles para varios modelos de ordenadores portátiles, cámaras fotográficas, smartphones y tablets. A estos elementos podrían unirse muchos más ya que la empresa quiere seguir apostando por los consumibles para informática.

Normas