La renta fija soberana en manos extranjeros, en récord de 20 meses
¿Qué inversores mantienen a raya la rentabilidad de la deuda española?

¿Qué inversores mantienen a raya la rentabilidad de la deuda española?

Con el bono a 10 años en el entorno del 4% y después del espaldarazo de Fitch a las perspectivas económicas de España, el Tesoro ha publicado qué han hecho los inversores con la deuda soberana en septiembre. En síntesis, los extranjeros siguen comprando, la banca nacional se repliega levemente y las administraciones públicas aceleran las adquisiciones.

Los datos revelan que los compradores foráneos mantienen su confianza en España. Su cartera registrada de deuda pública alcanzó los 252.185 millones de euros, niveles récord desde enero de 2012. La adquisición desde agosto del año pasado suma 60.349 millones de euros. En septiembre, en cambio, la banca española liquidó una parte de sus posiciones, al deshacerse de letras, bonos y obligaciones valoradas en 8.882 millones.

El panorama está despejado hasta final de año. Incluyendo la de hoy, quedan seis subastas de deuda a medio y largo plazo programadas hasta el 16 de enero de 2014, y el Tesoro tiene ya 116.371 millones de los 121.300 previstos para todo el ejercicio. El coste medio de la deuda emitida se situó a cierre de octubre en el 2,51%, frente al 3,01% de finales de 2012. Hoy, el organismo de financiación del Estado ha vendido bonos a tres años y obligaciones a 10 y 13 años por un total de 4.037 millones de euros a menor precio. 

España está adelantado el trabajo de cara al próximo ejercicio, cuando tendrá que afrontar vencimientos por unos 140.000 millones de euros entre letras y deuda a medio y largo plazo, según el perfil de amortizaciones que maneja el Tesoro. El próximo ejercicio será en todo caso más relajado que el actual, en el que el importe total de vencimientos sumará más de 168.000 millones.
Eso sí, la financiación del déficit y los vencimientos de deuda obligarán al Tesoro a emitir alrededor de 244.000 millones de euros en deuda, incluyendo las letras, el próximo ejercicio, según los Presupuestos Generales del Estado.

El apoyo de los inversores extranjeros ha sido fundamental para contener la prima de riesgo, que se sitúa en el entorno de mínimos de junio de 2011. La rentabilidad de la deuda española a una década cerró ayer en el 4,149%, frente al 1,75% de su homólogo alemán.

Joaquín Gonzalez-Llamazares, responsable de fondos y pensiones de renta fija de Deutsche Asset & Wealth Management, se muestra cauto de cara a la recta final del ejercicio en cuanto a la evolución de la rentabilidad de la deuda española y advierte que el objetivo de déficit público, del 6,5% respecto al Producto Interior Bruto (PIB) para el cierre de 2013, es crucial. El experto considera que el diferencial respecto al bund alemán se mantendrá estable o ligeramente a la baja, en el entorno de los 200 puntos básicos.


Bancos y gestoras extranjeros, tanto de fondos de inversión como de pensiones, serán previsiblemente los que más contribuyan a financiar a España en los próximos meses. “Todavía tienen margen de compra respecto al peso que han tenido en el pasado, y la rentabilidad en términos comparativos continúa siendo atractiva”, señala un operador de renta fija. En términos absolutos, la inversión extranjera en deuda española se sitúa cerca de sus niveles récord, por encima de los 280.000 millones. Pero en términos relativos el peso es muy inferior. En septiembre, su cartera registrada suponía el 37,4% del total, cuando en diciembre de 2010 representaba el 54,5%.

Además de la banca nacional, también redujeron su inversión en deuda pública las empresas no financieras (–239 millones). Mientras, las aseguradoras compraron 930 millones (hasta un total de 44.484); los fondos de pensiones, 212 (hasta 17.097); las gestoras de fondos españolas adquirieron 226 millones (con 33.685 millones en total); y las administraciones públicas, 9.020 millones de euros, hasta situarse en 84.473. Las administraciones públicas incluyen el Fondo de Reserva de la Seguridad Social y el Fondo de Garantía Salarial, entre otras muchas instituciones.
Los pequeños inversores, por su parte, tenían a cierre de septiembre deuda pública valorada en 4.967 millones de euros, el 0,74% del total.

Normas
Entra en El País para participar