El sector sube en España un 15% por encima de la media global
De izda. a dcha., el cofundador de Privalia, Lucas Carné, el empresario Juanjo Azcárate y Amuda Goueli, de Privalia.
De izda. a dcha., el cofundador de Privalia, Lucas Carné, el empresario Juanjo Azcárate y Amuda Goueli, de Privalia.

El ‘ecommerce’ crece sin perder el ritmo innovador

El 31% de los españoles de 16 a 74 años compró al menos una vez por internet en 2012. Una cifra aún inferior a la media europea, situada en el 45%, según datos de Eurostat. Entre la población internauta, la cifra es mayor, un 50,7% de ellos adquirió algún bien o servicio en el último año, lo que supuso un 20,2% más que un año antes, según un estudio elaborado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones. Una tasa de crecimiento que se sitúa un 15% por encima de la media global y que tuvo un impacto económico de casi 11.000 millones de euros en 2011. 

Sin duda, uno de los motores del ecommerce es el auge de los smartphones, que superan ya los 1.000 millones de dispositivos en todo el mundo, dentro de un mercado de 5.000 millones de móviles. Una cifra en crecimiento y que la consultora Gartner sitúa en 6.000 millones en 2015. Expertos del sector se reunieron en la séptima edición del European Ecommerce Conference (EEC13), organizado por la Asociación Española de la Economía Digital (adigital), para analizar las propuestas más punteras e innovadoras del sector, entre las que destacaron los modelos de negocio basados en la economía colaborativa.

La presidenta de la adigital, Elena Gómez del Pozuelo, destacó la necesidad de que los empresarios busquen los nichos que haya, o que vayan surgiendo, dentro del comercio electrónico, un sector que proporciona a las pequeñas empresas la oportunidad de igualarse con las grandes multinacionales. Unas ideas o nichos que no son siempre originales, “más que copiar se busca mejorar el proyecto e ofrecer un valor añadido”, precisó Amuda Goueli, fundador del portal de viajes Destinia.

¿Qué tiene de original hacer la compra por internet? De primeras nada, dado que las grandes cadenas de supermercados permiten esta opción desde hace tiempo e incluso Amazon, uno de los gigantes del comercio electrónico, ha puesto en marcha su propio servicio, pero la plataforma Instacart ha logrado en su primer año en funcionamiento unos ingresos de 10 millones de dólares gracias a la apuesta por llevar la cesta de la compra al cliente en tan solo una hora. La compañía, opera tan solo en la ciudad de Chicago, pero pretende llegar a otras 10 ciudades estadounidenses en 2014. Un proyecto para el que ha logrado levantar 10,8 millones de dólares en financiación en solo un año.

Financiación si, financiación no

Destinia, marcando distancia frente a otras plataformas, comentó que montó la empresa sin capital y que “nunca he tenido necesidad de solicitar financiación”. 

Privalia apostó por el marketing en sus comienzos para obtener tráfico, destinando el 60% de sus gastos. Ahora dedica entre un 4% y un 9%.

Instacart ha captado en tan solo un año de vida 10,8 millones de dólares en dos rondas de financiación.

Auge del consumo colaborativo

Hall St. es uno de los ejemplos de empresas de ecommerce basadas en la economía colaborativa. La plataforma, creada por el español Alfredo Ouro, permite al usuario vender a otros usuarios las habitaciones de hotel que ha reservado pero no utiliza o incluso, llegar a compartir la habitación, compartiendo de esta forma los gastos. Otras, como la estadounidense Polyvore, una comunidad donde los usuarios se convierten en estilistas de moda, creando looks o escaparates con productos de moda.

El consumo colaborativo es una tendencia al alza. La red social de uso de coche compartido BlaBlaCar ha superado ya los cinco millones de miembros y alcanza ya el millón de viajeros mensuales.

La importancia de adaptarse a cada mercado

Salir al exterior se ha convertido en una necesidad para todas las empresas, más aún para las de comercio electrónico, pero implica tener muy presente la necesidad de adaptarse al entorno. El cofundador de Privalia, Lucas Carné, aseguró que el mayor éxito de la compañía ha sido lograr su internacionalización, que renombró ayer como “multilocal”, aunque “ha requerido arriesgar mucho, invertir un gran esfuerzo humano y comercial”.

Una adaptación que obliga a entender el funcionamiento de cada mercado, “en España, Italia o Alemania el precio es lo primero que miran los clientes, mientras que en Oriente Medio nadie compra lo barato o low cost”, destacó Amuda Goueli, fundador de Destinia, quien comentó la necesidad de su compañía por utilizar el concepto del lujo para posicionarse en los mercados asiáticos.

Los dos emprendedores reconocieron la necesidad de tratar el usuario de una forma distinta en función del producto o bien comercializado y su precio. Así, mientras que Privalia ya casi no utiliza el teléfono para comunicarse con el cliente y opta por el correo electrónico, la web o las redes sociales, para Destinia “el teléfono es sagrado y está disponible las 24 horas del día y todos los días del año”, según precisó Goueli, quien destacó que el cliente “cuanto más paga más necesita al otro lado del teléfono a alguien”. En el caso de su portal de viajes, su servicio de atención telefónica trabaja en 22 idiomas distintos.

Normas