El gobernador advierte que “estaríamos en un escenario muy malo para ese país”
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su intervención en la Convención Anual 2013 de la Asociación de Mercados Financieros, hoy en el Casino de Madrid .EFEBallesteros
El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, durante su intervención en la Convención Anual 2013 de la Asociación de Mercados Financieros, hoy en el Casino de Madrid .EFE/Ballesteros EFE

Linde dice que la independencia de Cataluña la llevaría a su “quiebra”

Insistió en que el BCE sólo facilita liquidez a las entidades miembros de la Unión Europea

El gobernador de Banco de España, Luis María Linde, alertó ayer ante más de un centenar de personas que si Cataluña se separase de España tendría que crear un supervisor y una moneda propios, algo que sería “muy malo” tanto para ese territorio como para España y llevaría a Cataluña “a su quiebra”.

 El gobernador del Banco de España, Luis María Linde, pasó ayer de puntillas sobre la polémica surgida ante la candidatura de José María Roldán, ex director general del Banco de España, para presidir la AEB, y se limitó a repetir la decisión adoptada por la Comisión Ejecutiva del Banco de España del pasado 14 de noviembre sobre el régimen de incompatibilidades.

Mucho más claro fue cuando se le preguntó sobre una eventual independencia de Cataluña. Declaró que su salida de España llevaría a esta comunidad autónoma a su “quiebra”, lo mismo que a su sistema financiero, el primero que sufriría las consecuencias de esta independencia. Linde recordó que, según la normativa europea, cuando un territorio decide separarse de otro en el marco de la Unión Europea, “debe saber que queda al margen de otro de la Unión”.

“Un territorio pequeño que se separase de uno grande estaría obligado a crear su moneda propia y su propio supervisor”. Esto supondría para ese país encontrarse en una situación “muy mala”, puesto que sus activos “serían en esa nueva moneda y los pasivos en euros y eso llevaría a la quiebra”, aseguró durante un almuerzo organizado por la Asociación de Mercados Financieros (AMF).

El gobernador, que tenía muy estudiadas las consecuencias de una teórica salida de Cataluña de España, advirtió que cuando un territorio pequeño se separa de uno grande, “los dos sufrirán mucho y ese escenario es malo para todos”. Como argumento definitivo, Linde recordó que según la normativa europea, “si un territorio pequeño se separa de otro territorio grande, los bancos con sede en el territorio pequeño no podrían seguir financiándose en el Banco Central Europeo (BCE)”. Ello supondría que bancos como CaixaBank, Banco Sabadell y Catalunya Banc, los tres con sede en Cataluña, no podrían pedir liquidez al BCE como hasta ahora.

“¿Los bancos que están situados en el territorio pequeño pueden acceder a la liquidez del BCE a través de sus filiales en el territorio grande o de un territorio miembro de la UE? La respuesta es no”, concluyó, aunque añadió que una operación “aislada” sí se podría lograr. Linde insistió en que el BCE solo suministra liquidez a los bancos que están dentro de la Unión Monetaria y como ejemplo citó a la banca japonesa. Sería “impensable que la banca japonesa se quisiera financiar por el BCE a través de una oficina en París”. E insistió en que el BCE “solo presta con garantía emitida por un deudor que resida en un país miembro del espacio económico europeo. Al separarse, no sería miembro, por lo que el acceso a la financiación del BCE no es posible”. Las afirmaciones del gobernador sorprendieron a los asistentes a la convención de la AMF, aunque Linde recordó que ya había hechos unas declaraciones similares en Cataluña ante empresarios.

Los DTA, una reforma europea

El gobernador descartó en su intervención que la banca española tenga que recibir en el futuro más ayudas de Europa. Además, afirmó que después del test de estrés de Oliver Wyman superado el año pasado, la banca española está preparada para pasar “con tranquilidad” las pruebas de esfuerzo que realizará el año que viene el BCE.

Sobre la futura reforma fiscal que se hará para que los activos fiscales diferidos (DTA por sus siglas en inglés) se transformen en capital, Linde dijo que lo que se busca es poner a la banca española en las mismas condiciones que la del resto de Europa. “No es ningún privilegio, es aplicar la norma europea que en España debía ser resuelta de una forma o de otra”, concluyó.

