La filial poloca presenta suspensión de pagos

Fagor concentrará en el País Vasco todos sus concursos de acreedores

Las consecuencias de la oposición del Gobierno vasco y de Corporación Mondragón a la aportación de más fondos para el rescate de Fagor Electrodomésticos se han vivido hoy. El líder nacional en línea blanca presentó el concurso voluntario de acreedores para su filial polaca Fagor Mastercook, pero lo hizo en el Juzgado de lo Mercantil Número 1 de San Sebastián, gestionado por el magistrado Pedro Malagón. No fue una operación casual. La empresa vasca recurrió a la figura procesal de Vis Atractiva, que permite la presentación del concurso en el territorio donde se ubica la sede de la compañía en crisis.

Es un antecedente sobre lo que puede pasar con la participada francesa Brandt. Así, el juzgado de lo Mercantil de San Sebastián concentrará todos los procesos concursales de Fagor Electrodomésticos, que ya presentó el pasado día 16 de octubre al magistrado Malagón el preconcurso de la sociedad matriz, en un intento de contar con un plazo de cuatro meses para gestionar su declive, sin tener que dejar en otras manos (la de los administradores designados por el juez), la capacidad de decisión sobre los activos del grupo.

Otros ritmos

Pero el cambio de escenario y de ritmos desde el citado día 16 ha sido radical. Si el fabricante de electrodomésticos lanzaba el pasado martes el mensaje de que necesitaba 170 millones con urgencia, precisamente para evitar los concursos de sus filiales en Francia y Polonia, Gobierno vasco y  Corporación Mondragón anunciaban en las jornadas posteriores que no ponían un euro más en la compañía guipuzcoana. El Ejecutivo de Vitoria entregó 40 millones a principios de año y las cooperativas integradas en la multinacional vasca otros 70 millones en mayo de 2012 (sobre un total de 300 millones aportados por las mecanismos solidarios desde la órbita cooperativa).

La concentración de los concursos en San Sebastián responde a un intento de estar más cerca de los administradores de estos procesos, que hubieran podido producirse en Polonia o en Francia (si algún acreedor no se adelanta e insta la antigua suspensión de pagos en el país galo). Fagor Electrodomésticos también tiene fábricas en China, las únicas que siguen en actividad. Las cinco de España están paralizadas, al igual que las cuatro de Francia y el complejo fabril de Wroclaw en Polonia. Desde la cooperativa insistieron ayer en que siguen trabajando en la búsqueda de financiación, que ya solo pasa por la venta de los activos citados.

A la multinacional china Haier, el líder mundial en línea blanca, le interesan las instalaciones de Polonia como vía de entrada para reforzar su presencia en Europa. En el país comunista, Fagor Electrodomésticos comparte sus dos plantas con el grupo local Robam, que también pudiera hacer una oferta para quedarse con el 100% de ambos centros. Otra posibilidad para la captación de fondos es la planta de calentadores de Bergara (Guipúzcoa), compartida al 50% con la compañía alemana Vaillant.

La CNMV suspende la cotización

La Comisión Nacional del Mercado de valores (CNMV) anunció ayer la suspensión de forma cautelar de la cotización de los títulos de deuda perpetua de Fagor Electrodomésticos en el mercado AIAF de renta fija, “por concurrir circunstancias que pudieran perturbar el normal desarrollo de las operaciones sobre el valor”, según fuentes del regulador.

Estos títulos, conocidos como preferentes, fueron emitidos hace años por el fabricante de línea blanca, que captó 185 millones. Fagor Electrodomésticos imitó el modelo de financiación de otra cooperativa de Corporación Mondragón, Eroski, que emitió antes sus propias preferentes, en este caso por un importe de 660 millones. Gran parte de los inversores que acudieron a esas ofertas han demandado a ambas corporaciones por publicidad engañosa, por no informarles de las características del producto. La vista judicial que afecta a Eroski tendrá lugar en enero del próximo año.

Cumbre el lunes entre el Gobierno vasco y Mondragón

Los responsables del Gobierno vasco y de Corporación Mondragón han marcado el próximo lunes como fecha de la celebración de una cumbre entre ambas partes, que solo aspira a “minimizar” el impacto social del cierre de Fagor, en palabras de Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Ejecutivo de Vitoria. Tapia señaló ayer en los pasillos del Parlamento vasco que ahora es tiempo de “mirar hacia adelante y de no buscar culpables, sino soluciones”. Reconoció que el escenario es “grave y complicado”, con miles de trabajadores y cooperativistas afectados.

De momento, la calle sigue caliente. Ayer, miles de personas se manifestaron en la localidad de Arrasate-Mondragón, donde tienen sus sedes sociales Corporación Mondragón y la propia Fagor Electrodomésticos.

La crisis saltó al ámbito político. El anterior lehendakari y secretario general de los socialistas vascos, Patxi López, calificó de “sorprendente” que el Ejecutivo de Vitoria comprometiera más de 40 millones en ayudas a Fagor, sin la presentación previa de un plan de viabilidad.

Según López, hacía tiempo que se sabía que el sector de línea blanca estaba en crisis por “la ruptura de la burbuja inmobiliaria” y por la competencia brutal a nivel internacional, en referencia a los competidores asiáticos. Esos 40 millones, según el líder del PSE-EE, se concedieron al amparo del programa Ekarpen para inversiones empresariales, “y se utilizaron para otras cosas, como pagar deudas”.

Normas