Tecnología
Las aplicaciones móviles dan acceso a información de los productos de consumo.
Las aplicaciones móviles dan acceso a información de los productos de consumo.

El código de barras, al servicio del consumidor

Se puede acceder con el móvil a datos extra sobre miles de referencias

Estamos hartos de ver ese dibujo de rayitas en todos y cada uno de los productos que comprados.

Hace no tanto, descubrimos que en las cajas de los súper podían leer el precio gracias precisamente a ese código de barras, pero hasta ahora a nosotros no nos servía de nada.

Hemos dicho hasta ahora, porque se está implantando un servicio que permite que el consumidor capture con el móvil esos códigos y acceda a todo tipo de información sobre el producto ¿Cómo? A través de la aplicación BIDI, líder en lectura de códigos de barras y QR, que está disponible para todo tipo de smartphones.

Este servicio, que se llama eScan y ha sido desarrollado por Aecoc, es pionero en el mundo y permite al usuario acceder directamente a la información nutricional del artículo que va a comprar, al listado íntegro de ingredientes y a un apartado de advertencias en el caso de alérgenos. Asimismo, la plataforma ofrece fotos o instrucciones de uso en determinados productos.

Tras el gran consumo pronto entrarán artículos de electrónica o bricolaje

“Hemos empezado por el gran consumo, pero hay otros sectores como el bricolaje, la cosmética o la electrónica en los que el sistema va a ser de gran utilidad para poder ofrecer lo que llamamos información extendida”, predice Sergi Cardona, responsable mobile de Aecoc, “¿Nunca os ha pasado que compraste una herramienta que ya no recuerdas para qué servía? Ahora puedes acceder a información durante las distintas fases de compra y uso del producto”.

Para indicar al cliente que puede acceder a más datos, se ha desarrollado un pictograma que incluye una mano junto al código de barras. “Para el productor es una gran ventaja ya que no es necesario ya hacer cambios en el empaquetado como se hacía antes para incluir un código QR para una promoción, por ejemplo”, resalta Cardona.

Efectivamente, eScan está siendo utilizado también como herramienta de marketing. Es el caso de Pepsico que ha utilizado el nuevo sistema para promocionar entre sus consumidores su campaña “Ahora es el momento”.

E-scan ha permitido a la marca en vez de utilizar el ya tradicional código QR, hacerlo a través del escaneo del código de barras en sus latas y botellas, que llevaba a un portal móvil con contenido específico ligado a la música dance: entradas vip a conciertos, descarga de música o de la app Pepsi Dj.

3.000 productos

Hasta el momento, el servicio dispone ya de información sobre ese número de artículos de empresas como Danone, Pepsico, Mahou-San Miguel, Central Lechera Asturiana (Capsa), Grupo Leche Pascual, Campofrío, Nestlé, Coca-Cola o P&G.

“Sabíamos que al no ser una mecánica habitual seguramente la respuesta no sería masiva, decidimos primar la calidad del impacto que la cantidad, aun así nos han sorprendido las más de 140.000 visitas al portal móvil, que han hecho que este verano las cuatro referencias más escaneadas en gran consumo hayan sido de Pepsi”, resume Mauro Ribó, director de marketing de bebidas en PepsiCo.

Otra de las empresas que mejor han entendido las posibilidades de eScan ha sido la láctea Capsa.

“Los hábitos de compra están cambiando nuestra sociedad y la revolución tecnológica en la que está inmersa ha provocado la aparición de un consumidor mucho más adaptado al medio, el consumidor “digital”, transformando el dispositivo móvil como uno de los canales de comunicación más potentes que existen en la actualidad”, explica Richard Villaverde Barón, responsable de sistemas de información de la compañía, que ya “ha incorporado a la plataforma 128 códigos y algunos de ellos se han situado en el top ten de productos más escaneados”, aseguran desde la empresa de alimentación.

Internet no cautiva a las pymes del sector

Este pictograma indica que el consumidor puede escanear el código y acceder a más información sobre el producto.
Este pictograma indica que el consumidor puede escanear el código y acceder a más información sobre el producto.

Queda mucho por hacer. Esta es la primera gran conclusión del Barómetro Digital elaborado conjuntamente por Aecoc y el ISDI (Instituto Superior para el desarrollo de Internet) y que ha estudiado el posicionamiento en la red de las pymes del sector de gran consumo.

La investigación señala que el 87% de estas empresas tienen presencia online, pero todavía hay un 13% que no dispone de una web donde se indiquen cuestiones tan básicas como quiénes son, a qué se dedican, cuáles son sus productos o cómo contactar con la empresa.

Es más, lo normal en este tipo de pymes es tener una web sencilla, con contenidos estáticos, sin adaptar a terminales móviles –solo el 6% de ellas lo tiene–, presencia en algunas redes sociales pero sin actualizar, posicionamiento en buscadores poco trabajada y ausencia de tienda electrónica, ya que solo venden en internet el 10% de ellas.

Unos pobres resultados que, según Nacho de Pinedo, CEO del ISDI, se deben “a que tenemos todavía una mentalidad de que lo que ha funcionado durante años tiene posibilidades de funcionar en el futuro”.

Hay muchas empresas que achacan sus menores ventas a la crisis y al bajón del consumo, pero no terminan de darse cuenta de que el cliente no es el mismo.

"El usuario ha tomado las riendas de sus compras gracias a internet” y recuerda que “algunos de los principales casos de éxito de la red pertenecen justamente a negocios de nicho que han conseguido extender sus ventas internacionalmente”.

Normas