Arantza Tapia, Consejera de Desarrollo Económico y Competitividad
Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad recibe a Cinco Días en su despacho.
Arantza Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad recibe a Cinco Días en su despacho.

"Facilitaremos las alianzas entre pymes en el exterior”

Arantza Tapia (Astigarraga, 1963) dirige un departamento del Gobierno vasco que aúna áreas muy importantes de la economía vasca, como industria, innovación, comercio, turismo y agricultura. Convencida del peso del sector fabril en el PIB de Euskadi, quiere que el nivel de conocimiento alcanzado por las empresas pueda aplicarse a nuevos nichos de mercado. De paso, no ahorra críticas a la reforma del sistema eléctrico emprendida por el Ejecutivo de Mariano Rajoy ni tampoco a sus actuaciones relacionadas con el sector naval.

Pregunta. Las pymes suponen el 76% del tejido empresarial vasco y compiten contra multinacionales en los mercados exteriores. ¿Las animarán a unirse fuera?
Respuesta. Facilitaremos sus alianzas en proyectos internacionales. No puede ser que compitan entre sí en el exterior, por el mismo contrato, y luego lo pierdan. Y no hace falta llegar al nivel de fusiones. De hecho, ya hay alianzas en áreas como la construcción, ferrocarril y máquina-herramienta. Las pymes vascas tienen un buen nivel tecnológico, pero en los grandes pedidos no pueden pugnar contra las ofertas que llegan de Corea o China, por ejemplo.


“Nuestra red tecnológica despierta envidias en Europa. La comisaria de la UE de Investigación e Innovación vendrá a conocerla el próximo noviembre. Un tema está claro, sin la industria no se puede soportar el actual Estado de bienestar”

P. Desde el Gobierno vasco insisten en su preocupación por la reforma de la normativa eléctrica que prepara el Ejecutivo de Mariano Rajoy y que puede repercutir en una subida de la factura del 20%, sobre todo para las empresas industriales.

La eólica marina es una gran oportunidad para los astilleros, que tienen un buen nivel tecnológico”

R. En Euskadi, la repercusión sería más negativa porque el PIB industrial es mayor, en comparación con la media estatal. Nos haría mucho más daño. Sobre todo a los grandes consumidores aquí instalados, como el sector siderúrgico, las cementeras o las empresas químicas. Además, la comparación con Europa nos perjudicaría. En otros países de la UE tienen la energía más barata, como Francia, que recurre a la generación nuclear, con lo que perdemos competitividad. Y hay que tener en cuenta que en el País Vasco se concentra el 40% de la capacidad de producción de acero, lo que intensificaría ese desgaste. Para las pymes ocurriría lo mismo. Encima están financieramente agotadas por la crisis y un plus en la factura energética les puede dar la puntilla, cuando se está produciendo una salida paulatina de la crisis económica. Ahora que se habla de apostar por la industria como fuente de riqueza, lo que se intenta es penalizarla. No puede ser. Y no me vale el argumento de que hay que corregir el déficit de tarifa. El sector fabril no tiene la culpa, y los ciudadanos tampoco. Nos quieren hacer pagar anteriores políticas energéticas que no fueron acertadas, como las que establecieron un sistema de primas en renovables y solo generaron mucha potencia instalada.

El ministro Soria se ha comprometido a estudiar nuestras propuestas a la reforma del sistema eléctrico”


P. ¿Ofrecerán ayudas a las compañías para contrarrestar una posible subida de la tarifa?
R. Al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, le hemos trasladado un escenario con el impacto de esa subida. Y le hemos propuesto mejoras. Se ha comprometido a analizarlas. Así que vamos a agotar la fase del diálogo. Si no, tendremos que abordar el escenario B [posibles programas de ayudas].

P. No se conocen todavía ni los afectados ni la cuantía de las multas de la UE por el sistema de financiación tax lease del sector naval.
R. Es más de lo mismo. Desde la UE dicen que apoyan la generación de empleo en la industria, y luego llega el comisario de la Competencia, Joaquín Almunia, y genera esta situación. Después de la resolución de Bruselas, sigue la inseguridad jurídica que mantiene alejados a los compradores de buques. Antes de la sentencia comunitaria, en los dos años que la UE suspendió el sistema del tax lease, los astilleros perdieron la contratación de 30 buques. La Naval [un constructor con gradas en Vizcaya] ya perdió uno antes del pronunciamiento de Almunia y otro después. El Estado no ha enviado a Bruselas la información correcta sobre este tema, sobre todo en relación con los inversores concretos que se acogieron al tax lease, y solo se ha centrado en el recurso contra la sentencia de Bruselas [presentado hace una semana].


