El 82% está interesado en mantener el negocio, según un estudio
Franquicia del restaurante Lizarran.
Franquicia del restaurante Lizarran.

La 'fidelidad' de un franquiciado a la marca es de 12 años

El 82% afirma estar interesado en seguir asociado a la marca con la que trabaja

La crisis ha propiciado la aparición de un perfil más cauto y selectivo

El 31% de los franquiciados apuesta por una marca, por la imagen y por la comunicación corporativa, valorando estos aspectos por encima de otros como la operativa o el nivel de inversión. Son algunas de las conclusiones del primer informe de Satisfacción del Franquiciado que se realiza en España, realizado por la consultora Barbadillo y Asociados.

Del mismo, también se deduce que un 82% de los franquiciados que opera en España estaría interesado en continuar como asociado de su marca una vez haya expirado el período contractual actual, en contraste con el 18% que afirma sentirse defraudado con su marca en particular y con el sistema de franquicia, en general.

El informe revela una creciente preocupación del emprendedor por la elección del sector, negocio y marca bajo la que operar. Así, del 60% de los franquiciados que afirma haber comparado entre diversas alternativas de negocio, un 75% lleva menos de cinco años dentro de su red de franquicia. Por el contrario, los emprendedores que pasaron a ser franquiciados de una marca hace más de un lustro tenían clara su elección y no realizaron ninguna comparativa. Este mayor grado de exigencia, viene motivado por dos realidades fundamentalmente: por una parte, el acceso más fácil y directo a una información mayor; y por otra, la actual coyuntura económica que ha propiciado la aparición de un franquiciado más cauto y selectivo.

Hasta un 96% de los encuestados asegura que recibió información suficiente (entre ella, cuentas de explotación del franquiciado) por parte de su franquiciador para poder tomar la decisión de asociarse a una marca con criterio, existiendo sólo un 4% que expresa que, de haber recibido más información, hubiera optado por otra franquicia.

En contraste, los franquiciados afirman que el grado de exigencia o selección para entrar a formar parte de su franquicia fue relativo y, en concreto, hasta un 28% de ellos afirma que su propio proceso de selección como candidato fue escaso; dicha cifra se eleva hasta el 36% cuando se pregunta sobre la exigencia con respecto a la ubicación propuesta.

La actividad de Marketing, uno de los principales atractivos o ventajas de pertenecer a una cadena de franquicias y por lo que un 31% de los franquiciados optó por su marca, es de los aspectos a mejorar claramente por parte de las centrales de franquicia, ya que un 57% de los encuestados afirman que existe una escasa transparencia con los fondos recaudados para tal fin, es decir, no saben a qué acciones se está destinando el canon de publicidad que abonan periódicamente a su franquiciador. Por otra parte, un 56% opina que el fondo de marketing no se emplea adecuadamente.

El grado de satisfacción se incrementa cuando se cuestiona el canon de mantenimiento y la justificación de su pago. En este sentido, un 54% de los franquiciados opina que el royalty mensual que paga a su central está justificado o muy justificado. En el extremo contrario, se encuentran los franquiciados que opinan que dicho pago se justifica poco o muy poco, baremo que llega hasta el 17% del total de encuestados. Aglutinando un 29% de las respuestas, se encuentra el grupo que considera que el royalty se justifica sólo relativamente.

El estudio se ha realizado entre 550 franquiciados de distintas marcas que operan bajo el régimen de franquicia en nuestro país, pertenecientes a los siguientes sectores: alimentación, agencias de viaje, estética, formación, guarderías, moda femenina, moda infantil, restauración, servicios a domicilio y servicios al automóvil.

 

500.000 euros y una inversión superior a la pactada

En lo que a financiación se refiere, hasta un 60% de los franquiciados tuvo que recurrir a un crédito para poner en marcha su negocio. De estos, un 90% eran emprendedores que pusieron en marcha negocios cuya inversión se encontraba por encima de los 50.000 euros. De ese 60%, hasta un 38% solicitó un crédito por un porcentaje superior al 75% y, de estos, un 80% llegó a solicitar el cien por cien de la inversión inicial. Un punto por debajo (37%) se encuentra el grupo que solicitó entre un 25% y un 50%; finalmente, un 25% solicitó entre el 51% y el 75% de la inversión total. El 34% confirma que la inversión que tuvo que realizar para emprender su negocio fue superior a la inicialmente transmitida por el franquiciador, sobre todo para acondicionar el local.

Normas