La empresa, en preconcurso
Pocoyó quiere retrasar a 2015 la devolución de su primera emisión de bonos

Pocoyó quiere retrasar a 2015 la devolución de su primera emisión de bonos

 Zinkia, la empresa creadora y que comercializa los dibujos infantiles de Pocoyó, busca soluciones para capear su situación. Así, después de fracasar en la colocación de deuda a tres años, planteará a sus actuales bonistas que se queden con la deuda dos años más de lo inicialmente previstos.

De entrada, la emisión que la compañía creadora de Pocoyó colocó en noviembre de 2010 debe devolverse el próximo martes 12 de noviembre. Hoy ha informado de que su intención es que el vencimiento se amplíe al mismo día de 2015, con una modificación de la rentabilidad de los títulos al 11% desde el 9,75%. Eso sí, Zinkia se reserva la amortización anticipada el próximo año”.

La emisión, colocada hace dos años entre inversores minoristas, tiene un saldo en circulación de 2,238 millones de euros y los bonos cotizan al 62,6% de su nominal en el mercado de renta fija de minoristas Send. Es decir, los inversores que compraron en su emisión y quieran vender ahora perderían un 37,4% del dinero.

Zinkia solicitó la semana pasada el preconcurso de acreedores, después de haber tenido que cancelar la emisión de deuda que anunció a principios de mes. La empresa explica la petición del concurso a partir del "análisis de la situación financiera y la previsión de tesorería a corto plazo y ante las dificultades para afrontar los próximos vencimientos".

Sin los fondos procedentes de la emisión de deuda, la situación financiera de la compañía que creó Pocoyó estaba abocada al concurso de acreedores, tal y como advirtió la CNMV en el folleto de dicha emisión de deuda.

"Zinkia no cuenta a corto plazo con liquidez suficiente para atender el pago de sus deudas. A 30 de junio de 2013 presenta un fondo de maniobra consolidado negativo de tres millones de euros. Durante el primer semestre del 2013 su cifra neta de negocios se ha reducido un 48% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior y ha obtenido un resultado consolidado negativo de un millón de euros. Si todas estas circunstancias persistiesen, Zinkia podría incurrir en alguno de los supuestos previstos en la normativa concursal", explicaba dicho folleto, que debe ser siempre aprobado por la CNMV.

Zinkia pretendía colocar 7,78 millones de euros en deuda a tres años, y pagaba un tipo de interés del 11%. La empresa no ha detallado en el hecho relevante comunicado a la CNMV los motivos de la renuncia, si bien el comunicado da a entender que la operación no ha recibido el respaldo de los inversores: "una vez finalizado el periodo de suscripción [...] se informa que Zinkia ha decidido renunciar a la emisión".

La empresa reconoció después del anuncio la difícil situación de tesorería, pero el presidente, José María Castillejo, aclaró después que la compañía no pretendía "tomar el dinero y salir corriendo". El ex consejero de Sanidad madrileño (hoy imputado por cohecho debido a la privatización sanitaria) dimitió este mes de su puesto como consejero y presidente del comité de auditoría.

El artículo 5 bis de la Ley de Concursal, por el que se acoge la empresa dueña de Pocoyó al preconcurso, le permite contar con un plazo de tres meses, ampliable a cuatro, para renegociar su deuda antes de tener que declararse insolvente.

Normas