El selectivo cierra en los 9.783,1 puntos
Unos corredores de Bolsa trabajan en el parqué de la Bolsa de Nueva York, Estados Unidos.
Unos corredores de Bolsa trabajan en el parqué de la Bolsa de Nueva York, Estados Unidos. EFE

Los máximos históricos en las Bolsas de EE UU y Alemania impulsan al Ibex

Las Bolsas europeas abandonaron pronto las dudas iniciales y pisaron con fuerza el acelerador. Una jornada que parecía de transición (sin motivos claros para seguir el alza de la semana pasada más allá de la expectación por las novedades que anunciará mañana la Fed), se ha convertido en otro registro de récords. El Dax de Francfort ha batido una nueva marca (9.225 puntos) y Wall Street continúa igualmente su ascenso rompiendo techo tras trecho.

Tras una apertura en rojo, el Ibex 35 fue también escalando posiciones hasta recuperar el sólido tono de los últimos meses. Ha terminado cerrando con un alza del 0,9% para quedarse en los 9.783,10 puntos. El sector bancario ha sido, junto con la inercia del resto de las bolsas, el gran revulsivo. El Banco Central Europeo (BCE) ha confirmado definitivamente que las carteras de deuda pública que engordan las balances de las entidades españolas no les penalizarán en la parte de la revisión de calidad de los activos si bien está por ver qué grado de tensión en la segunda parte del examen correspondiente al test de estrés. Las entidades, de momento, lo han celebrado y Bankinter y Popular han liderado los avances con un 3% y un 2,91% respectivamente, seguidos de BBVA (1,73%) y Santander (1,49%).

En Wall Street, mientras tanto,  el Dow Jones ha prologando su ascensión y ha marcado un nuevo máximo histórico tras sumar un escueto 0,09%. Eso sí, las ventas han hecho acto de presencia en la recta final de la sesión, lo que ha dejado los avances del Dow en la mínima expresión. Peor suerte se ha llevado el Standard & Poor's 500, que al cierre ha cedido un 0,37%. El Nasdaq, por su parte, ha caído un 0,93%.

Pero hay más elementos en el mercado. China, especialmente. La oleada de reformas liberalizadoras aprobadas por el Comité Central del Partido Comunista anunciada esta semana fue recibida con alegría en los parqués. Un 2,6% subió el índice Hang Seng de Hong Kong, algo más que el Shanghai. Además de relajar la política de hijo único, Beijing aplicará reformas en los permisos de residencia y liberalizará mercados de materias primas y financieros.

Por lo demás, en Europa, aunque la crisis del euro ya no es lo que era, Italia sigue siendo Italia, y el mercado tendrá que estar pendiente de qué sucede con el Gobierno después de la ruptura en el partido de Berlusconi, que a regañadientes apoya al primer ministro Letta. El bono español, mientras tanto, circula por el entorno del 4%, mano a mano con la rentabilidad del papel soberano transalpino.

El euro por su parte se mantiene en los 1,35 dólares, recuperando cierto tono tras la caída provocada por la rebaja la de tipos de hace apenas dos semanas.

Normas
Entra en El País para participar