Óscar Rodríguez, director de la división de Móviles de LG España
Óscar Rodríguez, director de la división de móviles de LG España.
Óscar Rodríguez, director de la división de móviles de LG España.

“El negocio de los móviles es para quien tenga pulmón”

LG, el tercer mayor fabricante de smartphones del mundo, calienta motores para dar la batalla en la recta final del año. Un periodo siempre crítico por incluir la campaña de Navidad. “Nuestra gran apuesta es el modelo G2, que lanzamos hoy oficialmente en España”, cuenta Óscar Rodríguez, director de la división de Móviles de LG España. Un smartphone, con el que quieren posicionarse en la gama premium, donde hasta hace poco no estaban, y que competirá con el Galaxy S4 de Samsung, el nuevo Sony Xperia Z, el HTC One, o el nuevo iPhone 5S de Apple, entre otros.

“El año pasado ya hicimos un cambio muy radical con nuestra familia de smartphones Optimus, que nos ha dado un resultado fantástico. En España hemos vendido un millón de unidades y eso nos ha valido la segunda posición por volumen y la cuarta por facturación. Además, nos ha dado una gran visibilidad”, continúa Rodríguez, que aclara que este año la apuesta de LG es consolidar esa familia, dirigida al mercado de gama media y baja, y sobre todo tomar posiciones en la gama premium, con su nueva familia G. “Junto al smartphone G2, lanzaremos la tableta G Pad de 8.3 pulgadas en noviembre, con un precio de 329 euros”. La primera que lanzan desde hace dos años, tras el fracaso del tablet anterior, que grababa en 3D.

Para buscar el éxito en la primera liga, la compañía surcoreana ha cambiado de estrategia. “Cuando lanzamos el primer modelo G el año pasado se estrenó seis meses antes en Corea que en Europa, y esto es un handicap en este sector donde los tiempos son clave”. Ahora, el G2 se está lanzando casi de forma simultánea en todo el mundo. Apenas con un mes de retraso entre Europa y Corea y EE UU.

El precio en el mercado libre del LG G2 es de 599 euros, cien euros menos que el Xperia Z o que el iPhone 5S. “Hemos tratado de diferenciarnos de nuestra competencia apoyándonos en nuestras bazas fuertes”, dice Rodríguez. Una es el diseño (han eliminado los botones de alrededor del móvil y han puesto uno atrás, junto a la cámara, para subir y bajar el volumen, “justo donde ponemos el dedo de forma natural”). Las otras dos son las baterías y las pantallas, dos productos que LG fabrica también para terceros. “El G2 es el primer terminal que lleva una batería en escalera, o que permite elevar su autonomía sin penalizar el volumen del terminal”, continúa el directivo, que destaca que este es el primer móvil de LG que será comercializado desde el principio en España por los cuatro operadores con red.

¿Podrán romper el duopolio Apple-Samsung, que se llevan el 100% de los beneficios del sector? “Lograremos resultados positivos en smartphones cuando cojamos el espacio que como marca tenemos en otras líneas de producto, como los televisores”

“Esto es muy importante porque aunque haya caído la subvención de móviles y haya crecido mucho el mercado libre (hoy está entre el 25 y el 30%), los operadores siguen teniendo mucha influencia. El 70% sigue canalizándose a través de ellos, y el modelo de financiación que están impulsando está cogiendo ritmo y será el que mueva el mayor volumen de venta de terminales”, añade.

Contexto difícil

Pese a que en junio pasado LG tenía un 5,1% de cuota del mercado mundial de smartphones, solo por detrás de Samsung (31,7%) y Apple (14,2%), Rodríguez asegura que son conscientes de lo difícil de mantenerse vivos en este negocio, donde Nokia ha sido comprada por Microsoft, Motorola por Google, HTC ha entrado en pérdidas y Panasonic tira la toalla. Ello sin olvidar el calvario de Blackberry. Por eso, LG ya trabaja como Samsung en un smartphone curvo, que presentarán el próximo mes. “En nuestro sector la innovación es clave para mantenerte. En el momento que no innovas te quedas fuera, como hemos visto con algunos ejemplos”, destaca el directivo, que destaca que con esta novedad ofrecerán ventajas al consumidor y lograrán diferenciarse de la competencia. Algo cada vez más complicado.