La venta de Novagalicia al que permita recuperar más dinero

El gobernador desconoce “aún” cómo ni cuándo se ha va recuperar el dinero público que ha costado el rescate bancario. Unos 67.300 millones de euros. “Que se va a recuperar dinero sí, cuánto no lo sé”, afirmó en el Senado. Explicó que el impacto en el déficit público de las ayudas a la banca en el marco del rescate financiero europeo podría ser de tres o incluso cuatro décimas este año. En la Comisión de Presupuestos del Senado, el gobernador recordó que las ayudas a las entidades financieras no se tienen en cuenta en el compromiso de consolidación fiscal adquirido por el Gobierno español con Bruselas y que es del 6,5% del PIB.

Linde recalcó que ese dinero “ha servido para salvar depósitos, no para salvar directivos, ni consejeros de administración ni presidentes. Lo que se ha hecho es lo mejor que se podía hacer, y los que han salido más protegidos han sido los depositantes”, añadió. Yargumentó que la otra alternativa habría sido la liquidación de entidades y que habría sido “más caro para todos”.

El gobernador negó que el Banco de España haya recibido quejas de los cinco fondos de inversión que están interesados en Novagalicia (NCG), por considerarse discriminados al exigírseles más capital para su compra.

El gobernador afirmó que lo lógico es que NCG se venda a la firma que permita recuperar más dinero. Al ser la primera nacionalizada en venderse, “lo lógico es que sea la primera en la que se recupere dinero”. NCG recibió 9.000 millones en ayudas. Sobre el futuro de Catalunya Banc Linde dejó todas las posibilidades abiertas, incluso no descartó que pueda ser liquidada si se da por fallida su subasta. Aunque matizó que habrá que esperar a que comience su venta el año que viene, y que su dependerá de muchos factores.

Mejora en la economía, pero riesgo de desviación en el déficit

El gobernador explicó tanto en la convención de AMF, como un poco antes en el Senado, que la economía española empieza a mostrar signos de recuperación. Aunque insistió en la necesidad de continuar con las reformas debido a que los “impulsos expansivos son todavía débiles. Los datos de la central de balances –conocidos ayer– vienen a corroborar el cambio de tendencia de la economía española que apuntan otros indicadores macroeconómicos, aunque confirman también que los impulsos expansivos son todavía débiles, por lo que es importante perseverar en las reformas y políticas que han mejorado la competitividad, que es el principal motor de la mejoría que ha tenido lugar en los últimos meses”, señaló. E insistió en que existen “riesgos de desviación” en el cumplimiento del objetivo de déficit público de 6,5% del PIB este año, derivados de la “debilidad” de los ingresos y de la recuperación de la paga extra para los funcionarios.

La contracción del crédito está tocando suelo

Luis María Linde declaró ayer que los datos de octubre indican que el crédito sigue cayendo a tasas interanuales, pero incitan a “un cierto optimismo, a cierta idea de que estamos llegando a un final de esa historia de contracción del crédito y de tipos de interés excesivamente altos en comparación con la Unión Monetaria”. A su juicio, “hay algunas cosas que se pueden hacer” para mejorar el crédito, y el Gobierno está “estudiando cómo hacerlas”. Su impresión es que la solución a este asunto “debe venir de las autoridades nacionales”, y no del Banco Central Europeo (BCE), que en su opinión no puede tomar una acción “rápida y decisiva” por “diversas razones técnicas y políticas”. La corrección de la caída del crédito está siendo “muy lenta”, admitió, pero considera que “hay indicios de alguna recuperación, por ejemplo uso el de las líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO), en las que ha habido una mejora clara”.

Una puerta abierta a más recortes del dividendo

Luis María Linde consideró ayer positiva la recomendación del FMI para que la banca española vuelva a recortar el dividendo. Dejó la puerta abierta para volver a ampliar un año más su propia recomendación de limitar el dividendo bancario. Linde reconoció que considera bien todo lo que sea reforzar el capital, aunque indicó que el cómo se aplique dependerá de las entidades.

No habrá una subida de tipos de interés del BCE en los próximos meses, opina Linde. Cree que es “más factible” dar facilidad en los depósitos que la compra de activos.

Normas
Entra en El País para participar