PAUTA PARA ATACAR LA GRAN RESISTENCIA. Después de la divergencia mostrada por el Dow Jones frente a sus homólogas el mes de septiembre, el gigante de las bolsas consiguió ayer cerrar la sesión marcando nuevos máximos históricos sobre los 15.746 puntos. Rompe al alza la pequeña bandera de consolidación, dejando una clara pauta alcista, para batir la parte alta del lateral que viene desarrollando desde que batió los máximos del año 2007. Tras el martillo del pasado martes, ayer levantó una sólida vela al alza. Habrá que ver en próximas sesiones que logra perforar la dura resistencia creciente.
PAUTA PARA ATACAR LA GRAN RESISTENCIA. Después de la divergencia mostrada por el Dow Jones frente a sus homólogas el mes de septiembre, el gigante de las bolsas consiguió ayer cerrar la sesión marcando nuevos máximos históricos sobre los 15.746 puntos. Rompe al alza la pequeña bandera de consolidación, dejando una clara pauta alcista, para batir la parte alta del lateral que viene desarrollando desde que batió los máximos del año 2007. Tras el martillo del pasado martes, ayer levantó una sólida vela al alza. Habrá que ver en próximas sesiones que logra perforar la dura resistencia creciente.

El gigante ruge de nuevo

El Dow Jones marca nuevos máximos históricos y ataca su gran resistencia.

Europa detiene el asalto de los bajistas.

El Ibex continúa su batalla por los 9.800 puntos.

Nuevo frenazo a las aspiraciones bajistas en Europa en la jornada de ayer. Tras el intenso contraataque de los osos el pasado martes, alcanzando los primeros soportes del corto plazo en muchos selectivos, los alcistas vuelven a replicar aunque de forma desigual. Mientras algunos índices lo hacían con evidente fuerza como el general De Gaulle francés o el César italiano con subidas del +0,79% y +0,89% respectivamente, otros como el Gentleman inglés quedaba prácticamente plano. Pero no cabe duda que es nuevo fracaso en el intento de iniciar la corrección que muchos esperan y no termina de desarrollarse de manera general.

Sigue el movimiento consolidativo sin dar muchas pistas de si estamos ante agotamiento de los toros tras las fuertes alzas o una pequeña pausa antes de ver un nuevo tramo al alza de entidad. Muchas opiniones de grandes casas de análisis hablan de la probabilidad de una fuerte corrección en la renta variable. Pero no de un -4% o -5%, sino de un -15% o -20%. Advierten de la probabilidad de ver una nueva pata bajista en el medio plazo antes de continuar con mayores ascensos. Lo cierto es que de momento, no llega. Admitiendo esa posibilidad y llegado el caso, la tendencia del largo plazo no ser vería comprometida con tan devastador golpe bajista. Sin embargo, las principales bolsas se mantienen fuertes en las alturas y a cada intento de los osos por abrir el melón correctivo entran rápido los inversores aprovechando los descensos y desbaratando sus planes.

Este escenario de lateralidad en todas las bolsas apoya más a los toros que a sus adversarios. Es siempre una señal de fortaleza alcista ver como ante importantes resistencias y tras fuertes alzas, el precio no se despega de los niveles alcanzados. Vaya como ejemplo el Emperador europeo y su lateral entre los 3.074 y 3.009 puntos en la conquista de los máximos del año 2011. Después de la sólida vela bajista del martes alcanzando los 3.021 puntos, ayer abrió con hueco al alza y dejó un posible harami alcista que deberá ser confirmado superando los 3.067 puntos. Cerró en los 3.056 puntos con un ascenso del +0,67%.

El Campeador tuvo una sesión ayer muy movida con fuertes bandazos sobre los 9.800 y los 9.887 puntos. Alcistas y bajistas lucharon con violencia en el selectivo español para dilucidar quien se lleva la mano en el corto plazo. Tras una tímida apertura bajista alcanzando los 9.789 puntos, los toros iniciaron un fulgurante ataque que llevó al Ibex a las cercanías de los 9.900 puntos en tan sólo quince minutos. El resto de la sesión fueron contundentes idas y venidas, inmersos en una bandera consolidativa, para terminar con nuevos mínimos intradía poco antes de sonar la campana.

Se alcanzaron los 9.781 puntos y el Campeador volvía a mostrar números rojos en su marcador a falta de quince minutos para el cierre. Con el miedo metido en el cuerpo, los toros respondían con energía, situando al selectivo español en los 9.837 puntos, con un ascenso del +0,42% tras la subasta. Los 9.800 puntos eran salvados de nuevo dejando un martillo invertido de poca longitud. El asalto bajista del martes había sido detenido, de nuevo. El frenazo en seco de la iniciativa de los osos puede tener consecuencias.

Habrá que ver si los toros lo aprovechan y logran superar la vela bajista previa por encima de los 9.923 puntos. Por encima podrían volver a intentar superar los 9.980 puntos para cerrar el gap bajista sobre los 10.012 puntos. Por debajo de los 9.800 puntos, los 9.740/30 puntos son el último soporte antes de los 9.665 puntos. La igualdad de fuerzas se mantiene y ningún bando da su brazo a torcer. Hoy toca el turno del BCE en su decisión sobre los tipos de interés y las posteriores palabras de Mario Draghi. La intensidad de movimientos un día más, parece asegurada.

En Wall Street se produjo un movimiento de mucha importancia. Fue en el Dow Jones. Este selectivo que venía arrastrando mucha debilidad desde el pasado verano, trazó ayer una bonita figura para atacar su resistencia creciente, alcanzando nuevos máximos históricos sobre los 15.746 puntos. La subida fue del +0,82%. Logró romper la bandera de consolidación desarrollada en las últimas sesiones, dibujando una extensa y sólida vela marubuzo tras el martillo previo. Pauta que habla bien a las claras de la intentención del Sargento de Hierro de romper su última barrera. Por su parte el general Custer ascendió un +0,43% hasta los 1.570 puntos, quedando a cinco puntos de sus últimos máximos. La tecnología no tuvo ayer su día y cedió ligeramente posiciones. El Nasdaq Composite se dejó un -0,20% hasta los 3.931 puntos.

Richard J. Dennis dijo en una ocasión, “cuando las cosas se tuercen, el trader no debe esconder la cabeza bajo la arena y esperar a que pase la tempestad”. Esperemos que hoy el Campeador no esconda la cabeza y logre dejar atrás los 9.800 puntos para enfrentarse a los 9.923 puntos.

Dennis, es un trader de futuros nacido en Chicago, en 1949. A comienzos de los años setenta, a partir de mil dólares prestados, los convirtió en 200 millones en diez años. Sufrió pérdidas significativas en el crash de la Bolsa del año 1987 y se retiró del trading durante unos años. Quiso demostrar que el trading se puede enseñar, para ello hizo una especie de apuesta con un amigo que opinaba justo lo contrario.

En los años 80 reclutó a unos 20 jóvenes traders a los que entrenó durante 15 días y les proporcionó el capital inicial para empezar a operar siguiendo lo aprendido. Se basaba en un sistema de trading que debían seguir a rajatabla. Su grupo de aprendices fueron conocidos como “Las Tortugas”. El método que utilizaban era el seguimiento de la tendencia. Básicamente trataban de identificar la tendencia en curso e invertían en ese mismo sentido.

Dennis ganó la apuesta y mucho más. Con el tiempo “Las Tortugas” se fueron separando y algunos son ahora exitosos traders, otros que abandonaron la disciplina férrea del método, lo perdieron todo.

Normas
Entra en El País para participar