Jaume Rouras, presidente de Faconauto
Jaume Rouras, presidente de Faconauto
Jaume Rouras, presidente de Faconauto

“La mayor parte de la red ya está en números negros”

El reto es reestructurar la red española para un cada vez menor mercado

La investigación de la CNC es, a su juicio, "injusta"

El discurso de Jaume Rouras, presidente de la patronal de concesionarios Faconauto, se centra siempre en la “adaptación a la realidad” que necesita la red de distribución del automóvil en España. “Tenemos que olvidar la palabra crisis porque no aporta ninguna solución a nuestros problemas y ver el futuro con realismo y optimismo”, afirma. Por eso, la asociación que representa a 2.831 concesionarios de turismos y 311 de vehículos industriales organiza esta semana su XXII Congreso Nacional de la Distribución de la Automoción con la idea de implicar “no sólo a directores de concesionarios, de venta y posventa, sino también al personal de atípicos y administración, porque su labor es muy importante en la cuenta de resultados”. Llegar al equilibrio es capital para estas empresas ahora mismo.
Pregunta. El sector al que representa ha sufrido mucho desde 2007, con fuerte destrucción de empleo y de empresas en España. ¿Han tocado ya fondo? ¿Es la hora de empezar a crecer?
Respuesta. Tenemos que creernos que hemos tocado fondo. Si el mercado cae por encima de las cifras actuales, la situación será insoportable para todos. Pero ya estamos en proceso de cambio empresarial para adaptarnos a las verdaderas condiciones del mercado. Hasta 2007, las marcas hicieron crecer la red desproporcionadamente, adaptándola a un mercado de 1,7 millones de vehículos al año que no se ajusta a la realidad. Estaba inflado.
Esta situación, sumada con la grave crisis, nos ha llevado a una reestructuración necesaria, de la que salen sólo las empresas rentables, capaces de sobrevivir con el mercado que realmente le corresponde a España.
P. ¿Cuál es ese mercado que le corresponde al país?
r. Unas matriculaciones por encima del millón de unidades vendidas al año. Hay que recuperar estas cotas, porque todo el sector está sufriendo. Hasta el ministro de Hacienda, Cristobal Montoro, reconoce que España no puede tener un mercado de matriculaciones de 700.000 unidades. Tenemos que recuperarnos. No será fácil pero estamos en ello.
P. La rentabilidad de la red estaba el año pasado en negativo. ¿Profundizarán las cifras de pérdidas a cierre de año?
r. No. La mayor parte de la red estaba en números rojos el año pasado por todas las circunstancias estructurales. Un concesionario tiene una estructura de gastos fijos muy potentes y eso marca la cuenta. Pero yo creo que repetiremos las cifras de venta de 2012. Esto quiere decir que con la experiencia de gestión de empresa en un mercado similar al 2012 y las reestructuraciones que cada uno ha tenido que llevar a cabo, las cuentas de explotación mejoran. No por más negocio, en absoluto, sino por más ajustes.
Este año esperamos y deseamos que la mayor parte de las empresas entren en equilibrio presupuestario o incluso se pongan en números negros. En julio, ya hay datos positivos. De las 15 marcas más representativas del mercado español, ocho ya están en beneficio.
P. Los planes PIVE son responsables en buena parte de este inicio de recuperación. ¿Serán necesarios para el sector durante mucho más tiempo?
r. Son necesarios y es un tema a abordar diariamente con el Gobierno hasta que realmente se salga de esta situación económica. Los planes de ayuda son necesarios hoy, son casi imprescindibles para ayudar a mantener puestos de trabajo, a mantener empresas y sobre todo, ayudar al consumidor a que pueda tener una facilidad de renovar su vehículo.
P. La renovación del parque es un tema clave para el sector...
r. La DGT ha apostado por desarrollar, en España y junto con el sector, un plan de movilidad eficiente y sostenible. El objetivo conjunto es reducir la edad media del parque un 25%, de los 9,5 años de vida medios actuales a siete años. La antigüedad media del parque actual es insostenible, con más de la mitad de los vehículos con más de 10 años. Esto se puede lograr vía venta de vehículos nuevos o vía venta de vehículo seminuevo, siempre que sean más eficientes
Es un proyecto ambicioso pero muy importante y necesario. Sería también un apoyo fuerte para vender la producción española en el país, que ahora la venta es testimonial. Hoy en día se exportan dos terceras partes de la producción española pero también se importa mucho, más del 70% de lo que se vende en España.
P. La Comisión Nacional de la Competencia (CNC) abrió en septiembre una investigación a gran escala sobre fabricantes y distribuidores de la automoción ante la sospecha de que comparten información sensible y pactan precios. ¿Qué opina de este tema?
r. Lo entendemos como un trato injusto por parte de la CNC, absorbido ahora dentro de la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC). Creemos que parte de una falta de conocimiento del sector, de su mecánica de trabajo. Precisamente, esta industria es de las que más compiten sus actores entre sí. Y los precios han bajado un 17% en cinco años. Somos deflacionistas.

Normas