La moneda virtual ha tocado los 1.073 dólares
Tulipanes frente al Capitolio de Washington
Tulipanes frente al Capitolio de Washington REUTERS

Desde el bitcoin a la renta variable, ¿cuáles serán las próximas burbujas?

Cuando aún la economía mundial no ha logrado superar la burbuja del sector inmobiliario en Estados Unidos, que desencadenó la crisis financiera, el término burbuja ha vuelto a utilizarse entre los analistas y no son pocos los que intentan adelantarse y señalar los próximos estallidos.

Las principales Bolsas de Estados Unidos se encuentran en zona de máximos a la espera de que la Reserva Federal de una fecha concreta de cuándo va a iniciar la retirada de estímulos económicos, el llamado tapering. El tecnológico Nasdaq ha superado esta semana los 4.000 puntos, niveles que no veía desde el año 2000 en plena burbuja de las puntocom, si bien los expertos destacan que a diferencia de hace 13 años las empresas de este índice son mayoritariamente rentables.

Mientras, el Dow Jones y el S&P 500 se mantienen en zona de máximos históricos tras superar los 16.100 y los 1.800 puntos, respectivamente. Unos máximos que han dado la señal de alarma pero que en opinión del inversor Warren Buffett no son indicativos de una burbuja. El llamado ‘oráculo de Omaha’ aseguró hace unos días que la renta variable de Estados Unidos no estaba sobrevalorada, sino que está en “zona de razonabilidad”. El multimillonario llegó a declarar semanas atrás que “las acciones no se están vendiendo a niveles de burbuja y, ¿En qué diversificas? ¿Quieres diversificar en efectivo (depósitos)? Creo que es una inversión terrible en comparación con la renta variable”.

Unas declaraciones en línea con las de la próxima presidenta de la Reserva Federal de EE UU, Janet Yellen, quien ha asegurado que la renta variable estadounidense no está sobrevalorada. “Los precios de las acciones han aumentado fuertemente, pero creo que si usted toma las medidas tradicionales de valoración (...), no consideraría que los precios de las acciones están en un territorio que sugiera las condiciones de una burbuja financiera”, apuntó hace unos días.

Es más, en el caso del S&P 500 los analistas de Goldman Sachs creen que el índice alcanzará los 2.100 puntos a finales de 2015 y que alcanzará el nivel de los 2.200 puntos un año más tarde gracias a la mejora de la economía estadounidense.

El sector tecnológico no se libra tampoco de los peores presagios que rememoran el estallido de la burbuja en el año 2000, aunque en esta ocasión las dudas se centran más en la valoración de algunas compañías concretas. Es el caso de Snapchat, un servicio de mensajería instantánea gratuito, similar a otros como WhatsApp o Line, que hace unas semanas rechazó una oferta de compra de Facebook de 2.300 millones de euros y ello, sin hacer público su número de usuarios mensuales.

Tampoco se libran de las quinielas otras aplicaciones para móviles como Pinterest, que ha sido valorada en unos 3.800 millones de dólares, o redes sociales como Facebook o Twitter. La red social fundada por Mark Zuckerberg acumula una revalorización en lo que va de año del 71,87%. La compañía, que debutó en Bolsa en mayo de 2012 tras fijar un precio de salida en 38 dólares, logró superar por primera vez esa cota el pasado mes de julio y cotiza sobre los 45 dólares.

Un reciente informe de Bankinter sobre la compañía, titulado "Para justificar su valoración actual debería tener más usuarios en 2027 que habitantes habrá en la Tierra", mantiene la recomendación de venta sobre sus títulos por sobrevaloración y sitúa su precio objetivo en 27,6 dólares. Según la entidad, “su capitalización actual solo estaría justificada si la compañía tuviera en 2027 algo más de 8.800 millones de usuarios” frente a los 1.100 millones actualmente, “lo que equivaldría a más del 100% de la población mundial estimada para ese año”.

Por su parte, Twitter cotiza en 40 dólares, tras dispararse un 73% en su primera jornada en Bolsa y para la que fijó un precio de salida en 26 dólares por título. A falta de conocer sus cuentas del próximo trimestre, la compañía perdió 65 millones de dólares entre junio y septiembre y acumula 300 millones de ‘números rojos’ en los tres últimos años y no son pocos los analistas que apuntan que su cotización está sobrevalorada.

El fabricante de los automóviles de moda en Hollywood está en casi todas las quinielas del mercado. Tesla acumula una revalorización en lo que va de año del 256% y ello a pesar de que en el último mes se ha dejado un 28%. El fabricante de vehículos eléctricos ha sido castigado este tiempo por varios incendios en algunos de sus modelos y por el temor a que la compañía esté sobrevalorada. Pese a ello, firmas como Deustche Bank mantienen su recomendación de compra sobre sus títulos y sitúan su precio objetivo en 200 dólares, frente a los 119 a los que cerró ayer.

Y sin salir del sector tecnológico aunque no se trate de ninguna empresa se encuentra bitcoin. La divisa virtual ha alcanzado un nuevo máximo histórico al superar los 1.073 dólares en la plataforma de intercambio de divisas Mt.Gox. La pasada semana esta moneda superó por primera vez los 900 dólares en una escalada alcista motivada por una comparecencia en el Senado de EE UU en la que se debatió sobre el papel del bitcoin y su futuro como sistema de pago y en la que el presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, le dio su bendición como sistema de pago.

Para sus detractores, la burbuja del bitcoin llegará en algún momento y será recordada tanto como el estallido de la burbuja de los tulipanes en la Holanda del siglo XVII, mientras que para sus seguidores, la moneda dispone aún con un extenso camino (revalorización) que seguir.

Normas