Pedro Fontana, presidente ejecutivo de Áreas
Pedro Fontana durante la entrevista en Madrid.
Pedro Fontana durante la entrevista en Madrid.

“Vemos leves mejoras en las ventas después de cinco años”

Lidera una de las grandes concesionarias de restauración en aeropuertos, estaciones de trenes y de las áreas de servicios en autopistas

En marzo, la empresa se adjudicó la gestión por diez años de 47 locales en Madrid-Barajas

En 2009, tras nueve años como director general de BBVA en Cataluña, Pedro Fontana (Barcelona, 1952) asumió la presidencia ejecutiva de Áreas, una de las grandes concesionarias de restauración en aeropuertos y estaciones de trenes y de las áreas de servicio en autopistas. Llegó en un momento difícil. La caída del consumo y del tráfico de viajeros de los últimos años fue un golpe directo al negocio. A pesar de ello, tiene motivos para ser optimista. En marzo, la empresa se adjudicó el mayor contrato de restauración de la historia de los aeropuertos españoles: la gestión por diez años de 47 locales en Madrid-Barajas. Además, el hasta hace poco presidente del Patronato de la Fundación Esade, destaca la fuerte presencia del grupo en Estados Unidos.

Pregunta. ¿Qué significó para Áreas la adjudicación de los 47 locales en el aeropuerto de Barajas?
Respuesta. Barajas era importante para nosotros, primero, porque llevábamos gestionando el 50% y era una unidad de negocio muy importante. Además de que en el concurso de 2009 de Barcelona nos quedamos con muy poquita cosa y no somos el referente, entonces no nos podíamos permitir el lujo de perder Madrid. Situándonos en diciembre del año pasado, era importante por ser el aeropuerto número uno en España y porque la T4 es una terminal con una proyección internacional muy importante. Somos una compañía que aspira a ser internacional y para ello tienes que tener tu marca bien implantada en tu propio país.

P. ¿Les preocupa el descenso del tráfico de viajeros del aeropuerto?
R. Nos ha preocupado muchísimo y nos preocupa. Yo tengo tendencia a pensar, quizá porque soy optimista, que esto es coyuntural, no va a durar toda la vida. Es un contrato a diez años, una apuesta a largo plazo, no para el año 2014 o 2015. Pero sí que no me gustaría repetir otro 2013, porque a la caída en el número de viajeros le tienes que añadir las obras y el lío. Abrimos nuevos restaurantes en medio de las obras y no lucen. Pero vamos a ver si entre todos, Iberia, Aena y nosotros, nos ponemos las pilas para hacer de Barajas lo que tiene que ser, el primer aeropuerto de este país y uno de los aeropuertos de referencia de Europa.

P. ¿Cree que la caída del consumo ha tocado fondo ya?
R. No quiero anticiparme a los hechos, pero desde mediados de agosto, en los puntos que hemos mantenido tal y como estaban, empezamos a ver tímidas mejoras en las ventas con respecto al ejercicio pasado, después de cinco años de caídas. Es una mejora leve, no doy saltos.

P. ¿Qué estrategia siguieron ante la bajada del tráfico de viajeros en general?
R. Por desgracia, lo que acabas haciendo es reducir recursos y cerrar algunos puntos. Hubo años que no fueron tan buenos porque hemos tenido que cerrar muchas áreas de servicio en autovías, por ejemplo. Cerramos puntos que probablemente nunca tendrían que haber sido abiertos o fueron inaugurados en un momento de boom. Nos hemos ido adaptando a que la demanda que habíamos tenido, muy importante en un determinado momento, se ha ido cayendo. ¿Dónde tenemos ahora la demanda? Si está en Estados Unidos, allí es donde vamos a invertir.

P. ¿Los planes de inversión están enfocados en el mercado internacional?
R. Los proyectos dependen de los resultados de los concursos. En Estados Unidos ha salido a concurso una parte de la restauración del aeropuerto de Detroit, en ocho paquetes. No aspiro a presentarme a todos ni ganarlos a todos, pero tenemos marcas importantes como Burger King y Dunkin Donuts. Espero que salga a concurso el aeropuerto de Chicago, que es el segundo más grande del mundo. En España estamos invirtiendo mucho, pero no hemos ido, por ejemplo, a Lanzarote porque no encajaba con nuestra estrategia. Apostamos muy claramente por Madrid y también por Barcelona, que saldrá a concurso algún día.

P. Ha pasado a liderar Áreas después de muchos años en la banca. ¿Cómo vivió ese cambio de sector?
R. La reputación de los banqueros de cara a la sociedad nunca ha sido buena, y tuve la suerte de irme justo antes de la crisis, cuando ya se convirtieron en lo peor de lo peor. Pero lo que en realidad valoro de este sector es que lo que haces no es tan difícil de comprender como algunos aspectos de la banca, y entonces puedes conversar de tus temas de trabajo con cualquier persona e intercambiar ideas y opiniones en cualquier ámbito.

Pisando fuerte en Estados Unidos

Fontana afirma que el desarrollo de Áreas en Estados Unidos ha sido sorprendente. “Empieza en el año 2006 un tipo con una maleta y hoy tenemos más de 3.000 personas, operamos en diez aeropuertos y en dos autopistas”.

El presidente ejecutivo de Áreas asegura que la empresa tiene una posición muy buena en Miami, Los Ángeles, Chicago, Boston, Atlanta, San José y Orlando. “En Detroit tenemos muy poquito, pero aspiramos a más”. En el estado de Florida, la empresa opera ocho grandes áreas de servicio, algunas de 4.000 metros cuadrados, en la autopista que va de Orlando a Miami. En Maryland cuentan con otras dos áreas en la autopista I-95 hacia Baltimore.

En el ejercicio 2011-2012 el grueso de las inversiones de Áreas, 49 millones de euros, tuvo como destino Estados Unidos, donde la compañía gestiona un total de 133 establecimientos.

Normas