La demanda de la joya disparará los precios
Los diamantes, una piedra aún más preciosa

Los diamantes, una piedra aún más preciosa

China, India y EE UU tiran de las compras, frente a una extracción en declive a partir de 2019, según un informe de Bain & Company

Quien en unos años busque un diamante en una joyería verá como los precios han subido todavía más en estos bienes de lujo. Y es que la demanda imparable de países como China e India, junto al gran consumidor EE UU, va a crecer más que la producción de estas piedras preciosas. Así lo afirma el informe The Global Diamond Report 2013 de la consultora Bain & Company, hecho público ayer.

El informe destaca que en 2012 los ingresos por ventas de diamantes en joyerías en todo el mundo alcanzaron los 53.530 millones de euros, un 2% más que el ejercicio anterior. No se da el mismo caso en la cadena de producción. Las empresas mineras redujeron los ingresos un 18% y los intermediarios que cortan y pulen las piedras perdieron entre un 4% y un 8%.

La crisis que afectó al precio de los diamantes en 2009 y 2011 parece superada, con un crecimiento medio en los últimos cinco años de un 6%, una tendencia que seguirá al alza, según la consultora.

EE UU sigue siendo el principal mercado, con el 49% del valor de las compras, pero en China e India la nueva clase media dispara la demanda.

En 2018 se alcanzará el máximo de producción, de 169 millones de quilates. “A partir de 2019 la media de producción de diamantes en bruto declinará un 1,9% anualmente, hasta los 153 millones de quilates en 2023”, se señala en el estudio, frente a “un robusto crecimiento” de la demanda anual del 5,1%.

La mayoría de las reservas de esta piedra se encuentran principalmente en Rusia, por delante de Zimbabwe, Canadá, Congo, Brasil, Sudáfrica y Australia.

La extracción de diamantes se concentró en cinco empresas, la rusa Alrosa (27% del volumen), la sudafricana De Beers (22%), la británica Rio Tinto y en menor medida BHP Hilton y Dominon Diamond (que vendió su negocio minorista Harry Winston al gigante suizo Swatch a principios de 2013).

Bain & Company destaca que el negocio de los diamantes pasa por grandes hubs en Amberes, Dubai, Nueva York, Hong Kong, Mumbai y Tel Aviv.

Normas