Podría superar en dos escalones la calificación de España
Emilio Botín, presidente de Santander.
Emilio Botín, presidente de Santander.

S&P estudia elevar un escalón el rating de Santander para desmarcarlo del soberano

La agencia de calificación de riesgo S&P ha colocado el rating a largo plazo de Banco Santander en revisión positiva para elevarlo un escalón desde el actual 'BBB', tras un cambio de metodología de la agencia sobre la relación entre las notas de las entidades financieras y los países en los que se encuentran radicados.

En concreto, S&P permite ahora que un banco pueda superar en dos escalones la calificación otorgada a los bonos soberanos, aunque solo en el caso de que la entidad supere el test de estrés aplicado por la agencia de rating de un escenario de suspensión de pagos. En la actualidad, la entidad presidida por Emilio Botín cuenta con una calificación superior en un escalón a la del Reino de España, que la agencia colocó en 'BBB-' en octubre de 2012.

 Respecto a BBVA, el otro gran banco español, Standard & Poor’s reafirma su rating de BBB a largo plazo, sin someterlo a revisión positiva. La agencia explica que no considera probable que BBVA fuera capaz de superar el escenario de estrés de una hipotética suspensión de pagos en España. Y argumenta que el volumen de provisiones y la generación de beneficios de BBVA no sería suficiente para absorber el impacto de las pérdidas en la cartera de crédito del citado escenario de estrés, de acuerdo con la metodología de S&P. Este cambio metodológico, de aplicación global al sector financiero global, por ahora solo se ha reflejado en una revisión positiva para Santander entre el conjunto de la banca europea, según explica en la agencia. 

Con la crisis de deuda soberana en su momento álgido, los recortes aplicados por las agencias de calificación a países como España obligaron a rebajar también el rating de los bancos, que no podían ser superiores en más de un escalón a la del país en el que estuvieran radicados.

S&P está estudiando ahora si la solvencia del Santander justificaría elevar su calificación y resistiría una eventual suspensión de pagos del Reino de España. Y deberá decidir si eleva o no el rating en el plazo máximo de tres meses. “La revisión del rating a largo plazo del Santander refleja la creencia de S&P de que hay una probabilidad apreciable de que la entidad no quebraría en un escenario estresado en el que España suspendiera pagos”, explica la agencia.

S&P esgrime así que podría elevar en un escalafón la deuda a largo plazo de la entidad presidida por Botín, al tiempo que considera que la diversificación del banco le permitiría limitar su exposición a España.

 

Normas