En portada
A las nueve, visita al museo, y a las cuatro, cita en el dentista

A las nueve, visita al museo, y a las cuatro, cita en el dentista

El sector turístico y el sanitario se dan la mano para atraer más visitantes extranjeros y potenciar un negocio de más de 150 millones de euros

La salud importa, y mucho. Parece que España ha tomado conciencia, por fin, de que el as que tiene bajo la manga, la sanidad, también puede ser un sólido gancho para atraer a más turistas internacionales. Solo hay que saber venderlo.

El precio, que en muchos tratamientos médicos es hasta un 60% más bajo que el de otros países europeos, el prestigio de la sanidad española y la oferta turística y de ocio ha impulsado en los últimos años la llegada de visitantes foráneos que, además de tomar sol en las costas españolas, aprovechan para ponerse unos implantes dentales, hacerse una liposucción o corregirse la miopía; pero también de turistas que vienen premeditadamente a realizarse tratamientos más sofisticados de oncología, cardiología o trasplantes.

Aunque hasta hace poco había escasas iniciativas de paquetes completos de salud, que incluyeran tanto el tratamiento o la cirugía como el hotel, el transporte y la oferta de ocio complementaria, ahora las cosas están cambiando.

Turismo y sanidad se están dando la mano para potenciar un negocio que, según la Federación Nacional de Clínicas Privadas (FNCP), ronda en España los 150 millones de euros, pero que el departamento de Economía Aplicada de la Universidad de Málaga valora en más de 2.000 millones de euros si además se incluye el gasto en turismo complementario que genera.

Los paquetes incluyen alojamiento, traslados y entradas para ver al Real Madrid

La demanda de este tipo de turismo, que crece en el mundo como la espuma (a un ritmo de 20% anual) y la reciente entrada en vigor de la directiva europea sobre asistencia sanitaria transfronteriza –que implica la libre circulación de pacientes de la Unión Europea y que los Estados corran con los gastos sanitarios de sus ciudadanos en otros países– puede actuar de catapulta también en España, cuya previsión es triplicar el negocio hasta los 500 millones de euros en 2015.

Este escenario ha puesto sobre la mesa multitud de iniciativas, muchas de ellas con el objetivo de crear “una marca global de turismo médico que pueda venderse en todo el mundo”, según explican en la Secretaría de Estado de Turismo.

Recientemente se ha creado el Cluster Español de Turismo de Salud que agrupa a las clínicas privadas (FNCP), la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEAHT), la Confederación Española de Agencias de Viaje (CEAV), la Asociación Nacional de Balnearios y la Federación Empresarial de la Dependencia (FED), así como iniciativas locales como Costa Cádiz Salud, Turism and Health Spain (en la Costa del Sol), Madrid Centro Médico, Barcelona Centre Mèdic y Mediterranean Health Care.

El cluster pretende situar a España entre los principales destinos de salud. El modus operandi de la mayoría de clínicas es a través de plataformas donde clientes de cualquier parte del mundo puedan comprar de una vez o en un paquete la operación o el tratamiento, el hotel, el vuelo, el guía e incluso entradas para ver al Real Madrid.

La cirugía plástica y estética tiene mucha demanda entre los turistas alemanes

El objetivo de la paquetización es que el visitante que viene por un motivo de salud a España disponga y consuma otro tipo de oferta turística complementaria, señala Jesús Canet, uno de los responsables del estudio realizado por la consultora Auren para la Secretaría de Estado de Turismo y la Escuela de Organización Industrial. Pero también es crucial que la oferta sanitaria española esté presente en las plataformas médicas internacionales más importantes.

El gancho de la sanidad española no es algo que se haya descubierto hoy. Ya hace 20 años muchos turistas foráneos venían a España en busca de tratamientos de reproducción asistida. Estos centros fueron los precursores, destaca Canet, ya que aunque el concepto aún no estaba inventado, Instituto Cefer, Gineciv, Instituto Marquès o IVI, entre otros, ya gestionaban para el paciente el alojamiento en hoteles cercanos y ofrecían servicio asistencial antes y después de la intervención dada la gran afluencia de extranjeros.

De hecho, la mayoría de estos centros cuenta con departamentos específicos para este público.

Instituto Cefer es uno de los centros pioneros que más extranjeros recibe, casi el 50% de sus pacientes, afirma David Marina, andrólogo que forma parte de la dirección médica. Los italianos y los franceses son los más habituales en sus centros, sobre todo de Barcelona y Valencia, al tener estos países una legislación más restrictiva.

Franceses e ingleses vienen en busca de tratamientos de fertilidad y reproducción asistida

En Cefer, donde los tratamientos más demandados son la donación de óvulos, semen y embriones y la inseminación artificial con semen de donante (entre homosexuales), aún no venden paquetes completos pero sí realizan reservas en hoteles cercanos.