Rodríguez admite, no obstante, que en este sector no basta tener un producto bueno para triunfar. “Hay otra variable esencial:_la economía de escala. Ambos elementos están marcando quien está en el negocio y quién se queda fuera”. En su opinión, hace unos años las empresas que se dedicaban solo al negocio de los móviles podían subsistir, “pero hoy necesitas otros apoyos dentro de la estructura empresarial de la marca que te permitan sostener el negocio, porque los móviles son muy cíclicos. Si una pata falla, el negocio no es sostenible”.

Para Rodríguez, está claro que el sector sufrirá más concentración, porque va a ser “un negocio de grandes grupos empresariales, con capacidad para mantener la innovación y con el pulmón económico suficiente para mantener la fuerte competencia en precio y costes que hay en esta industria, donde las erosiones de precios son brutales”. En este contexto, el directivo sostiene que LG “camina sin prisa, pero sin pausa. Sabemos cuáles son las reglas del juego; el mercado del smartphone es el más grande dentro de todo lo que es la electrónica de consumo y obviamente hay muchísimos jugadores interesados en entrar [dice al citarle el empuje de las compañías chinas], incluso de sectores que no son del smartphone puro y duro”.

¿Romperán el duopolio de Apple-Samsung, que se reparten el 100% de los beneficios en smartphones? “Nuestra apuesta por este negocio es clara. Es verdad que no tenemos la cuota alcanzada en otras líneas de producto como los televisores, pero vamos creciendo y a medida que vayamos cogiendo el espacio natural que como marca tenemos en otras divisiones, los resultados vendrán”.

 

Próxima parada: el ‘smartphone’ curvo

Óscar Rodríguez muestra el nuevo smartphone premium de LG, el G2.
Óscar Rodríguez muestra el nuevo smartphone premium de LG, el G2.

LG se prepara para dar la batalla a Samsung en un nuevo avance tecnológico. La compañía ha anunciado que va a comenzar a producir en masa los primeros móviles con pantalla curva y flexible, lo que representará otro hito de la firma tras el lanzamiento de las pantallas OLED de 55 pulgadas a principios de este año. “LG está lanzando la nueva era de pantallas para smartphone liderando la industria tecnológica”, apuntó el vicepresidente y responsable de tecnología de LG Display, Yeo Sang Deog. Este mercado prevé un rápido crecimiento, pues se expandirá a otros dispositivos como las tabletas o los relojes inteligentes o equipos para el sector de automoción. “Nuestra meta es liderar este sector e introducir nuevos productos diferenciados a lo largo del próximo año”. Las pantallas flexibles OLED están construidas en plástico en lugar de cristal, lo que les hace más resiste a golpes. El primer panel flexible que han creado para smartphones es de seis pulgadas.

LG citó las previsiones de la consultora IHS Display Bank, en las que se apunta que la industria global de pantallas flexibles registrará un fuerte crecimiento, alcanzando un mercado de 1.500 millones de dólares en 2016, y de 10.000 millones en 2019.

Más allá de los smartphones curvos, LG también tiene otras apuestas. La compañía que actualmente no tiene ningún teléfono con Windows Phone en su catálogo, tras apostar todas sus cartas al Android de Google, no descarta volverlos a incluir. “No es una decisión definitiva. El estar o no depende de temas mucho más operativos, pero conceptualmente creo que sería bueno que haya una alternativa al líder actual, que es Android”. Rodríguez no quiso hablar sobre el rumoreado interés de LG por Blackberry. “No sé lo que hay de verdad y no puedo comentar nada al respecto”. Lo que sí avanza es que abordarán más el mercado empresarial y traerán a España smartphones 4G en gamas más bajas.

Normas