El precio de conversión ronda los 0,58 euros
Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.
Manuel Menéndez, presidente de Liberbank.

Las opciones que tienen los bonistas de Liberbank en el último día para ir al canje

Hoy concluye el proceso de conversión voluntaria abierto por Liberbank para que los afectados por las preferentes puedan recuperar parte de su dinero canjeando los híbridos por acciones. Horas antes de que finalice el plazo que comenzó el 1 de octubre muchos todavía no saben qué hacer. El inversor dispone de tres alternativas.

1 Mantener la titularidad de los bonos. Quienes se decanten por esta opción continuarán percibiendo el interés anual. Esta alternativa sería la más adecuada para los tenedores de bonos de serie A y B cuyo precio de canje se sitúa en los 3,92 euros y 2,58 euros, respectivamente, frente a los 0,64 euros de sus acciones ayer al cierre. Para los que posean esta clase de híbridos acudir al canje acarrearía unas pérdidas del superiores al 83% en el caso de aquellos que tengan bonos de serie A y del 75% para los de la serie B.

En estos ambos casos, resulta más rentable continuar recibiendo la remuneración del 5% anual con la esperanza puesta en que en próximas conversiones el precio de canje se aproxime al de cotización. Mientras esto sucede, el tipo de interés que ofertan se encuentra por encima de la media de otros productos que existen a día de hoy en el mercado como por ejemplo los depósitos.

También es una opción mantener los bonos de la serie C, puesto que su precio de canje se sitúa actualmente por debajo del de cotización. Cobrarían además un 7% anual, por encima de la rentabilidad que ofrece cualquier producto de bajo riesgo.

LIBERBANK 0,28 1,72%

2 Convertir la totalidad de los títulos y vender las acciones. Esta fórmula podría interesar a los tenedores de bonos serie C, la inmensa mayoría, cuyo precio, a la espera de que cierre, rondaría los 0,58 euros. Por ejemplo una persona que tenga 100.000 euros en bonos serie C y acuda a la conversión pasaría a recibir unas 172.000 acciones. Según los precios de cotización de ayer (0,64 euros por el acción) si decide una vez efectuado el canje decide desprenderse de sus títulos pasaría a obtener unas plusvalías de 10.000 euros, pues con la venta de los títulos en el mercado recuperaría más de 110.000 euros.

Algunos expertos consideran que esta es la alternativa más adecuada, pese a que el fondo del mercado es optimista y los títulos de la entidad podrían continuar su ascenso. La razón que algunos alegan es la fuerte revalorización sufrida por las acciones desde su salida a Bolsa el pasado mayo. Desde el precio del debut sus títulos se han apreciado un 60%. Además si se vende ahora, el inversor que opte por esta opción está eliminando algunos focos de incertidumbre como por ejemplo los resultados de los test de estrés a la banca previsto para el próximo año así como el impacto de las necesidades de capital para hacer frente a las refinanciaciones.

Si en los próximos meses se vislumbra un futuro más claro podría resultar interesante volver a entrar ya que como apuntan desde Renta 4 en términos de generación de resultados el banco lo está haciendo muy bien. Eso sí, si se canjean ahora los dueños no recibirían la parte del cupón que les correspondería puesto que la entidad registró pérdidas el año pasado; en cambio, si esperan hasta la próxima conversión en abril sí cobrarían el 7% anual que les correspondería.

3 Convertir parte de los bonos y mantener las acciones. Esta vía combina por un lado la ventaja de seguir percibiendo el cupón anual del 7% que ofrecen los bonos de serie C y por otro el otro, la de aprovechar el precio de canje actual. En el caso de que se confirme la revalorización que algunos esperan, los que dispongan de acciones de la entidad verán incrementada sus ganancias.

Pero la gran incógnita es ¿qué harán los títulos de Liberbank? ¿Seguirán subiendo? La verdad es que hay razones para el optimismo, pero también hay que tener en cuenta el factor dilución que lleva aparejada toda ampliación de capital. Si todos los tenedores de bono serie C acuden a este canje la entidad tendría que poner en circulación 658,6 millones de nuevos títulos.

Asimismo, hay que tener en cuenta el hecho de que no todos los que acudan al canje están interesados en quedarse con las acciones, sino que lo que buscan es satisfacer sus necesidades de liquidez, es decir, quedarse con el dinero en efectivo, algo que parece que cobra aún más sentido si se tiene en cuenta el hecho de que la entidad no puede repartir dividendo. Esto añadiría presión a corto plazo en la cotización de las acciones de Liberbank que podrían poner un alto en su tendencia alcista.

Pero aunque puede que existan razones para la venta también las hay para conservar las acciones fruto del canje. La primera que sirve de sustento a esto es el descuento con el que cotizan sus títulos respecto al valor en libros. En el caso del Liberbank este se sitúa entre el 45% y el 40% frente a la media del sector bancario que ronda el 20%. Por tanto, las acciones del banco disponen de mayor margen para la mejora.

El otro argumento sería el apetito de los inversores por renta variable europea, que ha llevado al selectivo a liderar las subidas del Viejo Continente, con una revalorización del 20% en lo que va de año. Las perspectivas para la renta variable son favorables. De hecho, las casas de análisis ven en la Bolsa las mayores oportunidades de rentabilidad y dentro de ella el sector financiero tiene todas las papeletas para ser de los más favorecidos después de que las principales incertidumbres se hayan despejado. Una vez acometidas las reformas no deberían existir razones para la desconfianza, pero lo cierto es que todavía quedan un par de flecos sueltos, como por ejemplo la unión bancaria o las pruebas de estrés a la banca, que podrían generar presión a la baja.

Normas
Entra en El País para participar