Los test de estrés europeos, claves
Los inversores vuelven a confiar en los valores bancarios.
Los inversores vuelven a confiar en los valores bancarios.

Los bancos vuelven a brillar en Bolsa

Algo ha cambiado en la banca española. El mercado empieza a creerse que la recuperación económica está en marcha y el sector bancario, uno de los más castigados por la crisis, ya saborea las mieles de una renovada confianza de los inversores en España. Prueba de ello es el rally bursátil que viven los bancos que cotizan en el Ibex 35, que han subido más del 40% desde mínimos del año, cuando el selectivo acumula un ascenso anual del 22,5%.

Parece que el estigma del rescate está superado, una vez que el Eurogrupo (ministros de Economía de la eurozona) ha concluido que el saneamiento de los bancos españoles “va por buen camino” y cree innecesario prorrogar la asistencia financiera. España ha utilizado 41.300 millones de euros de los 100.000 millones puestos a disposición del Gobierno de Mariano Rajoy, que no desea ampliar las ayudas. Así, salvo una sorpresa de última hora, el rescate bancario español se cerrará este año.

Pero queda otra prueba de fuego: las próximas pruebas de resistencia o test de estrés a la banca a nivel europeo en 2014. Según la Autoridad Bancaria Europea (ABE), el objetivo es “ayudar a disipar las preocupaciones sobre el deterioro de la calidad de los activos debido a las condiciones macroeconómicas en Europa”. En esta ocasión, la banca española parte de una posición de solvencia más fortalecida y las principales dudas se ciernen sobre las entidades italianas y alemanas.

Miguel Ángel Rodríguez, analista de XTB, cree que “efectivamente, lo peor ya ha pasado y el proceso de capitalización de los bancos españoles con problemas se ha llevado a cabo con bastante éxito”. Por ello, considera que, aunque la banca sana se ha visto lastrada por los apuros de las nacionalizadas, en general la banca española “está en una situación excepcionalmente buena para pasar el examen en comparación con el resto de los bancos europeos que tienen una alta exposición a activos tóxicos procedentes de la renta fija, como los franceses o los italianos”.

Rodríguez recuerda que en España la principal losa de la banca ha sido su exposición al sector inmobiliario, pero los activos dañados de la banca más débil ya han salido de los balances gracias al traspaso a la Sociedad de Gestión de Activos Inmobiliarios procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb), el conocido como ‘banco malo’.

Para José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citigroup en España, el siguiente análisis al sistema bancario europeo “debería resultar neutral” para los bancos españoles. En su opinión, la metodología y el rigor del test “no debería ser muy diferente” al realizado exclusivamente para la banca española por la auditora Oliver Wyman en 2012. “La cuestión de fondo por tanto viene determinada por el escenario económico al que nos enfrentamos en el futuro. Si realmente la recuperación es firme, los buenos tiempos los tendremos por delante, pero si se produce un estancamiento o una recuperación marginal, la inestabilidad seguirá dominando el mercado a medio plazo”, sostiene.

Por el momento, las señales son cada vez más positivas y todo apunta a que la economía española se asoma al crecimiento. El último en dar aliento a España ha sido el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha mejorado sus previsiones para el PIB en 2014 y calcula que avanzará un 0,2%, lejos aun así del 0,7% que pronostica el Gobierno español. En este contexto, el buen comportamiento de los bancos en Bolsa ha sido evidente. Los seis que están en el Ibex se han disparado más del 40% desde sus mínimos anuales. Santander se anota un 47,5%; BBVA, un 52,8%; Sabadell, un 58%; CaixaBank, un 67%; Bankinter, un 110%, y Popular, un 70%. 

Fuera de este índice, en el mercado continuo, Liberbank gana un 57,5% desde su estreno bursátil el pasado mes de mayo, mientras que Bankia casi ha duplicado su valor.

La fuerte recuperación de las cotizaciones ha provocado que la mayoría de los bancos se acerquen e incluso superen en Bolsa su valor en libros. BBVA, Bankinter y Bankia ya valen más que el teórico valor de sus activos. Santander se sitúa al borde de su valor contable, que llegó a superar recientemente. Alcanzar este estatus en Bolsa sugiere que la entidad en cuestión no va a sufrir pérdidas de rentabilidad en el futuro.

“Nuria Álvarez, de Renta 4, asegura que las cotizaciones que acumulan los bancos este año “ya descuentan que no saldrán mal parados de los test de estrés”. Apunta que “no deberíamos tener sorpresas negativas en lo que respecta a las necesidades de capital, aunque lo que pueda aflorar en las pruebas dependerá de las hipótesis que se planteen”.

En esta misma línea se expresa Susana Felpeto, de ATL Capital. “Todavía es una incógnita qué factores serán claves en los test”. No obstante, “los bancos y cajas españoles ya se retrataron hace un par de años y, pese a que las reformas en el sector no se han hecho completamente, estamos más avanzados que en otros países”, añade.

Es el Banco Central Europeo (BCE) el que definirá los criterios a tener en cuenta en el examen. Mientras tanto, un estudio de Royal Bank of Scotland (RBS) concluye que la banca italiana y eslovena se revelará como la más vulnerable, mientras que solo la española Cajamar mostrará necesidades de capital.

