Vargas confía en Iberia para remontar Barajas
El presidente de AENA, José Manuel Vargas Gómez. EFEArchivo
El presidente de AENA, José Manuel Vargas Gómez. EFE/Archivo EFE

Aena descarta una bajada de tasas hasta 2020

Para el presidente de Aena, el desarrollo de Iberia Express es clave para Barajas

Trabajan para atraer a Madrid a otras aerolíneas por si falla la reestructuración de Iberia

El presidente de Aena, José Manuel Vargas, ha aclarado hoy ante los medios de comunicación que no se va a producir una bajada de las tasas aeroportuarias a corto plazo, en relación a las declaraciones de ayer del secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá. El secretario dejaba la puerta abierta a una posible rebaja de las tasas aéreas en Barajas para reactivar su actividad, que ha caído un 11,7% de sus viajeros en los últimos 12 meses.

Vargas afirmó que en todo caso, se tratará de bonificaciones "como las que ya existen para nuevas rutas o para momentos puntuales en los que conviene estimular el tráfico aéreo". Afirmó que se tratará de bonificaciones "generales", no solo para operaciones en Barajas, "que beneficiarían a toda la red" y que su aprobación "requerirá de mucho diálogo". En cuanto a las tasas, "no bajarán hasta que las cuentas de Aena no absorban los 250 millones de euros de déficit que aún tienen", señaló el presidente. Vargas estimó que, "si se mantiene la política de reducción de costes, de contención de las inversiones y se incrementan los tráficos aéreos, las tasas podrían bajar, en términos absolutos, dentro de seis o siete años".

La clave para Barajas, según las declaraciones del presidente, está en la reestructuración de Iberia y en el desarrollo de Iberia Express. La aerolínea de bajo coste no puede incrementar más su tamaño hasta 2015 a no ser que el Tribunal Supremo elimine el laudo que así lo dispone. "Vueling ha sido clave para el desarrollo del aeropuerto del Prat, en Barcelona. Barajas carece de un operador dinámico de bajo coste", afirmó, papel que en su opinión debería cubrir Iberia Express. Vargas alabó el trabajo realizado con todos los agentes para dinamizar el aeropuerto catalán, apuntando que "es el modelo".

El proceso de fusión de Iberia con British Airways ha eliminado 25 destinos en la T4 de Barajas desde 2011, lo que supone tres millones de pasajeros menos en dos años. Esta es una de las razones por las que el aeropuerto de Madrid ha perdido tráfico pero no la única, según el presidente de Aena. Vargas también habló del impacto de las líneas de tren de alta velocidad y de crisis, de caída de la demanda interna y de los vuelos domésticos. "Las tasas no tienen tanta relevancia en el incremento del tráfico, lo que realmente estimula es la demanda. El tráfico doméstico ha caído en 10 millones de personas en cinco años", aseguró. "Cuando la economía se estabilice, veremos una recuperación interesante en Barajas", dijo el presidente, que cree que "este es el último año de pérdida de pasajeros. A partir de 2015, volverá a crecer".

Pero, ¿y si la reestructuración de Iberia no da los resultados esperados para Barajas? Aunque Vargas asumió que "sería una noticia pésima para Aena y para el conjunto de la economía española", no es la única carta en la manga. El operador ya está en conversaciones con otras compañías para desarrollar el aeropuerto, que está al 70% de su capacidad. "La que tiene más peso, por tradición, es Iberia pero sé que hay líneas de bajo coste que quieren venir a Barajas y compañías que ven como una opción interesante para su futuro". El presidente apuntó a que el aeródromo madrileño "es la puerta de entrada de Latinoamérica a Europa", cuestión muy interesante para muchas aerolíneas, pero también destacó que Barajas "tiene que aumentar su interconectividad con Asia".

Respecto de la privatización, el presidente señaló que la empresa "está en una situación excelente para permitir la entrada de capital privado". Sin embargo, Vargas señaló en varias ocasiones que "el modelo aún no está definido por el Gobierno". "El Ejecutivo es el que tiene la competencia para determinar el proyecto de privatización, el modelo y el calendario", afirmó. Afirmó que, desde el punto de vista empresarial, él estaría cómodo con un modelo de "estructura accionarial que permitiera a la operadora competir con total libertad en un mercado global con muchos operadores", sin aclarar hasta que punto el capital público impide esta competencia.

Aena prevé cerrar el año con un beneficio neto de 308 millones de euros en 2013 y unos 435 millones de euros en el ejercicio 2014. El Ebitda de 2013 ascenderá a 1491 millones de euros. Los ingresos de explotación de la compañía progresarán un 3,4% en 2014, hasta sumar 3.683 millones de euros, mientras que, en cambio, los gastos se recortarán un 1%, hasta 2.816 millones.

Para seguir progresando en resultados, el presidente señaló que la empresa tiene "una clara vocación internacional" y que tomará "participaciones" en aquellos "aeropuertos del mundo donde pueda llegar a tener control", como ya ha hecho en Luton (Londres) de la mano de Abertis. 

Normas