La operadora lanza el Proyecto de Transformación de Operaciones y Red
Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.
Sede de Telefónica en el Distrito C de Las Tablas.

Telefónica fija un plan para 'apagar' el cobre y otras redes obsoletas

La teleco quiere acelerar la simplificación de todas sus infraestructuras

Simplificación, transformación y diferenciación. Estos son los puntos estratégicos del nuevo Proyecto de Transformación de Operaciones y Red puesto en marcha por Telefónica España para esta división (una de las más relevantes de la compañía), según ha podido saber CincoDías. Un programa con el que la operadora busca planificar los objetivos para los próximos años.

El plan se pone en marcha en un momento de crisis económica y en el que el sector está marcado por la competencia en todas las redes, la caída de ingresos, la limitación de los presupuestos y la mayor exigencia de calidad de los clientes. La teleco busca transformar la red para dotarla de mayor capacidad, más cobertura y mejor calidad con la aplicación de las tecnologías de fibra óptica y móvil 4G.

De esta manera, Telefónica España va a poner en marcha un proceso de simplificación de la infraestructura, para dotarse de redes más pequeñas, más modernas y más baratas, reduciendo asimismo los trabajos y los equipos en el local del usuario.

Entre los puntos fundamentales destaca el apagado del tradicional cobre. En la actualidad, Telefónica España tiene 6.600 centrales con esta tecnología y su intención es reducir el número hasta 2.300 en 2020. Tal y como establece el proyecto, el apagado va a empezar de manera inmediata por las centrales que no dan servicio a otras operadoras, y en cinco años, tal y como establece la legislación, se extenderá a las centrales que sí ofrecen este servicio.

Además, dentro de este plan de transformación, Telefónica prevé el apagado generalizado de las redes obsoletas entre las que figuran las vinculadas a tecnologías como el RDSI, ATM y X25.

Al mismo tiempo, la operadora va a reducir el número de proveedores, quedándose solo con los más implicados con la teleco a nivel nacional y territorial. Telefónica quiere un único suministrador por site, buscando el menor número de elementos en casa del cliente. Así, habrá un equipo único en los domicilios de los usuarios con dos y tres servicios. La firma, además, realizará una gestión time to market, implantando nuevos productos en la medida en que aterricen en el mercado.

Dentro de la denominada transformación de la red, Telefónica impulsará la consolidación de los suministradores de red (con la territorialización de las empresas colaboradoras) y los acuerdos con competidores para compartir infraestructuras. Además, se implantará la automatización de la primera atención en centros técnicos y se potenciará la autoinstalación.

El movimiento se produce en un momento de cambio en Telefónica por la implantación de la fibra y el 4G, claves para el internet de alta velocidad. Así, la compañía está acelerando el despliegue de la fibra óptica. Bajo sus planes, cerrará 2013 con 3,5 millones de hogares pasados con esta red, para llegar a 8,5 millones a final de 2014.

En el ámbito del móvil 4G, Telefónica prevé extender su red a 65 municipios españoles de más de 100.000 habitantes con la instalación de un total de 2.000 nodos.

Impulso a la marca blanca en los equipos

Con respecto a los planes de diferenciación dentro del Proyecto de Transformación de Operaciones y Red, Telefónica quiere potenciar sus propios servicios frente a los terminales. De igual forma, la operadora quiere ampliar la utilización de la marca blanca y los equipos propios en la fibra óptica, el móvil 4G y la televisión. Una vía con la que se reduciría la factura que se paga a las compañías suministradoras de equipos.

Telefónica España quiere también que el personal de la división de Operaciones y Red, una de las áreas más amplias de la corporación con 13.000 empleados, extienda sus actividades en los domicilios de los clientes para estar más cerca del usuario.

Al mismo tiempo, la teleco quiere insistir en la reducción del outsourcing y en la internalización de actividades, estrategia puesta en marcha a finales de 2012. Así, la empresa busca que la plantilla realice proyectos técnicos de ingeniería en fibra, telefonía móvil 4G y televisión tanto en las centrales como en la calle. El objetivo es ampliar la productividad y la empleabilidad al utilizarse recursos propios.

En este caso, Telefónica quiere también una mayor polivalencia de los empleados de esta unidad. La operadora cree que cuando concluyan las tareas vinculadas al despliegue de la fibra óptica habrá colectivos cuya actividad se reducirá lo que obligará a buscar fórmulas para garantizar la empleabilidad. En este caso, la empresa insistirá en los trabajos en las casas de los propios clientes.

De igual forma, el grupo pretende reducir los recursos en la gestión y ampliarlos en la ejecución, de manera que los administrativos lleven a cabo labores de apoyo, y los encargados realicen estudios técnicos.

Reducción de la factura eléctrica

Telefónica quiere aumentar la eficiencia energética en el conjunto de sus operaciones en el mercado español. En la actualidad, el consumo energético de la compañía ronda los 200 millones de euros al año. Los responsables de la empresa creen que hay margen para reducir este consumo de forma drástica hasta los niveles que se registran en las nuevas tecnologías de telecomunicaciones.

Normas