Entonces, ¿queda potencial en Bolsa? Rodríguez considera que teniendo en cuenta la mejora de la deuda soberana (la prima de riesgo se mantiene en zona de mínimos entorno a los 240 puntos básicos) y el alentador horizonte macroeconómico, “todavía queda recorrido al alza para los bancos, sobre todo para los grandes como Santander, BBVA o Caixabank”. Explica que “si se miran las cotizaciones históricas de estos valores, ahora mismo se sitúan en la franja baja y, aunque no se verán movimientos fulgurantes, sí tienen atractivo como para incluirlos en cartera”.

Miguel Pareja, de Bolsa 3, declara que “este verano ha marcado un antes y un después”. Esgrime que “si bien hace un año y medio se temía el pseudo colapso del sistema financiero español, desde hace tres meses el panorama se ha dado la vuelta y en el mercado ha habido un cambio de tendencia al alza”. Así, espera que “aunque se pueda producir algún ajuste, en los próximos meses la balanza se seguirá inclinando hacia el lado comprador”. “Cuanto mejores o menos malas sean las perspectivas económicas, mayores serán los flujos de dinero hacia sectores como la banca”, asevera.

De hecho, precisamente el retorno del dinero extranjero hacia los bancos españoles ha sido uno de los catalizadores de estos valores. “Hasta ahora los inversores americanos y asiáticos estaban fuera de Europa y más de España, pero están volviendo a entrar”, comenta Susana Felpeto, de ATLCapital. “Creemos que después de las importantes subidas debería haber algo de corrección en algún momento, pero hasta que no se equilibren los movimientos de flujos habrá más subidas”.

Con todo, los analistas se muestran cautos. Pese a que la banca española ha hecho los deberes, todavía quedan tareas pendientes. Álvarez piensa que el proceso de concentración del sector “no ha terminado” y prevé nuevas fusiones entre entidades pequeñas y operaciones para reforzar el capital.

De hecho, BBVAse ha puesto manos a la obra al vender esta semana el 5,1% de China CITIC Bank Corporation Limited (CNCB) por 944 millones de euros, con lo que la participación del grupo español en esa entidad se reduce al 9,9%. Aunque el efecto de la operación en los beneficios de 2013 será negativo en un año ya de números rojos para el negocio en España –la venta es con pérdidas y supone un impacto negativo de 2.300 millones–, el banco que preside Francisco González ha cumplido ya, en términos de solvencia, las exigencias de la nueva normativa de Basilea III, que entrará en vigor en 2019, y que penaliza las participaciones en entidades financieras superiores al 10%.

“Desde que comenzara la crisis en 2008 el principal foco de atención de los mercados han sido los bancos. Cuanto más reforzado tengan su capital, menos les afectará cualquier posible situación adversa”, precisa Felpeto.

En los próximos días arranca la temporada de resultados correspondientes al tercer trimestre de 2013. El sentimiento general entre los expertos es que los beneficios de la banca seguirán siendo débiles en comparación con el mismo periodo del año anterior, algo que ya descuenta el mercado. Sin embargo, tal y como aclara Miguel Paz, responsable de estrategia de Unicorp Patrimonio, “la clave estará en si las cuentas serán capaces de sorprender al mercado, superando las estimaciones”. En ese caso, “se prevé una dinámica más positiva de cara al siguiente trimestre”, apostilla.

Seduciendo a las firmas de inversión

El dinero llama al dinero. El tirón de los bancos en la Bolsa española, gracias a las mejores perspectivas del sector en particular y de la economía en general, está conquistando a los bancos de inversión, que cada vez más apuestan por la banca nacional.

HSBC, Credit Suisse, Bank of America, Natixis o Keefe, Bruyette & Woods (KBW) son algunas de las firmas internacionales que recientemente han mejorado su visión sobre las entidades españolas, subiendo las recomendaciones y los precios objetivos.

Así, en cuestión de unas pocas semanas ha habido un aluvión de consejos para el sector financiero español. Y si el tono positivo se mantiene, como pronostican la mayoría de analistas, es muy probable que las recomendaciones no hayan hecho más que empezar.

Atendiendo al consenso de Bloomberg, cabe destacar que las cotizaciones que marcan los bancos se sitúan todas por encima de los precios objetivos. Es previsible, por tanto, que el mercado termine adaptando estas metas.

En general, los brókers enumeran como factores positivos para la banca española, además de la incipiente recuperación económica, la intensa limpieza de balance completada en los dos últimos años; una tendencia a la baja en las nuevas entradas de créditos morosos; la aceleración de la venta de activos adjudicados; el renovado interés entre compradores foráneos, tanto institucionales como minoristas, y la mejoría en los costes de financiación.

Todo ello ha motivado que las entidades españolas tengan reservado un hueco en las carteras modelo que diseñan las principales casas de inversión, siendo BBVA, entre los dos grandes, y Bankinter (este último se ha revalorizado más de un 120% en lo que va de ejercicio) los valores bancarios preferidos.

En cualquier caso, los expertos de Bank of America Merryll Lynch advierten que, aunque la banca está mucho mejor que hace un año, los riesgos todavía persisten.

Normas
Entra en El País para participar