Por la falta de aportaciones para atajar el déficit eléctrico
El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal. EFEArchivo
El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal. EFE/Archivo EFE

El Gobierno "nunca va a permitir" que la luz suba un 14 % de golpe

El secretario de Estado de Energía, Alberto Nadal, ha afirmado hoy que el Gobierno “nunca va a permitir” que haya un subida en el entorno del 12 %-14 % del recibo eléctrico “de golpe” como consecuencia de la falta de aportaciones presupuestarias para atajar el déficit eléctrico.

“Esa subida es impensable, el Gobierno no va a permitir esa subida de la electricidad”, ha afirmado Nadal en declaraciones a los medios tras su intervención en las jornadas del sector gasista español organizadas por Expansión, diario que hoy apuntaba a ese incremento del 14 % según el sector eléctrico.

Nadal ha señalado que la falta de aportaciones presupuestarias al sistema eléctrico, un cambio introducido el pasado viernes en una enmienda del PP a la ley eléctrica en el Senado, generará un déficit este año, de hasta 3.600 millones, que como está establecido se pagará en 15 años.

“No tendría sentido que este déficit generado de forma extraordinaria se pagara de golpe” por los consumidores, ha señalado.

Sobre cómo se podrá colocar esa deuda de este año, unos 3.600 millones, Nadal ha recordado que son las eléctricas las que tienen un derecho de cobro contra el sistema y que ellas podrán colocarla aunque ha dejado en el aire si contarán con el aval del Estado.

“Habrá que hablarlo”, ha apuntado.

El déficit de tarifa es el desfase generado entre los ingresos y los costes del sistema eléctrico y que acumula una deuda superior a 26.000 millones.

El Gobierno abordó en julio una reforma para atajar la generación de este déficit que contemplaba una aportación vía Presupuestos de 900 millones correspondientes a los sobrecostes extrapeninsulares junto a un crédito extraordinario de 2.200 millones.

Sin embargo, el Grupo Popular en el Senado, que cuenta con mayoría absoluta, ha presentado enmiendas para eliminar estas aportaciones presupuestarias, al mismo tiempo que permite un déficit de hasta 3.600 millones este año, frente a la anterior previsión de equilibrio.

La tarifa de último recurso (TUR), la única que fija el Gobierno y que ha cambiado su nombre por precio voluntario al pequeño consumidor (PVPC), se revisa en función de dos factores: los peajes que fija Industria para retribuir las actividades reguladas (transporte, distribución y primas renovables, entre otras) y la evolución del mercado.

El precio del componente de energía se determinará el próximo 19 de diciembre en la subasta Cesur, donde se compra y vende la electricidad para el suministro a tarifa.

Por lo que respecta a los peajes, la reforma establece que a partir del próximo año ya no responderán a decisiones del Gobierno, sino que se determinarán de forma automática para ajustarse a las necesidades de ingresos de las actividades reguladas.

Normas