Operación para solventar su grave situación financiera
Ignacio de Vega y Luis Perez del Val en la salida de Bodaclick al MAB
Ignacio de Vega y Luis Perez del Val en la salida de Bodaclick al MAB

Bodaclick se casará con inversores mexicanos y cederá hasta el 20% de su capital

Bodaclick ya tiene fecha para su boda. El proximo 19 de noviembre, la compañía propietaria del portal internacional de organización de bodas,  celebrará una junta en el que pretende que sus accionistas den el 'si quiero' a una operación de recapitalización, que previsiblemente será el principio del fin de sus graves problemas financieros. 

En esa reunión, según el orden del día publicado por la empresa, se propondrá la aprobación de una emisión de obligaciones convertibles en acciones que será suscrita íntegramente y con exclusión del derecho de suscripción preferente para el resto de accionistas, por dos sociedades mexicanas Comercializadora y Estrategias Tirsa, instrumentales de fondos de inversión de aquel país, según fuentes de la compañía en España.

Estas fuentes aseguran que la operación se formaliza como un préstamo de 4 millones de euros otorgado a la filial mexicana de la firma y tiene su contrapartida en la citada emisión de convertibles. Es decir el capital que los dos fondos darán a la filial mexicana de la empresa se capitalizaran, mediante compensación de créditos, en acciones de la matriz. Está previsto que la conversión otorgue a las dos sociedades mexicanas el control de entre el 12% y el 20% de Bodaclick, merced a que la empresa tendrá que emitir un total de 3,23 millones de acciones con un nominal de 0,02 euros.

Las fuentes consultadas de la compañía han declinado dar más detalles sobre la identidad de los fondos con lo que se ha pactado la operación. Pero en un hecho relevante remitido al MAB, Bodaclick reconoció que el tipo de interés anual será de un 8% anual bruto. No obstante lo anterior, en el caso de decidir los Obligacionistas renunciar a su derecho de conversión se aplicará un tipo de interés retroactivo desde el inicio de la emisión del 10% anual bruto.

La compañía según sus responsables han dedicado el primer semestre del ejercicio a reestructurar a fondo sus costes operativos, con el objetivo principal de dotarse de una estructura  financiera que solvente la grave situación en la que cerró a finales de 2012. Los ejecutivos de la empresa han llevado a cabo un severo recorte de gastos operativos durante estos seis primeros meses que les ha permitido recortar los gastos de explotación en un 32% respecto al mismo periodo de 2012.

Aun así las ventas ajustadas  del grupo en el primer semestre de 2013 decrecieron un  27%, situándose en 8.416 miles de euros. Si bien el resultado consolidado ascendió ya a 101.000 euros, frente a los 2 millones de euros de números rojos del primer semestre de 2012.

KPMG, auditor de la sociedad, ya advirtió sobre esta delicada situación en su informe de auditoría de 2012, En él aseguraba que la empresa había incurrido en significativas pérdidas en los últimos ejercicios, "siendo sus propios al 31 de diciembre de 2012 negativos en 3,89 millones de euros y los flujos de efectivo consolidados de las actividades de explotación de 2012 negativos en 3,42 millones de euros".  El auditor aseguraba además que las previsiones sobre flujos de caja realizados por el grupo para 2013 "estiman flujos negativos por las operaciones europeas". "Estas circunstancias, explicaba el informe de auditoria, son indicativas de una incertidumbre sobre la continuidad de las operaciones del grupo, que dependerá de su capacidad para generar tesorería y/o financiación suficiente que le permita atender sus obligaciones en el corto plazo".

Normas
Entra en El País para participar