P. ¿Puede ser la eólica marina el nuevo negocio de los astilleros?
R. Tiene un recorrido muy importante, sobre todo cuando la eólica terrestre parece que está saturada. El offshore requiere de un nivel tecnológico en plataformas flotantes que tienen las empresa vascas, como Balenziaga [un astillero de Zumaia, Guipúzcoa], que construye buques que se mantienen estables en un mar agitado y cuando hay que manipular las piezas de los aerogeneradores marinos, más grandes que las de las torres en tierra. A medio plazo, el negocio del offshore requerirá de una flota de unas 30 naves con esas características.

P. ¿Habrá más parques eólicos en Euskadi?
R. En tierra no, y no por falta de autorizaciones administrativas. Aparte de la saturación citada, la tendencia entre los fabricantes de aerogeneradores, como Gamesa, es la de ir a equipos más grandes, de hasta siete u ocho megavatios de potencia, que son más rentables en la mar. Y tampoco en el Cantábrico a medio plazo. El anclaje es imposible porque son aguas muy profundas a 200 metros de la costa, a partir del cantil.

P. ¿Y proyectos de energía solar?
R. Se ha dejado escapar la oportunidad de desarrollo tecnológico que sí se aprovechó en el ámbito eólico por empresas vascas como la citada Gamesa, Ingeteam, Arteche u Ormazabal. La prueba es que un consorcio de compañías vascas pudiera poner en marcha un parque eólico que fuera rentable sin primas. Como la tecnología fotovoltaica y termosolar va con más retraso, no podrían hacer lo mismo en este campo.

Más accionistas en las empresas familiares

Arantza Tapia en su despacho.
Arantza Tapia en su despacho.

P¿Cómo pueden facilitar el relevo en las empresas familiares, donde la tercera generación es clave?
R. Una mayor implicación de los empleados en el proyecto empresarial genera más productividad. Preparamos la creación de un fondo de apoyo al relevo generacional en las compañías familiares, de forma que los trabajadores puedan entrar en su capital y convertirse en accionistas. Es otra vía para que la base empresarial siga ligada a Euskadi.

P¿En qué fase está el proyecto del nuevo centro de manufactura avanzada en el Parque Tecnológico de Zamudio (Vizcaya)? 

R. En una fase incipiente. La idea es abarcar nuevos desarrollos en todos los sectores industriales, desde máquina-herramienta a tecnologías de la información, sin olvidar los equipos para el área de salud. Ypor supuesto nuestras fortalezas, como bienes de equipo, automoción, energía o aeronáutica. Hay que trabajar en la búsqueda de avances que se utilizarán en los próximos 20 años. Y desde la base del conocimiento industrial que ahora tenemos, para proyectarlo hacia nuevos nichos de mercado. Por ejemplo, los fabricantes de máquina-herramienta están cualificados para diseñar los equipos de futuro que se utilizarán en los quirófanos en las intervenciones con pacientes.

P. ¿Están bien conectados los centros tecnológicos de Euskadi con las necesidades de las empresas?
R. Por supuesto que hay que propiciar que los centros tecnológicos se acerquen más a las empresas. Hay que mejorar el nivel de eficiencia de esa relación. Siempre con el objetivo de que el 3% del PIBde Euskadi se destine a actividades relacionadas con la investigación. Pero no podemos minusvalorarnos. La Red Vasca de Ciencia, Tecnología e Innovación despierta envidias en Europa. La comisaria europea de Investigación e Innovación [Máire Geoghegan-Quinn] vendrá a conocerla directamente el próximo noviembre.

P¿Habrá más ayudas a la innovación?
R. Antes de poner fondos públicos al servicio de las empresas, tenemos que comprobar la implicación de las compañías en los procesos de innovación. En su día, el País Vasco hizo una apuesta por la calidad y ahora llega el momento de cambiar los modelos organizativos dentro de las organizaciones, con otro modelo de relaciones laborales, y de dirección.

P¿Cómo ve el panorama económico?
R. Parece que hemos tocado fondo en la caída, pero persisten las dificultades. Iremos saliendo de la crisis si hacemos bien los deberes. La recuperación no será rápida. En dos años no vamos a volver a los niveles anteriores a 2008. Pero hay un tema que está claro, sin la industria no se puede soportar el actual Estado de bienestar.

Normas