Para atender a los extranjeros cuentan con personal francés, inglés, italiano, portugués y alemán. De Alemania vienen sobre todo para el diagnóstico preimplantacional, ya que allí está restringido el descarte de embriones. “Es cuestión de tiempo que los centros españoles adapten el servicio a las nuevas necesidades”, asegura el andrólogo Marina.

Clínica Universidad de Navarra recibe cada año 1.500 pacientes extranjeros (el 62% de ellos son portugueses; el 18% de otros destinos de Europa y el resto, de Latinoamérica, Norteamérica, África y Asia) que llegan a tratarse todo tipo de patologías, pero principalmente de oncología, cardiología, medicina interna y cirugía general, especialidades en la que es puntera.

Hasta el momento no comercializa sus productos paquetizados como tal, pero desde hace años ha gestionado los alojamientos de sus pacientes a través de su agencia de viajes. Esta clínica está integrada en el Cluster Español de Turismo de Salud ya que, a juicio del director del área para pacientes internacionales, Íñigo Valcaneras, y actual presidente de este cluster, “esta plataforma será la puerta de entrada a la oferta de turismo de salud para los pacientes internacionales”.

Tratamientos preferidos

A las nueve, visita al museo, y a las cuatro, cita en el dentista

Los alemanes, holandeses, ingleses y suecos viajan a España principalmente a practicarse tratamientos de cirugía estética y plástica; los rusos y visitantes de los países árabes buscan tratamientos estéticos y wellness, mientras que los franceses, ingleses e italianos optan por los tratamientos de fertilidad y reproducción asistida.

Ahora una de las asignaturas pendiente para el despegue de este sector pasa por potenciar las webs corporativas de los centros sanitarios y las plataformas de turismo.

Los planes de viaje, la recogida en el aeropuerto y el traslado al hotel o al propio centro, la reserva del hotel e incluso la traducción son algunos de los servicios que incluyen los programas personalizados para pacientes internacionales elaborados por el Centro Médico Teknon, clínica que según cuenta Pere Duran, jefe del área internacional, está presente en diversas plataformas de internet.

Esta clínica recibe todos los años una media de 3.000 pacientes residentes en el extranjero, capítulo en el que ha crecido en los últimos años gracias al desarrollo de un programa internacional en el que sobresalen pacientes rusos, ucranianos y de Emiratos Árabes.

Los tratamientos de neurología y neurocirugía, medicina interna, cardiología y oncología son las especialidades médicas más demandadas por los pacientes extranjeros en este centro.

Además de integrar la Fundación Turismo de Benidorm, el Hospital Clínica Benidorm ya comercializa paquetes de salud muy completos para extranjeros. Uno de los más demandados, principalmente por holandeses, incluye la cirugía de cadera o rodilla, el tratamiento de rehabilitación en el centro, hotel u apartamento accesible o residencia, el transporte en ambulancia, además del traslado desde el aeropuerto.

Según han explicado en la clínica, en el periodo de rehabilitación, los turistas holandeses aprovechan para hacer turismo en la Costa Blanca.

Este centro, donde actualmente el 80% de los pacientes son extranjeros, tiene un contrato de exclusividad con la aseguradora de los Países Bajos VSZ y otras mutuas europeas, que pretende aligerar las listas de espera. No hay que olvidar además que las operaciones de rodilla en España pueden ser hasta un 60% más baratas que en los países vecinos.

La unidad de columna, cirugía artroscópica de hombro, además del pack de la diálisis vacacional, que puede ser nocturna para no interferir con las vacaciones, son otros de los servicios más demandados. Alemanes, británicos, belgas, suizos, escandinavos y rusos son sus principales clientes.

A ponerse implantes en España

Además de la cirugía estética y la oftalmología (clínicas como Barraquer o Tecnoláser reciben muchos pacientes de fuera), los tratamientos dentales también han empezado a despertar interés, principalmente entre británicos, alemanes, belgas e irlandeses.

En esta área ya existen varias iniciativas en España para captar turistas europeos y, de paso, competir con otros países como Polonia, Turquía o Hungría, que tiene la mayor tajada de Europa en turismo dental, según explica Mario Rivera, de la clínica Medical Implant, una de las pioneras en la venta de paquetes completos.

Paquetes que incluyen el tratamiento (de media, unos 5.500 euros), alojamiento, transfer e incluso entradas para algún spa o espectáculo.

Además del precio de los tratamientos, hasta un 60% más baratos que en otros países europeos, el éxito de esta iniciativa ha derivado en la puesta en marcha de la plataforma Medical Tenerife, que será presentada en la próxima edición de Fitur, y que incluirá varias clínicas dentales y otras especialidades médicas, según cuenta Rivera.

Normas