De Guindos anuncia que se modificará la norma de incompatibilidades del Banco de España
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad.

El Gobierno tumba la candidatura de Roldán para presidir la AEB

El ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció ayer por sorpresa un cambio legislativo para ampliar de seis meses a dos años el régimen de incompatibilidades en el Banco de España. Aunque la norma no tiene carácter retroactivo, va dirigida directamente a la candidatura de José María Roldán, director general del Banco de España hasta hace unas semanas, como presidente de la AEB. La banca se reunirá en breve para decidir su postura.

El Gobierno, y más en concreto, Economía, apostó fuerte y parece que ganó, o por lo menos ha desgastado tanto al candidato a la presidencia de la AEB, José María Roldán, que difícilmente mantendrá su candidatura. Y es que el Ejecutivo no estaba dispuesto a perder el pulso que mantenía desde hace una semana con la banca para evitar que el exdirector general de regulación del Banco de España, José María Roldán, se convirtiese, en seis meses, en el próximo presidente de la AEB.

Luis de Guindos aprovechó que intervenía ayer en el Senado para anunciar que el Gobierno revisará “en las próximas semanas” el régimen de incompatibilidades del Banco de España para “ajustarlo” a la normativa sobre estas cuestiones que rige en la Administración general del Estado (AGE). Así lo avanzó en declaraciones a la prensa en los pasillos del Senado, donde aseguró que el Gobierno “no entra en la evaluación” de los nombramientos que hace la patronal bancaria, sino que se limita a establecer el régimen de incompatibilidades. Guindos no quiso personalizar en Roldán la aprobación de la próxima norma, aunque todas las fuentes consultadas aseguran que es su principal y primera víctima.

El ministro, de hecho, declaró que esta futura norma de incompatibilidad “no es una reacción a cuestiones específicas”, sino que responde a que “había un desequilibrio entre el tratamiento que se daba en el Banco de España y en la AGE a las incompatibilidades... Lo que se va a hacer es homogeneizar la normativa”, sentenció.

Pese al intento de desvincular la publicación de la futura norma de incompatibilidades con el próximo nombramiento de Roldán en la AEB, el sector financiero interpretó que el Gobierno apuntaba directamente al corazón de la polémica que se había desatado por el futuro nombramiento del ex director general del Banco de España. “No le afecta porque la norma se aprobará a posteriori de la salida de Roldán del Banco de España, pero el mensaje es claro y contundente. Difícilmente podrá aguantar la presión, lo mismo que el sector”, aseguraba ayer un directivo financiero.

Fuentes de la Administración aseguran que el veto para que Roldán no sea el próximo sustituto de Miguel Martín en la AEB no parte solo de Economía. Todo el Gobierno está de acuerdo en frenar este nombramiento al considerar que el exdirector general de regulación del Banco de España había tenido un papel relevante en la gestión de la crisis de las cajas de ahorros durante los pasados años, y que llevó al Estado a solicitar a Europa ayudas para estas entidades financieras por unos 40.000 millones de euros.

Economía considera que no es “estético” que el que fuera miembro del Banco de España pase a defender los intereses de los que hasta hace poco eran sus regulados, ya que puede extenderse la sombra de la duda de que estaba trabajando con la perspectiva de luego cruzar a la orilla de los supervisados.

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, apoyó, de hecho, la decisión de Guindos. Beteta indicó, en declaraciones a TVE, que conoce “perfectamente” al ministro de Economía y “sus razones” y al secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, y “sus razones, y tengo que estar con ellos en esa opinión”, dijo.

El régimen de incompatibilidades del Banco de España impide la incorporación al mismo sector en un plazo de seis meses. En cambio, el de la Administración general del Estado, al que se va a ajustar la nueva norma, amplía a dos años dicho periodo.

Fuentes de Economía aseguraban tras las declaraciones de Guindos que el cambio normativo anunciado “no se hace en función de casos concretos y es una modificación a futuros, sin efectos retroactivos”. La norma en cuestión, de hecho, se aprobará en los próximos días, incluso podría llevarse al Consejo de Ministros del próximo viernes o al siguiente. Según explicaciones jurídicas si la incompatibilidad no tiene carácter retroactivo no tiene por qué afectar a Roldán ya que dejó hace un mes de ser director general del Banco de España, razón por la que podría ser nombrado presidente de la AEB. Pese a ello, varias fuentes apuntan a que ahora los bancos podrían ampliar el abanico de candidatos.

De cualquier forma, un banquero se quejaba en estos días de que Economía no solo ha torpedeado la candidatura de Roldán, cuya incompatibilidad vence en abril, justo cuando estaba provisto su nombramiento. “También había vetado hace algo más de un mes a José Manuel Campa por su trayectoria política al haber sido secretario de Estado de Economía con Zapatero desde mayo de 2009 hasta diciembre de 2011”.

La gran banca tiene previsto reunirse en breve para tomar una decisión sobre el futuro de la AEB y de Roldán, quién fue relevado de su cargo en el Banco de España por el gobernador Luis María Linde, prácticamente coincidiendo con la propuesta de la gran banca para convertirse el próximo presidente de la patronal bancaria el próximo 3 de abril.

Pese a todo, la banca mantenía ayer a Roldán como candidato.

 

Normas