Porqué nos debe preocupar la prima de riesgo, en un minuto... y pico (parte 1)